Home / Arquidiócesis de Guadalajara / Para no dejar en el olvido el martirio de nuestros Santos

Para no dejar en el olvido el martirio de nuestros Santos

El próximo 1° de julio se conmemora el aniversario de la muerte de San Atilano Cruz y San Justino Orona. Parroquia en Las Cruces prepara conmemoración para recordarlos.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

91 años se cumplen del martirio de San Justino Orona y San Atilano Cruz, en el poblado de Las Cruces, en el municipio de Cuquio al centro de Jalisco, y para conmemorarlo la parroquia de San Miguel Arcángel celebra un novenario que inició el domingo 23 de junio y concluye lunes el 1° de julio, día en que murieron ambos sacerdotes y santos mártires mexicanos.

Que su memoria permanezca viva

“Este año, D.M., esperamos la visita de muchos peregrinos tanto de la región como de lugares más lejanos, como Guadalajara, o comunidades alejadas de la diócesis”, apuntó el señor Cura Aniceto Sandoval Murillo, quien señaló que varias comunidades parroquiales, colegios, congregaciones e incluso decanatos peregrinarán a Las Cruces con el objetivo de recordar a San Justino Orona y San Atilano Cruz.

Entre las congregaciones está, por ejemplo, la de Las Clarisas del Sagrado Corazón, que fuera fundada por el señor cura San Justino Orona.

El actual párroco señaló que una de las celebraciones centrales de ésta conmemoración es la vigilia que se realiza la noche del 30 de junio: “Esta sería la séptima ocasión en que realizamos esta vigilia solemne de adoración en la que nos visitan muchos adoradores de otras parroquias y de la misma comunidad”.

Una fiesta Eucarística

“Tenemos a las 6.30 la recepción de los adoradores. A las 7.30 el convivio y la cena. A las 8.30 la junta de turno. A las 9 la vigilia solemne de adoración. A las 10.30 la solemne Eucaristía. A las 11.30 la procesión con el Santísimo, del templo parroquial al lugar donde murieron los mártires, que se conoce como el recinto de los mártires; ahí a las 12 de la noche se da la bendición con el Santísimo Sacramento, y luego ya velamos hasta las 2 de la mañana, que es la hora de su martirio. A esa hora se reza la novena, se cantan las mañanitas y se tienen los juegos pirotécnicos.

“El día 1° tenemos a las 6 de la mañana las mañanitas y el Rosario de aurora, a las 12 la Santa Misa con los peregrinos y con la comunidad, viene el señor Obispo don Juan Manuel Muñoz Curiel, Obispo Auxiliar de nuestra Diócesis, y por la tarde también la Santa Misa que preside Mons. Engelberto Polino. En ambos casos, después de la Misa peregrinamos al lugar donde los mártires murieron y se hace la veneración de las reliquias.

En esta ocasión participaron los tres Obispos auxiliares, Don Héctor López Alvarado abrió las festividades el pasado domingo 23.

“Por las noches tenemos lo tradicional: algo de música, la quema de castillo y juegos pirotécnicos, y al terminar nos reunimos todos en el templo para agradecer a Dios y a los santos mártires”.

Que el pueblo en el que murieron no los olvide

Existe el proyecto de construir un templo en el lugar donde fueron muertos San Justino Orona y San Atilano Cruz, sin embargo, “se trabaja también en una calzada donde estarán presentes los bustos de los 27 mártires mexicanos, 25 canonizados en el año 2000, San José Sánchez del Río y San Felipe de Jesús.

“Ya se han colocado 15. Ya estarían los 27 solo que, como hace un año se vino lo de las elecciones, entonces el Ayuntamiento no amplió la carretera, sino que apenas en días pasados se amplió.

“En esa misma calzada también va a ir una glorieta donde se colocará una imagen de la Virgen de Guadalupe y al inicio de la calzada un obelisco con la imagen de Cristo Rey”.

Que sean conocidos y amados

La Arquidiócesis de Guadalajara es ya propietaria de un terreno contiguo a la casa donde murieron los mártires. Es en esa propiedad donde se construirá el templo que tendrá acceso al cuartito donde fueron ultimados los santos mártires.

Aunque la gente sabe que en el poblado fueron asesinados dos sacerdotes hace casi cien años y que desde hace casi 20 ambos fueron reconocidos como santos, la devoción hacia ellos es fría, muchos de los mismos pobladores de Las Cruces no los conocen, pero se está trabajando en ello. “Si ha crecido la devoción entre la gente de aquí como entre los hijos ausentes, y pues todos los peregrinos que vienen se llevan también esa semillita de compartir la devoción hacia estos santos.

“A los niños se les da a conocer la historia de los mártires y se reza su oración en el catecismo. También hicimos un himno que la mayoría de la gente en la comunidad se sabe. Todo eso ha ayudado”.

Finalmente el sacerdote exhortó a la población a asistir a Las Cruces, ya sea durante estas fiestas o en cualquier época del año para conocer el lugar donde murieron estos santos mártires mexicanos.

Para muestra, un botón

Los favores recibidos por intercesión de San Justino Orona y San Atilano Cruz son muchos. El padre Aniceto recuerda el caso de una señora de California que visitó la población junto con unos parientes de Ixtlahuacán. “Ella tenía un tumor en la matriz y cuando regresó a Estados Unidos fue a hacerse otros estudios y el doctor le dijo que ya no tenía nada. Como muchos paisanos que vienen para acá consultan en México a otros médicos, el doctor le preguntó que qué había hecho; al contarle que había visitado el lugar donde murieron los mártires, el médico le respondió que aunque él no era católico, ni tampoco creía en eso, lo cierto es que la mujer estaba sana y no tenía rastros del tumor.

“La persona regresó e hizo un donativo grande, y de hecho, no deja de depositar periódicamente para los mártires. Es una historia muy concreta de reconocimiento y agradecimiento”.

About Rebeca Ortega Camacho

Check Also

El Dios que me ayuda a ganar mis batallas

Desarrollo Espiritual, XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, Ciclo C, 20 de Octubre de 2019. ¿Cómo …

One comment

  1. Soy de las cruces, y estis santis martires murieron en casa de mi tio ponciano hermano de mi abuelita Baleriana, Jiménez, mama de mi papá.