Home / Contigo en casa / CELEBRACIÓN DE LA PALABRA EN FAMILIA, VI DOMINGO DE PASCUA

CELEBRACIÓN DE LA PALABRA EN FAMILIA, VI DOMINGO DE PASCUA

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, para el…

VI DOMINGO DE PASCUA,

Ciclo A, 17 de Mayo de 2020.

Adaptación: Pbro. Armando Antonio Suárez Díaz

Audio: Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

INTRODUCCIÓN ANTES DE LA CELEBRACIÓN

Tema general:

“JESÚS NUNCA NOS DEJA DESAMPARADOS”

(¿En qué acciones concretas se nota que cumplo los mandamientos de Dios?)

Nota litúrgica: Estas líneas podrían ser meditadas con antelación por quien guiará la celebración y pueden inspirar sus comentarios e intervenciones durante la misma.

IDEAS PARA EL CELEBRANTE/GUÍA:

Somos cristianos, es decir, seguimos a Cristo.  ¿Qué es lo que nos da la seguridad de que realmente lo amamos? Jesús nos dice hoy: “Si me aman, guardarán mis mandamientos”. Y sabemos muy bien que su mandamiento es: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y a tu prójimo como a ti mismo”.

Hoy Jesús nos promete el Espíritu Santo, que nos hará ver lo que tenemos que hacer para amar a Dios y a nuestro prójimo y que nos dará la fuerza para hacerlo.

Cuando un padre ejemplar de una familia fallece, es de gran consuelo para su esposa, familiares y amigos que sus ideales y estilo de vida permanezcan vivos en sus hijos; se dice que “el sigue inspirándolos”… Jesús no está muerto, pues, aunque murió, resucitó a una nueva vida, aunque ya no esté físicamente entre nosotros… Además, su Espíritu está todavía con nosotros, como un aliento, como el viento o incluso como una tormenta. Donde él sopla, lo sentimos sin verlo.  Él toca nuestros corazones y nos empuja hacia este mundo frío, para renovarnos a nosotros, a nuestra Iglesia y a nuestro mundo por medio de nuestras manos y corazones…

1. INICIO DE LA CELEBRACIÓN

GUIA: EN EL NOMBRE DEL PADRE, Y DEL HIJO, Y DEL ESPÍRITU SANTO.

Todos: AMÉN.

GUIA:  “No los dejaré huérfanos – dice Jesús – pues mi Padre les dará el Espíritu de la verdad”.

El Espíritu de nuestro Señor Jesús esté siempre con ustedes.

Todos: Y con tu Espíritu.

2. ACTO PENITENCIAL.

GUIA: Estamos todavía muy lejos de amar a Dios con todo nuestro corazón y a nuestro prójimo como a nosotros mismos.  Le pedimos al Señor que nos perdone.  (Pausa)

•        Señor Jesús, si realmente te amamos, escucharemos al Espíritu que nos dice cómo amar y servir a Dios:

Todos: Señor, ten piedad.

•        Cristo Jesús, si realmente te amamos, dejaremos que el Espíritu nos guíe para idear nuevas formas de amar a los que nos rodean más eficazmente:

Todos: Cristo, ten piedad.

•        Señor Jesús, si realmente te amamos, dejaremos que el Espíritu nos inspire para asemejarnos más a ti:

Todos: Señor, ten piedad.

GUIA: Ten misericordia de nosotros, Señor, y perdona nuestros pecados.  Derrama tu Espíritu de luz sobre nosotros y llévanos a la vida eterna.

TODOS: Amén.

3. ORACIÓN COLECTA:

GUIA: Oh Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,

Tu Hijo nos prometió que no nos dejaría huérfanos.

Danos el Espíritu de la Verdad,

para que esté con nosotros y viva en nosotros

y así sepamos a dónde nos encaminamos;

y para que sigamos a Jesucristo en el camino que conduce a ti y a los hermanos.

Que este Espíritu encienda en nosotros el amor de Jesús,

para que hagamos visible y tangible a todos la Buena Noticia de su amor.

Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. 

TODOS: AMÉN.

4. LITURGIA DE LA PALABRA.

Se ofrece un resumen de las lecturas para ayudar a quien guía y a quienes leerán a subrayar la parte primordial que ayude a descubrir su mensaje unitario. Pero, las lecturas han de leerse íntegramente durante la celebración.

Nota litúrgica: Se les pedirá a los lectores anunciar únicamente el libro de donde se toma la lectura. Ejemplo: Lectura del libro de los hechos de los apóstoles. Al finalizar cada lectura no se olvide decir: PALABRA DE DIOS. Y se responde: TE ALABAMOS SEÑOR. Y en el Evangelio, anunciar: Del Evangelio de según San Juan. Al finalizar decir: PALABRA DEL SEÑOR. Se contesta: GLORIA A TI SEÑOR JESÚS.

Hechos 8, 5-8. 14-17: La fe en Cristo va extendiéndose, el diácono Felipe evangeliza Samaria y los apóstoles Pedro y Juan van a confirmar la comunidad y a conferirles el Espíritu Santo…

Salmo 65: Alabemos al Señor por las obras admirables que ha hecho a favor de los seres humanos, como la liberación de la esclavitud de Egipto… Él siempre está atento a escuchar nuestras súplicas y jamás nos retira su gracia

1 Pedro 3, 15-18: Pedro invita a los cristianos a dar razón de su esperanza con sencillez, respeto y conciencia tranquila… Además, anima, a quienes sufren incomprensión y persecución por hacer el bien, a vivir el misterio pascual de Cristo que murió en su cuerpo pero resucitó glorificado…

Juan 14, 15-21: (Continuamos en el ambiente de la despedida durante la última cena) Jesús pide a sus apóstoles que cumplan su mandamiento del amor (a Dios y al prójimo) como prueba de que lo aman a Él… También les asegura que no los dejará huérfanos, sino que les enviará un defensor: el Espíritu de la Verdad que habitará en y entre ellos… Y les promete que, por amor, serán capaces de verlo y de sentirlo presente y actuante desde su interior junto con su Padre…

5. REFLEXIÓN.

Nota litúrgica: Se puede ir leyendo esta reflexión y DETENERSE cuando aparezca una PREGUNTA o cuando se crea conveniente dialogar alguna IDEA.

En el Evangelio de hoy escuchamos que Jesús sigue despidiéndose de sus apóstoles…  desde que los llamó y hasta ese momento Él los había instruido, sostenido y defendido… Ahora les garantiza que no quiere dejarlos desamparados y por eso les enviará un defensor: el Espíritu de la Verdad… No se trata sólo de que les dará una sólida doctrina “verdadera”, ni de que los hará propietarios o guardianes de una valiosa “verdad” filosófica o racional; más bien se trata de que les dará un don interior que los llevará a entender y amar su proyecto humanizador, los hará hermanos de todos, los convertirá en testigos de lo que Él ya ha hecho y puede seguir haciendo para trasformar la vida de cada uno, aun en medio de ambientes que pueden ser hostiles a la justicia, a la solidaridad y a la libertad…

¿De qué manera percibo que lo que Jesús ha prometido a sus apóstoles se cumple también en estos tiempos y en mí? ¿A qué lugares y personas me envía el Señor hoy?

También se nos enseña que quienes decimos seguir y amar a Cristo, hemos de guardar sus mandamientos (Sabemos que todos los mandamientos fueron resumidos por Jesús en: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y a tu prójimo como a ti mismo”)… Y, para ayudarnos a cumplir esta encomienda, Jesús nos regala su Espíritu para que comprendamos cómo amarlos y para que los pongamos por obra con fuerza decisión interior… Han pasado veinte siglos desde los acontecimientos narrados hoy en su Palabra y Él no nos ha desamparado jamás, su Espíritu aún está con nosotros, nos inspira y alienta, nos cuestiona y nos desafía… Con este “Espíritu de la Verdad” debemos manifestarlo a nuestros paisanos y contemporáneos… Como lo hicieron el diácono Felipe y los apóstoles Pedro y Juan y tantos que han dado razón de su fe través del tiempo en tantos rincones del planeta…

¿Amo y cumplo los mandamientos y las tareas de mi Amigo Jesús?

TE PROPONEMOS QUE TODOS LOS DÍAS DE ESTA SEMANA LE PIDAS A DIOS PADRE QUE:

Pídele a tu amigo Jesús que:

•        Puedas cumplir sus mandamientos para manifestarle la sinceridad y profundidad de tu amor…

•        Seas capaz de dar razón de tu esperanza a quienes te la pidan…

•        Te envíe su Espíritu de la Verdad…

•        El Padre y Él vivan en ti…

(Anota los dones que vayas recibiendo).

6. ORACIÓN DE LOS FIELES.

Nota litúrgica: El guía hace la oración inicial y final y las peticiones las van presentando los participantes.

GUIA: Fieles al mandamiento de Jesús, que nos llama a amar a todos, unámonos en oración y digámosle:

TODOS: ¡Señor, danos tu Espíritu!

1.      Para que reciban el Espíritu de fortaleza todos los que tienen que dar testimonio de la esperanza que está viva en nosotros, roguemos al Señor.

TODOS: ¡Señor, danos tu Espíritu!

2.      Para que reciban el Espíritu de poder los que son perseguidos por seguir el dictado de su conciencia y por vivir y defender su integridad, roguemos al Señor.

TODOS: ¡Señor, danos tu Espíritu!

3.      Para que reciban el Espíritu de luz los que todavía no conocen al Señor y los que se cansan de seguirlo, roguemos al Señor.

TODOS: ¡Señor, danos tu Espíritu!

4.      Para que reciban el Espíritu de amor los que quieren crecer en el amor de Dios y de los hermanos, roguemos al Señor.

TODOS: ¡Señor, danos tu Espíritu!

5.      Para que recibamos el Espíritu de unidad todos los que participamos en esta eucaristía con fe y comprensión, roguemos al Señor. 

TODOS: ¡Señor, danos tu Espíritu!

GUIA: Señor Jesús, derrama generosamente tu Santo Espíritu sobre nuestro mundo y sobre nuestra Iglesia.  Que Él nos conduzca hacia el futuro con esperanza y nos ayude a construir tu Reino, pues tú eres nuestro Dios y Señor por los siglos de los siglos. 

TODOS: Amén.

7. PADRE NUESTRO.

GUIA: Unidos a Jesús, movidos por el Espíritu Santo, oremos, al Padre del cielo y de la tierra. 

TODOS: Padre nuestro…

8. COMUNIÓN ESPIRITUAL.

GUIA: Decimos juntos:

“A tus pies me postro, ¡oh Jesús mío!, y te ofrezco el arrepentimiento de mi corazón contrito, que se hunde en la nada, ante tu santa Presencia. Te adoro en el Sacramento de tu amor, la inefable Eucaristía, y deseo recibirte en la pobre morada que te ofrece mi alma. Esperando la dicha de la comunión sacramental, quiero poseerte en espíritu. Ven a mí, puesto que yo vengo a ti, ¡oh mi Jesús!, y que tu amor inflame todo mi ser en la vida y en la muerte. Creo en ti, espero en ti, te amo”.

9. ORACIÓN FINAL

GUIA: Oh Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo,

tu Hijo nos ha restaurado con su cuerpo

y ha renovado nuestra esperanza en la venida del Espíritu.

Que este Espíritu nos proporcione los pensamientos y las actitudes de Jesucristo,

para que demos testimonio, sin miedo, de su presencia entre nosotros.

Que haga surgir en nosotros la esperanza y el amor sin condiciones ni fronteras.

Guárdanos alegres y libres por la fuerza del Espíritu de Jesucristo nuestro Señor.

TODOS: AMÉN.

10. CONCLUSIÓN.

GUIA: Llevemos con nosotros el Espíritu de Cristo, para que nuestras actitudes y conductas sean las del mismo Cristo…

No tengamos miedo de dar testimonio de Él, que es nuestra fortaleza.

Nota litúrgica: En la petición de BENDICIÓN, el guía solo se santigua, NO DA LA BENDICIÓN como sacerdote.

Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre.

TODOS: Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

¿Me considero un ser amado, capaz de amar y de transformarse en amor?

Desarrollo Espiritual, Fiesta de la SANTÍSIMA TRINIDAD, Ciclo A, 07 de Junio de 2020. DIOS …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *