Home / Contigo en casa / Arturo Lona, un Obispo del Concilio Vaticano II
Un Obispo diferente, “raro”, de periferia. Vio por las comunidades indígenas en México y fundó un Centro de Derechos Humanos. Su peculiar estilo ministerial llegó a incomodar a propios y extraños, sin embargo fue un hombre activo que siempre trabajó en pro de su gente. Descanse en paz

Arturo Lona, un Obispo del Concilio Vaticano II

José Rubén Alonso González

“Progresista”, “rojo”, “liberal”, “imprudente”, “político”, lo calificaban sus críticos. Conocido como “Obispo de los pobres”, “comprometido”, “sencillo”, “cercano”, así decían de él sus cercanos colaboradores, y la comunidad que caminaba junto con él.

“Pastor del Tercer Mundo”, decía de sí Arturo Lona Reyes, Obispo de Tehuantepec, Oaxaca durante 29 años y tres meses (15/08/1971 – 25/11/2000), quien falleció el pasado 31 de octubre, un día antes de cumplir 95 años, por complicaciones a causa de Covid-19. Murió en su comunidad, en Lagunas, Oaxaca.

Su andar como sacerdote y Obispo

Nació en Aguascalientes el 1° de noviembre de 1925, pero se formó como sacerdote para la diócesis de Huejutla, Hidalgo, donde fue Vicario Episcopal, y comenzó su andar sacerdotal con Náhuatls, Otomís y Tepehuanes.

A los 45 años de edad, con trece de sacerdote, fue consagrado Obispo en la catedral de la diócesis de Tehuantepec, por quien lo ordenó sacerdote, el entonces Obispo Emérito de Huejutla, Manuel Jerónimo Yerena y Camarena, en compañía de Vázquez Elizalde y Bartolomé Carrasco Briseño, quien también había sido su Obispo en Huejutla, y a la postre compañero de la Región Pacífico Sur, como Arzobispo de Oaxaca.

Elegido para el episcopado por el hoy San Pablo VI, fue promovido a ello por su entonces obispo de Huejutla, Serafín Vázquez Elizalde, que luego sería obispo de Ciudad Guzmán, Jalisco.

Lona Reyes fue parte de la pléyade de Obispos llamados a “aterrizar” el Concilio Vaticano II y la Conferencia del Episcopado Latinoamericano CELAM, realizada en Medellín EN 1968.

Obispos de las periferias

La realidad latinoamericana lo “convirtió”, buscando la justicia, la liberación y desarrollo de los pueblos indígenas. La transformación de las realidades del “mundo”, viviendo en coherencia evangélica.

Pantalón de mezclilla, playera blanca, cruz pectoral de madera, su atuendo diario. Sotana, solideo, mitra, la vestidura que lo asemejaba al resto de episcopado.

Era el Obispo “raro”, “poco formal” para su “investidura” y para la mayoría en el Episcopado, pero no para la “minoría conversa”, e incómoda, como Sergio Méndez Arceo, de Cuernavaca; Samuel Ruiz García, de San Cristóbal de las Casas; Bartolomé Carrasco Briseño, de Oaxaca; José Llaguno Farías, de la Tarahumara. Todos ellos eran Obispos de las “periferias”, tanto sociales como eclesiásticas.

En el año 2000, el Papa Juan Pablo II le aceptó su renuncia a los 24 días después de cumplir los 75 años de edad, que establece el Código de Derecho Canónico para que los Obispos presenten su dimisión como responsables de una diócesis o encargo.

A Méndez Arceo, Ruiz García, y Carrasco Briseño, la aceptación de su renuncia fue igual: en cuanto cumplieron 75 años de edad; Llaguno Farías falleció antes, a los 66 años, y sólo a Vázquez Elizalde lo dejaron dos años más como Obispo tras cumplir los 75 años.

Los indígenas y los derechos humanos

El ministerio episcopal de Mons. Lona Reyes gravitó en torno a la promoción y defensa de los derechos humanos, sobre todo de las comunidades y pueblos indígenas del istmo de Oaxaca, donde fundó el Centro de Derechos Humanos Tepeyac de Tehuantepec, además de diversas cooperativas de autoconsumo.

Ya sin la responsabilidad episcopal, que le trajo consigo al menos once amenazas y atentados de muerte, e incluso solicitudes de renuncia anticipada a su encargo pastoral por parte del entonces nuncio apostólico en México, Jerónimo Prigione (1978-1997), Lona Reyes permaneció con su gente, en el istmo de Tehuantepec, siempre activo, como gestor y coordinador apoyos para la reconstrucción de comunidades afectadas por el terremoto que impactó toda esa zona,  en febrero de 2018.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

El VIH hoy, una vida de esperanza

En su surgimiento fue catalogada, al menos de manera popular, como una enfermedad que atacaba …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *