Home / Contigo en casa / Celebración de la Palabra: El Bautismo del Señor

Celebración de la Palabra: El Bautismo del Señor

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, para el… BAUTISMO DEL SEÑOR

EL BAUTISMO DEL SEÑOR

¿Qué haré cuando esté dispuesto a transformarme como hijo de Dios, ungido espiritualmente por Él?


Nota litúrgica: Estas líneas podrían ser meditadas con antelación por quien guiará la celebración y pueden inspirar sus comentarios e intervenciones durante la misma.

IDEAS PARA EL CELEBRANTE/GUÍA: Cuando Jesús fue bautizado en el río Jordán, como a muchos otros, percibió claramente que su misión era salvar a todas las personas de sus pecados. Aunque él no tenía pecado, se hizo a sí mismo uno con la gente en su debilidad y Dios lo confirmó en su misión diciendo: “Éste es mi Hijo amado”. Cuando nosotros recibimos el bautismo nos hacemos uno con Jesús y, por lo tanto, participamos de su misión salvadora… Participamos, pues, con Jesús en su tarea de servir y salvar a los hombres. En la medida que lo hagamos así, Dios podrá decirnos a nosotros también: “Tú eres mi hijo o hija amado/a”.

GUIA: EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO, Y DEL ESPÍRITU SANTO. Todos: AMÉN. GUIA: Hemos sido bautizados en Cristo Jesús y hemos muerto al pecado para resucitar a una nueva vida. ¡El Señor resucitado esté siempre con ustedes!

Todos: Y con tu Espíritu.

Por unos momentos en silencio, reconozcamos que aunque hemos llegado a ser uno con Jesús en el bautismo, no siempre hemos vivido como él. Y, por eso, pidamos perdón del Señor. (Pausa) • Señor Jesús, tú te entregaste de todo corazón al Padre y a los hermanos. TODOS: Señor, ten piedad. • Cristo Jesús, el Padre reconoció cómo le servirías a él y a los seres humanos, cuando dijo: “Éste es mi Hijo amado” TODOS: Cristo, ten piedad. • Señor Jesús, tú nos unes a ti y nos comprometes contigo. Que nosotros también oigamos del Padre decirnos: “Ustedes son mis amados hijos e hijas”. TODOS: Señor, ten piedad.

GUIA: Señor, perdona nuestra falta de servicialidad y todos nuestros demás pecados. Y llévanos a la vida eterna. TODOS: Amén.

GUIA: Señor, Dios nuestro, siempre bondadoso, derrama sobre nosotros el Espíritu Santo que descendió sobre Jesús cuando fue bautizado por Juan en el río Jordán y que lo guio durante toda su vida. Que ese mismo Espíritu insufle en nosotros libertad de todo miedo y rencor, el fervor en la oración y el fuego de su amor. Que él traiga armonía a nuestras comunidades y nos guíe en nuestra misión de convertir a todos en hijos tuyos, para que todos te alaben y te den gloria, te lo
pedimos por medio de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. TODOS: AMÉN.

Se ofrece un resumen de las lecturas para ayudar a quien guía y a quienes leerán a subrayar la parte primordial que ayude a descubrir su mensaje unitario. Pero, las lecturas han de leerse íntegramente durante la celebración. Nota litúrgica: Se les pedirá a los lectores anunciar únicamente el libro de donde se toma la lectura. Ejemplo: Lectura del libro de los hechos de los apóstoles. Al finalizar cada lectura no se olvide decir: PALABRA DE DIOS. Y se responde: TE ALABAMOS SEÑOR. Y en el Evangelio, anunciar: Del Evangelio de según San Juan. Al finalizar decir: PALABRA DEL SEÑOR. Se contesta: GLORIA A TI SEÑOR JESÚS.

Isaías 42, 1-4. 6-7: Dios quiere que “veamos” a su siervo elegido que promoverá la justicia, el derecho, las enseñanzas divinas y la libertad… Esa misión será difícil, pero Él resistirá…

Salmo 28: Demos gloria al Señor porque nos dirige su voz imponente…

Hechos 10, 34-38: Pedro reconoce que Dios no distingue a las personas por su origen racial o cultural, acepta a quien obedece su Palabra y practica la justicia… A quienes son como Jesús que pasó haciendo el bien…

Marcos 1, 7-11: Juan el “Bautizador” reconoce la grandeza de Jesús y éste viene a recibir su bautismo… luego, Jesús ve rasgarse el cielo y descender sobre Él al Espíritu y escucha al Padre declarando que es su Hijo amado en quien se complace…

Nota litúrgica: Se puede ir leyendo esta reflexión y DETENERSE cuando aparezca una PREGUNTA o cuando se crea conveniente dialogar alguna IDEA.

Audio: Pbro. J. Jesús Suárez Arellano
[El bautismo de Jesús por el Bautista – que según los estudiosos que es el primer hecho histórico de su vida del que tenemos noticia – es narrado explícitamente por los tres evangelistas sinópticos e implícitamente por Juan.]

La celebración de este día, el Bautismo del Señor, pone broche de oro a las celebraciones navideñas y también marca el inicio del Tiempo Ordinario. De hecho, el evangelio de hoy narra una de las tres manifestaciones de Jesús ligadas a la antigua celebración de la Epifanía: la manifestación a los magos de oriente, el bautismo y las bodas de Canaán. El día de hoy se resalta que por la llegada del Hijo de Dios se han abierto los cielos y que Jesús es ungido con la fuerza del Espíritu para su misión…

Las lecturas, de Isaías y de los Hechos, nos dan importantes pistas para interpretar correctamente el Evangelio: Jesús se identificará con el siervo elegido por Dios para hacer el bien… ¿Yo también voy por la vida haciendo el bien?

Parece que Jesús se acerca con toda sinceridad a recibir el bautismo de su primo Juan buscando descubrir más claramente su identidad y misión en esta vida… Y, al parecer, la experiencia del bautismo le hizo percibir lo que Dios esperaba de Él y cómo lo capacitaba para cumplir su difícil encargo… Jesús se transforma espiritualmente al ser ungido por el Espíritu de Dios y al escuchar al Padre decirle que lo ama… ¿En qué noto que yo, como Jesús, me dejo transformar por el Espíritu de Dios y lo escucho? ¿Voy descubriendo cuál es mi misión en la vida? ¿Me empeño en alcanzar mis metas espirituales de forma organizada, con disciplina y constancia?

De alguna manera, hoy se nos narra el verdadero nacimiento de Jesús, no según la carne, sino según el Espíritu. Él mismo le explicará más tarde a Nicodemo la necesidad de este nuevo nacimiento “del agua y del Espíritu”… Por eso, esta celebración lleva a su plenitud lo que celebramos hace pocos días en la Navidad… ¿Procuro renovar conscientemente mi bautismo en algunas ocasiones?

Para entender y poder actuar como Jesús es indispensable comprender su íntima relación con Dios a quien descubrió como su “Abbá” y a quien le consagró su voluntad… Por eso toda su predicación y acción va encaminada a transmitirnos su experiencia de Dios; quiere hacernos “ver” a ese Padre invisible que ha abierto su cielo y ha bajado para que nosotros podamos entrar en Él… Y, lo más importante, al ir COMPRENDIENDO LA ESPIRITUALIDAD Y MISIÓN DE JESÚS, vamos comprendiendo también nuestro ser y nuestra tarea en esta vida: desarrollar no sólo nuestras potencialidades físicas y psicológicas, sino también – y sobre todo – las espirituales, para que también nosotros seamos hijos de Dios, pasemos haciendo el bien, curando y liberando a nuestros hermanos como lo hizo Jesús con su firmeza y claridad, su trato afable, su alegría contagiosa, su confianza total en Dios, su misericordia, su fidelidad, etc.… ¿En qué aspectos la misión que yo creo tener en la vida se parece a la de Jesús? ¿Asumo como objetivos de mi vida los compromisos que por mi estado de vida ya adquirí?

Para esto, es importante que asumamos un Proyecto de Vida integral, es decir, que abarque todas las áreas de nuestra vida, no sólo la espiritual, aunque esta área sea el centro y el cimiento de todo nuestro desarrollo. Al revisar algunas de las áreas de nuestra vida que enumeramos a continuación, nos convendrá ir evaluando cómo está nuestra vida y cómo queremos que esté desde la perspectiva de Dios: EN LA VIDA ESPIRITUAL: ¿Qué haré para que se note mi identidad cristiana? ¿Qué tiempos dedicaré en mi horario diario y en mi calendario para los momentos o días específicos de oración y encuentro íntimo con Dios a través de su Palabra? ¿Cómo programaré mi vida sacramental? ¿A través de qué actitudes y comportamientos basados en valores del Evangelio sabré que estoy avanzando en mi proceso de conversión y cristificación? EN LA MADUREZ HUMANA: ¿Si soy consciente de que la santificación necesita una sólida base de madurez humana y de que muchos de los obstáculos para
desarrollarme espiritualmente se deben a problemas de inmadurez no resueltos, qué haré al respecto? ¿Cómo alcanzaré una autoestima saludable? ¿A través de qué actividades formaré mi carácter y controlaré mi temperamento? ¿Cómo cultivaré mi inteligencia? ¿Cómo desarrollaré mi voluntad? ¿Cómo conseguiré una afectividad integrada y saludable? ¿Cómo aprenderé a solucionar crisis personales que se me vayan presentando en mi vida? ¿Cómo me capacitaré para relacionarme de una manera sana y madura con quienes me rodean? EN LA VIDA FAMILIAR: ¿Qué debo trabajar en mí para que mis relaciones familiares sean más constructivas? ¿Cómo sanare las heridas que traigo desde mi familia de origen? ¿Cómo identificaré y me liberaré de los patrones de comunicación tóxica que he heredado y asumido? EN EL ESTUDIO Y/O EN EL TRABAJO: ¿De qué manera conseguiré que mis actividades profesionales y educativas contribuyan a mi santificación? ¿Qué virtudes quiero practicar con mis colegas? ¿Cómo se notará que soy responsable en el cumplimiento de mis responsabilidades? ¿Cómo sabré que he desarrollado la constancia en el cumplimiento del deber? EN LA VIDA COMUNITARIA, DE APOSTOLADO Y DE SERVICIO: ¿Qué compromisos asumo para hacer crecer a mi grupo y comunidad? ¿Contemplo en mi horario tiempos específicos para planear y organizar mis actividades apostólicas? ¿Sé fijar prioridades? ¿Qué actividades concretas haré para mejorar mi sociedad y el mundo que heredaré a las generaciones venideras?

Recordemos que somos seres integrales y que debemos trabajar en todas las áreas de nuestra vida para que todas crezcan armónicamente y no permitir que se empobrezca u olvide ninguna de ellas… El Espíritu de Dios está con nosotros desde nuestro bautismo capacitándonos para complacer a Dios y pasar por esta vida haciendo el Bien… ¿Qué tan consciente soy de mis responsabilidades de crecimiento integral como bautizado?

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA: 1. Como el propio Jesús, elabora un “proyecto de vida” preferentemente por escrito… • Si ya lo tienes, dedica un tiempo a pulirlo y a “ampliarlo” incluyendo objetivos no sólo del área física, como el cultivo y cuidado de la salud, sino también de los campos afectivo y relacional, pero, sobre todo, espiritual…
Además de los buenos objetivos que ya tengo en mi vida, ¿qué más debo incluir para cultivar mi espiritualidad y caridad? • Jesús tenía su proyecto de vida totalmente “alineado” a la voluntad de su Padre; en todo quería corresponder a su amor y realizar el plan trazado para Él sin importar lo que le costara… ¿Qué objetivos querrá Dios que yo, como bautizado, incluya en mi proyecto de vida para poder estar complacido conmigo? ¿Cuáles de esos objetivos asumo libre y amorosamente?

Cada día debes poder hacer algo encaminado a lograr tus objetivos y cada noche has de evaluarlo para cuidar que tu desarrollo sea armónico y vaya en la línea de lo que Dios y tú quieren…

  1. En tu oración cotidiana, esta semana, pide al Señor Jesús la gracia de, por tu amistad con Él, irte convirtiendo en un ser espiritual, de descubrir tu misión y de complacer siempre al Padre… Para que pases por la vida haciendo siempre el bien y liberando a los oprimidos por el mal…

GUIA: Expresamos nuestra fe en el Dios vivo y, una Dios de unidad familiar, un Dios Rey que reina nuestras vidas.

Creo en un solo Dios…

GUIA: Unidos por nuestro único Señor Jesucristo, oremos al Padre de todos, y digámosle: Señor, escúchanos por medio de tu Hijo.

  1. Por todos los que creen que Jesús es realmente Hijo de Dios y por todos los que lo buscan a sabiendas o sin saberlo, roguemos al Señor. TODOS: Señor, escúchanos por medio de tu Hijo.
  2. Por todos los que hemos recibido el bautismo, para que vivamos como hijos amados de Dios, roguemos al Señor. TODOS: Señor, escúchanos por medio de tu Hijo.
  3. Por todos los que creen en Cristo, para que estén siempre unidos en una sola fe, una misma esperanza, un mismo amor y un solo cuerpo, roguemos al Señor. TODOS: Señor, escúchanos por medio de tu Hijo.
  4. Por los que llevan una vida aparentemente sin sentido, por los que se desesperan por sus faltas y fracasos, por los que viven en soledad, roguemos al Señor. TODOS: Señor, escúchanos por medio de tu Hijo.
  5. Por todas las comunidades cristianas, en especial por la nuestra, para que sepamos buscar juntos la voluntad de Dios y sacar fuerzas de esta celebración, roguemos al Señor. TODOS: Señor, escúchanos por medio de tu Hijo.

GUIA: Señor, te damos gracias por ser nuestro Padre y te pedimos que nos otorgues tu Santo Espíritu y nos mantengas unidos siempre para alabarte y amarte, ahora y por los siglos de los siglos.

TODOS: Amén.

GUIA: Bautizados en el fuego del Espíritu Santo somos hijos del Padre en Jesús, su Hijo amado, por eso, oremos a nuestro Padre común usando con confianza la oración que él nos enseñó. TODOS: Padre nuestro…

GUIA: Decimos juntos:
“Creo, Jesús mío, que estás real y verdaderamente en el Cielo y en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma, pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si ya te hubiese recibido, Te abrazo y me uno del todo a Ti. Señor, no permitas que jamás me aparte de Ti.” Amén.

GUIA: hoy recordamos que en su bautismo Jesús ratificó de su vocación: Servir y salvar a Dios y a los hombres. En nuestro bautismo nosotros también recibimos una vocación. Ésta es, a nuestra pequeña escala, la misma vocación de Jesús. Que cada uno de nosotros llegue a ser siervo fiel de los hermanos e hijo amado del Padre…

Para cumplir nuestra misión, pedimos la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre. TODOS: Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio

Del santo Evangelio según san Marcos 16, 9-15 Todos los evangelistas hacen notar la obstinada …

Un comentario

  1. Miguelina Bermudez

    Con mucho agrado y claridad he leído y seguido esta hermosa publicación para la celebración del Bautismo de Jesús. Sin duda lleno del inmenso amor del Padre por su amado Hijo y por ende por nosotros. Esto nos (me) llena de gozo y esperanza de acercarme cada día más a mi Señor. Gracias Pr. y a los que hacen posible que este a nuestro alcance estas perlas de nuestra fe. Dios los bendiga en abundancia. Gracias 💖