Home / Contigo en casa / ¿Cómo fortalecer las actitudes de los niños?
Recuerda que el cambio ocurre poco a poco, pero si perseveras, las nuevas actitudes de tu(s) hijo(s) y tu mejor relación con ellos habrán valido la pena

¿Cómo fortalecer las actitudes de los niños?

Dr Actitud

La actitud de cualquier persona (y los niños no son la excepción) es el resultado de la interacción de su identidad, valores, creencias, predisposición, emociones y sentimientos; como esta interacción es distinta en cada quien, nuestras actitudes también lo son; es por ello que, más que una “receta general”, en las siguientes líneas propongo una serie de reflexiones que nos pueden ayudar a fortalecer las actitudes de los niños.

Para una mejor comprensión, he dividido estas reflexiones en 2 secciones:

  1. Las dirigidas a nosotros, los adultos.

1. Para nosotros, los adultos:

  • El hogar es la cuna de las actitudes. Las primeras actitudes se aprenden en el hogar, y el hogar no es necesariamente el lugar donde el niño vive, sino el sitio donde convive, está a gusto y puede ser él mismo. Su casa, la guardería, la casa de los abuelos, la calle… ¿Cuál es en realidad su hogar?
  • Predica con el ejemplo, tus actitudes son la semilla de las actitudes de tus hijos: “La palabra convence pero el ejemplo arrastra”.
  • Reconoce cómo te comunicas con tus hijos: “La forma en que le hablas a tus hijos se convierte en su voz interior” Peggy O’Mara.
  • Analiza sinceramente cómo es tu relación con tu hijo: Si le gritas, lo amenazas y le pegas (inclusive si es “solamente cuando estoy enojado” o “solamente cuando se lo merece”) ¿Qué actitudes esperas que desarrolle, si sus padres se relacionan con él con gritos, golpes y amenazas? El “a mí así me educaron” no es justificación para que lo repitas con ellos. La violencia genera violencia, tristeza y resentimiento.
  • Corrige cuando sea necesario, pero desde el corazón y la razón, no desde la emoción (enojo, frustración, etc.) toma un momento para respirar profundo y contar hasta 10, procurando ver desde un enfoque comprensivo lo que el niño acaba de hacer.
  • Trátalo como lo que quieres que sea:Pasa del “yo lo hago porque tú no puedes”, al “sé que tú puedes, si necesitas ayuda, cuentas conmigo” descubrirás que en realidad los adultos (gracias a nuestros paradigmas), somos los que muchas veces limitamos su desarrollo.
  • Conviértete en una persona digna de su confianza. Incluso en los momentos en que haya hecho algo indebido. Lograrás mejores resultados estando a su lado como consejero que siendo un verdugo o justiciero.

2. Lo que el niño debe ir aprendiendo (con nuestro apoyo)

  • Conocer y darse cuenta de sus emociones y sentimientos (qué le molesta, qué le alegra, qué le asusta, etc.)
  • Identificar qué pensamientos le ayudan a mejorar su actitud y elegirlos sobre los demás.
  • Estar consciente que en ocasiones no puede controlar lo que pasa, pero siempre podrá elegir con qué actitud enfrentarlo.
  • Elegir actividades, compañías y contenidos (T. V. Juegos, etc.) que le ayuden a tener una buena actitud.
  • Fortalecer su identidad con pensamientos favorables, con el descubrimiento y práctica de los valores que son importantes para él.


Por último, recuerda que el cambio ocurre poco a poco, pero si perseveras, las nuevas actitudes de tu(s) hijo(s) y tu mejor relación con ellos habrán valido la pena.

*Dr. Juan Pablo Aguilar
Autor y conferencista
www.dractitud.com

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

De un “Yo” a un “Nosotros”

José Andrés Guzmán Soto El nosotros es un yo solidario. El estoico Estamos viviendo tiempos …