Home / Contigo en casa / Celebración de la Palabra en familia: Domingo del Buen Pastor

Celebración de la Palabra en familia: Domingo del Buen Pastor

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, para el…

Audio: Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IV DOMINGO DE PASCUA,

Ciclo A, 3 de Mayo de 2020.

INTRODUCCIÓN ANTES DE LA CELEBRACIÓN

Tema general:

JESÚS, EL PASTOR, LA PUERTA Y LA VIDA ABUNDANTE DE SUS OVEJAS.

(¿Aprendo de Jesús a dar mi vida por los demás, es decir, a entregar cada día todo lo que soy para que alcancen su plena realización?)

Nota litúrgica: Estas líneas podrían ser meditadas con antelación por quien guiará la celebración y pueden inspirar sus comentarios e intervenciones durante la misma.

IDEAS PARA EL CELEBRANTE/GUÍA:

Dios, nuestro Padre, ha tomado la iniciativa de amarnos.  Su amor sigue llamándonos a cada uno personalmente, y oímos su voz por medio de Jesús, nuestro Buen Pastor, que nos llama…

¿Oímos su voz en la oración, en las palabras que él nos dirige en las Escrituras, o en la celebración eucarística? Y nos habla en la comunidad de la Iglesia, especialmente en los que requieren calidad de Vida y a quienes nosotros hemos de amar.

Si alguien conoce tu nombre, eso puede ser una señal de amor, si además esa persona es alguien en quien tú confías, puedes ponerte en sus manos y sentirte muy seguro… Jesús se presenta hoy a sí mismo como un amigo que nos conoce y nos llama a caminar tras Él por el camino de la vida, nos sostiene y protege y nos da ejemplo de cómo entregarse por amor… Bajo la guía de nuestro Eficaz y Eficiente Pastor, aprendemos de Él a preocuparnos y cuidarnos con libertad los unos a los otros…

1. INICIO DE LA CELEBRACIÓN

GUIA: EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO, Y DEL ESPÍRITU SANTO.

Todos: AMÉN.

GUIA: Jesús nos ha curado y, aunque nos habíamos extraviado, ahora hemos vuelto al Pastor y Guardián de nuestras almas.

¡Jesús, nuestro Buen Pastor, esté siempre con ustedes!

Todos: Y con tu Espíritu.

2. ACTO PENITENCIAL.

GUIA: A veces hemos prestado oídos sordos al Señor cuando nos llamaba.

Pedimos ahora perdón a Dios.  (Pausa)

•          Oh Pastor de nuestras vidas, queremos oír tu voz en las desafiantes palabras que tú nos diriges.  R/ Señor, ten piedad.

•          Oh Puerta del redil, que tu voz nos estimule a continuar tu trabajo en la Iglesia y a hacerte conocer de todos los hombres.  R/ Cristo, ten piedad.

•          Oh Dador de la Vida, haz que sepamos reconocer tu voz que nos grita en los necesitados y en los que sufren.  R/ Señor, ten piedad.

GUIA: Ten misericordia de nosotros, Señor, perdona nuestros pecados.  Haz que estemos en sintonía con tu voz que nos llama y haz que te sigamos hasta el fin, hasta la vida eterna.

TODOS: Amén.

3. LITURGIA DE LA PALABRA.

Se ofrece un resumen de las lecturas para ayudar a quien guía y a quienes leerán a subrayar la parte primordial que ayude a descubrir su mensaje unitario. Pero, las lecturas han de leerse íntegramente durante la celebración.

Nota litúrgica: Se les pedirá a los lectores anunciar únicamente el libro de donde se toma la lectura. Ejemplo: Lectura del libro de los hechos de los apóstoles. Al finalizar cada lectura no se olvide decir: PALABRA DE DIOS. Y se responde: TE ALABAMOS SEÑOR. Y en el Evangelio, anunciar: Del Evangelio de según San Juan. Al finalizar decir: PALABRA DEL SEÑOR. Se contesta: GLORIA A TI SEÑOR JESÚS.

Hechos 2, 14. 36-41: El día de Pentecostés, Pedro invita a sus oyentes a seguir a Jesucristo crucificado y constituido Señor y Mesías, les pide que se bauticen para ser perdonados y recibir al Espíritu Santo… Los invita a salvarse de la generación perversa… Y aquel día se convirtieron unos tres mil…

Salmo 22: El Señor es mi pastor, nada me falta, me cuida y alimenta, me guía por sendas de justicia y me defiende en la obscuridad, me da su bondad y su misericordia y habitaré en su casa por años sin término…

1 Pedro 2, 20b-25: Hemos sido llamados para hacer el bien, aunque eso nos haga sufrir… Jesús ya nos dio ejemplo de entrega total: no pecó, ni engañó, soportó todos los insultos, se entregó a Dios y cargó nuestros pecados para salvarnos muriendo en la cruz… Él es nuestro Pastor y Guardián…

Juan 10, 1-10: Jesús aclara que hay extraños, ladrones y bandidos que se aprovechan de las ovejas, Él, en cambio, es el Pastor por excelencia: conoce y trata a cada una de forma personal y ellas conocen su voz; las saca del aprisco, va por delante y ellas lo siguen… Además, nos dice que Él es la puerta que da a las ovejas la libertad de entrar o salir… Y también que ha venido para que tengamos vida y vida en abundancia…

4. REFLEXIÓN.

Nota litúrgica: Se puede ir leyendo esta reflexión y DETENERSE cuando aparezca una PREGUNTA o cuando se crea conveniente dialogar alguna IDEA.

Estamos Iniciando nuestra IV Semana del tiempo Pascual.  Hoy reflexionamos un Evangelio que no nos presenta una aparición de Jesús Resucitado, ¿por qué este es un Evangelio con un tono y un mensaje pascual? Porque Jesús afirma que vino para traernos la Vida en abundancia, la Vida plena…

Veamos: Nuestro amigo Jesús se presenta a sí mismo como el modelo de Pastor en contraposición con los extraños, los ladrones y los salteadores a quienes no les interesa realmente la vida de las ovejas sino solamente su leche, su lana y su carne, ellos les chupan la vida, les dan muerte.  A Jesús, en cambio, como excelente Pastor, le interesa la calidad de vida de cada oveja en particular, por eso las conoce y las llama por su nombre, las cuida y las protege, les alimenta el cuerpo y el alma, las hace libres, les dedica su vida y les da ejemplo para que alcancen progresivamente su Vida en abundancia… Jesús entregó su vida por las ovejas, no sólo al final de su vida muriendo en la cruz, sino a lo largo de toda su existencia poniendo a disposición de los otros todo lo que Él era como ser humano y divino; por eso lo vemos siempre sirviendo, enseñando, curando-sanando, liberando, invitando a la conversión y el crecimiento…

Pudiéramos decir que, en su proyecto de vida Jesús se ha propuesto el objetivo de ayudarnos a que alcancemos la Vida plena poniendo a nuestra disposición su propia Vida, ¿no debería ser éste también nuestro objetivo? La Vida de Jesús ya está en nosotros, sólo tenemos que hacernos conscientes de ella, desarrollarla y compartirla… Según este Evangelio, no podemos ser plenamente humanos si no desarrollamos la Vida de quien es el modelo de ser humano, Jesús…

Por todo lo expuesto, en nuestra relación con Jesús, hemos de sólo conocerlo y confesarlo a aceptarlo vitalmente y a “imitarlo”, es decir:

•          hemos de escuchar su voz/Palabra, distinguiéndola de otras voces y, enamorados de su originalidad, practicarla;

•          hemos de establecer una relación personal de amistad con quien nos llama por nuestro nombre;

•          hemos de seguirlo, o sea, caminar por sus huellas, ser como Él, creerle, inspirarnos en su estilo de Vida, comprender y amar su Proyecto, convencernos de que no estamos solos y de que nos realizamos profundamente si sentimos, pensamos y actuamos como Él…

Esta relación con Jesús se debe cultivar todos los días de nuestra vida hasta hacerla tan profunda que Él llegue a influir en todas las decisiones de nuestra Vida…

Finalmente, acentuemos y desmigajemos esta frase que Jesús nos dirige hoy: “He venido para que tenga Vida, y Vida en abundancia…” Para entenderlo de alguna manera, el Maestro nos habla de “niveles” de vida:

•          “He venido para que tenga Vida abundante…” en su cuerpo: aunque la vida biológica no es lo más importante, es bueno revisar la calidad de vida que estamos cultivando con nuestros hábitos de alimentación, descanso, actividad física, etc… ¿Cuido y cultivo la salud de mi cuerpo para poder aprender y servir mejor?

•          “He venido para que tenga Vida abundante…” en su mente: Distingamos al menos dos elementos:

–           Mente: revisemos nuestras ideas recurrentes… ¿Nutro pensamientos catastróficos o me esfuerzo conscientemente por cultivar pensamientos saludables, positivos y propositivos?

–           Emociones: examinemos nuestros estados de ánimo más frecuentes… ¿Me sumerjo en estados de ansiedad, amargura, tristeza, depresión o algunos otros parecidos o, por el contrario, procuro mantenerme en la esperanza y con actitud de aprender siempre de cualquier situación, aún de las adversas?

•          “He venido para que tenga Vida abundante…” en su ESPÍRITU:

–           ¿Tengo un proyecto de vida con objetivos elevados?

–           ¿Dedico tiempo y esfuerzo para ir puliendo mis creencias?

–           ¿Procuro hacer que mi fe se haga cada vez más adulta conforme voy creciendo en edad?

–           En el aspecto COMUNITARIO/INTERRELACIONAL, ¿cultivo una sana y generosa relación con mis familiares? ¿Asumo mis responsabilidades con la sociedad en la que vivo y, especialmente, con las ovejas más desprotegidas?

Una vez que revisamos algunos aspectos de nuestro estilo de vivir, sin duda descubriremos que es necesario modificar muchas actitudes y conductas para parecernos cada vez más a Nuestro Pastor…

¿Qué tareas asumo hoy para llegar a ser un Pastor al estilo de Jesús?

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE VAYAS CONFIGURANDO CON EL BUEN PASTOR:

A.         La sociedad de consumo nos presenta “modelos” de comportamiento muy contrarios a los de nuestro “modelo” de Jesús el Pastor Ideal…

Pero también existen otros “modelos” a nuestro alrededor… Quienes se comportan al estilo de Jesús dan buenos frutos, frutos de Vida que mejoran la vida de los demás…

–           Haz una lista de las personas o los personajes que son tus “ídolos”, cuyas imágenes, ideas y comportamientos te inspiran… ¿Te pareces a ellos? ¿Ellos y tú se parecen a Jesús?

Date cuenta de algo más: Tú también influyes en los demás… ¿Qué tipo de ejemplo doy? ¿De qué soy “modelo”?

–           ¿Qué puedo hacer para mi ejemplo cuide y promueva la Vida plena en mí y en mi “rebaño”?

B.         Durante esta semana, dale gracias a Jesús, tu Pastor perfecto, por considerante una de sus ovejas privilegiadas, porque te conoce y te habla por tu nombre, porque va siempre delante de ti en todo lo que te pide, porque es la puerta segura por donde puedes entrar a la protección de su rebaño, porque te cuida y hace crecer tu Vida integralmente…

Pídele que te conceda aprender sus actitudes de Pastor Ideal para que tú también puedas dar Vida pastorear a tus ovejitas…

5. ORACIÓN DE LOS FIELES.

Nota litúrgica: El guía hace la oración inicial y final y las peticiones las van presentando los participantes.

GUIA: Oremos con la más plena confianza a Jesús – Pastor, Puerta y Vida – por las necesidades de todas sus ovejas. Y digámosle:

TODOS: Señor, guíanos por el camino recto.

1. Por los pastores y ministros de la Iglesia, Papa, obispos, sacerdotes y diáconos, para que tomen a Cristo como su modelo, y guíen con valentía al pueblo de Dios al reino de justicia y de amor, roguemos al Señor:

TODOS: Señor, guíanos por el camino recto.

2. Por todos los cristianos del mundo, para que lleguen a ser un pueblo santo de Dios; por los que han perdido la fe, para que nuestra vida cristiana sea tan creíble que les inspire volver a Cristo, roguemos al Señor:

TODOS: Señor, guíanos por el camino recto.

3. Por los que trabajan en tareas de formación cristiana, para que sepan claramente a dónde se encaminan, y para que guíen a sus encomendados por caminos de vida, compromiso y entrega a Dios y a los hermanos, roguemos al Señor:

TODOS: Señor, guíanos por el camino recto.

4. Por los líderes de las naciones, para que promuevan siempre la libertad y dignidad del hombre, y coloquen la justicia y la calidad de vida por encima de la ganancia económica personal y del poder, roguemos al Señor:

TODOS: Señor, guíanos por el camino recto.

5. Por cada uno de nosotros, para que tengamos el valor de ser y sentirnos totalmente libres para el trabajo del Señor al servicio de su Iglesia, roguemos al Señor:

TODOS: Señor, guíanos por el camino recto.

GUIA: Señor Jesucristo, te confiamos a ti todas estas preocupaciones. Y no te olvides de nosotros, pues contamos contigo, Pastor y Señor nuestro, por los siglos de los siglos. 

TODOS: Amén.

6. PADRE NUESTRO.

GUIA: Guiados por Jesucristo, nuestro Pastor, pedimos al Padre del cielo que nos dé el pan de cada día para nutrir nuestros cuerpos y también el pan de Vida de la eucaristía para alimentar nuestro espíritu. 

TODOS: Padre nuestro…

7. COMUNIÓN ESPIRITUAL.

Cuando no podemos recibir la comunión sacramentalmente, podemos hacer la comunión espiritual:

“A tus pies me postro, ¡oh Jesús mío!, y te ofrezco el arrepentimiento de mi corazón contrito, que se hunde en la nada, ante tu santa Presencia. Te adoro en el Sacramento de tu amor, la inefable Eucaristía, y deseo recibirte en la pobre morada que te ofrece mi alma. Esperando la dicha de la comunión sacramental, quiero poseerte en espíritu. Ven a mí, puesto que yo vengo a ti, ¡oh mi Jesús!, y que tu amor inflame todo mi ser en la vida y en la muerte. Creo en ti, espero en ti, te amo”.

(Tomado de la homilía del Papa del 27 de abril 2020)

8. CONCLUSIÓN.

GUIA: Hermanos, en esta celebración eucarística ha crecido nuestro amor y confianza en Jesús, nuestro Pastor, nuestro Protector y nuestra Vida Plena.

Por medio de Él hemos crecido también en confianza unos con otros, su rebaño, y en nuestro sentido de pertenencia a su comunidad…

Cuando nuestro Pastor nos reúne, ¿qué otra cosa podemos hacer sino darnos cuenta de que pertenecemos, todos juntos, al pueblo de Dios y de que, como nuestro amigo Jesús, tenemos que vivir los unos para los otros, aunque nos cueste?

Dios quiera que sepamos practicar esto durante la pascua…

Nota litúrgica: En la petición de CONCLUSIÓN, el guía sólo se santigua, NO DA LA BENDICIÓN como si fuese sacerdote.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

TODOS: Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Me percibo a mí mismo como un apóstol con heridas, igual que mi Maestro?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Un comentario

  1. Miguelina Bermudez

    Muy a tiempo siempre sus publicaciones Pr., edificantes para conocimiento y nuestro crecimiento spiritual. Dios lo siga bendiciendo.🙏