Home / Arquidiócesis de Guadalajara / Dios quiere que seamos sabios y sensatos

Dios quiere que seamos sabios y sensatos

Desarrollo Espiritual,

XXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, Ciclo C,

08 de Septiembre de 2019.

¿Qué tan dispuesto estoy a aprender todos los días y a dejar que la sabiduría de Dios crezca en mí?

Pbro. Sergio Arturo Gómez M. / Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE DOMINGO?

Sabiduría 9, 13-18: Para alcanzar a comprender los designios de Dios, lo que le agrada y el camino de la salvación no bastan nuestras fuerzas humanas que son titubeantes e inseguras… Incluso el cuerpo nos estorba y es un lastre para nuestra alma… Sólo la sabiduría de Dios, su santo Espíritu, puede ayudarnos en esta tarea…

Salmo 89: Tú, Señor, cólmanos de amor, danos tu gracia y afianza nuestras obras… Sin ti la vida es frágil, breve y sin sensatez y sin sentido…

Filemón 9b-10. 12-17: En esta carta, breve pero llena de sensatez, Pablo – ya anciano – pide a su amigo Filemón que acoja de nuevo a su esclavo fugitivo como lo recibiría a él mismo… Pues, al convertirse en creyente de Cristo, Onésimo se ha vuelto un hermano querido…

Lucas 14, 25-33: Es necesario que nos preguntemos: ¿Estamos Decididos a Seguir a Cristo? Jesús nos pide que renunciemos a todo y que estemos dispuestos al sacrificio… Por eso es necesario que reflexionemos muy bien antes de comprometernos con Él y de elaborar estrategias para seguirlo…

REFLEXIONEMOS JUNTOS:

No siempre tenemos la capacidad para discernir… lo corporal y/o emocional nos estorba a veces o nos llevan a tomar decisiones erróneas… Necesitamos tiempo para reflexionar y confrontarnos con la sabiduría de Dios… (Por ejemplo, una mamá que cede a los caprichos de su hijo pequeño en el supermercado porque se siente muy abrumada ante las miradas, los cuchicheos, los berridos de su niño, su prisa y otras tensiones… Al volver a casa, podría encontrar un momento para pensar las cosas; para buscar como enderezar ese “camino” según Dios…).

Vemos hoy en la segunda lectura a un Pablo anciano, es decir, sabio/sensato… Él ha descubierto, por su experiencia de vida y por su reflexión de la sabiduría de Dios, que los seres humanos somos todos hermanosÉl ha superado ya la división entre esclavos y libres y es lo que enseña a Filemón (y a nosotros)…

Jesús, en el Evangelio, también nos invita a reflexionar incluso sobre si estamos dispuestos y preparados para seguirlo toda la vida… Caminaba con Jesús una gran muchedumbre, pero no todos estaban comprometidos, por eso Él les aclara que hay unas condiciones muy concretas para convertirnos en sus discípulos: preferirlo a Él por encima de los criterios y exigencias de otros, incluso de los familiares, y estar dispuestos para sufrir con gusto por seguir su estilo de vida…

El seguimiento de Jesús tiene gradosNo todos nos comprometemos al mismo nivel… Él siempre nos invita a más compromiso… No porque quiera que suframos inútilmente, sino porque Él así vivía: el cargó una “cruz” toda la vida; mientras predicaba de sol a sol, cuando ayudaba a los demás por encima de sus propias necesidades, cuando instruía a sus discípulos que parecían no comprender, etc…. Por eso nos dice que, si queremos dejar de ser sus “seguidores” y convertirnos en sus “discípulos” hemos de comprometernos en esta empresa de construir un mundo mejor para todos, aunque nos cueste, aunque tengamos que cargar también nosotros con un “cruz” semejante a la de Él… ¿Entiendo que la “cruz” que me pide cargar Jesús es “entrega” y “misión”?

Jesús aparece muy exigente el día de hoy, y es que no está hablando para todos… Sino sólo para los que quieren ser de sus allegados… Esto quiere decir que mientras más nos acercamos a Jesús más aumentará el nivel de exigencia

Por eso Él nos invita a analizar si tenemos una estrategia para “construirnos” y para “ganar” una guerra… Somos un proyecto de Dios, por eso hemos de ser muy cuidadosos al hacer los cálculos: Hoy debemos pensar en nuestras vidas como un proyecto (una torre terminada o una guerra ganada)… ¿Cómo sería yo una torre no terminada? ¿Cómo sería mi vida si fuera una guerra perdida? ¿Estaría realizado? ¿Me sentiría satisfecho? ¿Quiero comprometerme a “terminar con éxito” los proyectos que Dios me ha iluminado?

¿Qué proyectos buenos tengo inconclusos y puedo retomar? ¿En qué proyectos necesito la sabiduría que viene de Dios? ¿Cómo cultivo la sabiduría de Dios en mí para ganar las batallas que me impiden ser lo que Dios espera de mí y el mundo necesita?

Para ganar en esta guerra santa contra los obstáculos externos e internos hemos de saber manejar estrategias muy concretas para cambiar nuestra situación¿Cómo puedo luchar contra lo que me impide ser un discípulo cercano y comprometido con Jesús?

PARA ESTA SEMANA TE PROPONEMOS ALGUNOS EJERCICIOS:

1.     Escoge alguna “situación” de tu vida donde necesites sacar una enseñanza y actuar diferente la próxima vez:

¿Qué sucedió?

¿Qué es lo que no te gustó?

Si la situación se presentara nuevamente, ¿qué harás diferente?

¿Qué descubres de ti mismo?

2.     Pablo, guiado por la Sabiduría, transformó el concepto de “esclavo” en “hermano”…

¿Cómo yo puedo transformar otros conceptos con la sabiduría de Dios? ¿Cuáles?

Por ejemplo:

¿Puedo “sacar” de la violencia, en cualquier nivel, una oportunidad para  construir algo nuevo?

En los temas ecológicos, ¿Puedo generar nuevas propuestas para cuidar y salvar la creación de Dios?

En mí familia, ¿Qué cambios de comprensión puedo generar?

3.     Durante esta semana, en tu oración, toma una de las siguientes frases y repítela al compás de tu respiración: “Danos Señor la sabiduría que precede de ti” o “Enséñanos a ver la vida y seremos sensatos, Señor”.

(Si esta ficha te ayuda, compártela)

Esta ficha, así como las de los domingos anteriores, la puedes encontrar en arquimediosgdl.org.mx, pestaña de “cultura y formación” y “desarrollo espiritual”.

About Gabriela Ceja Ramirez

Check Also

Peripheria: Sínodo para la Amazonia

Pbro. José Marcos Castellón Pérez El Papa Francisco ha convocado un Sínodo especial para la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *