Home / Contigo en casa / ¿Alguien sabe dónde quedó la confianza?
¿Dónde quedó nuestra confianza?

¿Alguien sabe dónde quedó la confianza?

Pbro. Dagoberto Torres Torres

Diócesis de Autlán

Así lo planteó Enrique Quintana director editorial de El Financiero en una reciente publicación. Y es que, a lo largo de este año desquiciado, los profetas han surgido por todos lados. Sin pudor, disparan abrumadoramente su sarta de predicciones, opiniones y remedios. Aprovechándose de la sorprendente facilidad de difusión del video, la imagen, o el texto, compiten en la misma arena digital, científicos y charlatanes, médicos y curanderos, políticos y ciudadanos, en un esfuerzo por validar su verdad. Lucha desigual, toda vez que voces expertas y sensatas se achican y confunden ante los estruendos populistas y embaucadores.

Las voces internacionales vs. la respuesta mexicana

Estamos en guerra dijo Macron, tal como derrotamos al fascismo, hoy derrotaremos al virus, era el mensaje del presidente francés. En ese mismo tono, el mandatario estadounidense Donald Trump llamó a sus bases a defender la patria contra la intrusión china; su arma: el dióxido de cloro. Pero otros mensajes apartados del lenguaje bélico minimizaban el peligro. Es una simple gripa, aseguraban al unísono Boris Johnson y Jair Bolsonaro. En tanto Angela Merkel, a la que George Parker describió como una verdadera “máquina de aprender”, enfatiza elocuentemente que caminamos juntos sobre el hielo frágil al que cualquier rudeza puede reventar la delgada capa que nos mantiene con vida.

Pero la gestión del gobierno mexicano ante la crisis ha sido escandalosamente irrisoria. Sesenta mil muertos sería un escenario muy catastrófico decía hace unos meses Lopez-Gatell, mientras el presidente López mostraba su estampita “detente” y decía que la pandemia ya estaba domada y que la economía apenas y sufriría una pequeña contracción. Lo cierto es que, hasta hace unos días, la cifra oficial de muertos por covid-19 en México era de 116 mil y la caída del PIB es del 17,3%. Vamos muy bien dice el presidente, y llama a confiar en que se tiene el mejor gobierno para el peor momento.

La mentira ahuyenta la confianza y cuando es sistemática, la aniquila.

Avísennos

La pandemia nos ha retado a enfrentar una crisis no sólo sanitaria y económica, sino una crisis de credibilidad. ¿Podemos confiar en una voz cuyo mensaje contrasta radicalmente con la realidad? ¿Cuáles son las voces con sustento científico y moral que representan un aporte honesto y fundamentado a la resolución de la crisis? ¿Cuáles son los verdaderos líderes en cuyas manos está la solución al problema? Difícil contestar. Por eso si alguien sabe donde quedó la confianza, por favor, díganos. Urge recuperarla.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio

Del santo Evangelio según san Marcos 16, 9-15 Todos los evangelistas hacen notar la obstinada …