Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: ¿A dónde te diriges en la vida?

Preparando mi liturgia: ¿A dónde te diriges en la vida?

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE:

“¿A dónde te diriges en la vida? ¿Para qué o para quién vives?” Son las preguntas más importantes que tenemos que formular a nuestra gente, a la Iglesia, unos a otros y a nosotros mismos…

Muchos no sabemos qué respuesta dar.  Incluso los cristianos, a veces, nos sentimos perdidos.  ¡Qué triste es perder el camino, cuando no sabemos dónde estamos en la vida, cuando todo parece confuso y sin sentido…

Pero, en este V Domingo de la Pascua, Jesús no sólo nos dice “les voy a mostrar el camino”, sino, los voy a llevar a su meta en la vida; los voy a llevar de manera segura al Padre y a los hermanos, e incluso a lo más auténtico de ustedes mismos; vivan como yo he vivido, pues “yo soy el camino, y la verdad y la vida…”

Jesús es nuestro camino y nuestro compañero al caminar… Y vamos por esta vida en medio de una comunidad agradecida, activa y servicial, que se sabe constructora del proyecto del Reino…

SALUDO: (Ver Segunda Lectura)

Ustedes son una raza escogida, un sacerdocio real, una nación consagrada,

un pueblo adquirido para alabar a Dios.

Jesús, nuestro Señor y Salvador, esté siempre con ustedes.  Amén.

ACTO PENITENCIAL:

Algunas veces, aunque conocemos el camino hacia Dios y hacia los hermanos, elegimos vagar sin rumbo fijo por nuestras veredas egoístas.  Pidamos al Señor que nos perdone y nos corrija.  (Pausa)

•      Señor Jesús, nuestro Camino, tú te encaminabas siempre hacia la gente. Llévanos contigo por ese camino de entrega.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, nuestra Verdad, tú caminaste por el camino desgastante del servicio. Danos el valor de seguirte a ti por ese mismo camino.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, nuestra Vida, tú eres, antes que nada, nuestro camino hacia el Padre: Guíanos por el camino de nuestra vida.  R/ Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor; perdónanos, y líbranos de los caminos tortuosos. Acompáñanos en el camino hacia la vida eterna.  R/ Amén.

LECTURAS:

Hechos 6, 1-7: Eligieron a siete hombres llenos de Espíritu

La Iglesia primitiva estaba creciendo y los apóstoles se dan cuenta que deben delegar algunos servicios para seguir dedicándose a la oración y la predicación de la Palabra… Piden a la comunidad que les presenten candidatos idóneos a los que imponen las manos… Así la comunidad crece con muchas conversiones…

Salmo 32: Alabemos al Señor  por su Palabra sincera, sus acciones leales, porque ama la justicia y el derecho, tiene misericordia, nos libra de la muerte y nos reanima en tiempos de hambre…

1 Pedro 2, 4-9: Todos nosotros somos responsables de la construcción del templo espiritual de Dios… Somos elegidos, sacerdotes y ministros enviados a anunciar que Jesús nos salvó y nos hizo pasar de las tinieblas a la luz…

Juan 14, 1-12: Jesús pretende alentar a sus apóstoles y animar su esperanza, fortalecerlos en la angustia y hacerlos divisar un horizonte más lejano: El Padre… Por eso se les presenta como el Camino, la Verdad y la Vida…

ORACIÓN DE LOS FIELES:

Dirijámonos con confianza a Jesús, nuestro Camino hacia el Padre, y presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo, y digámosle: R/ Señor, muéstranos el camino.

•      Señor Jesús, enséñanos a transitar por tu camino, para que estemos seguros de a dónde nos dirigimos, y para que vivamos tu camino, haciendo siempre lo recto y lo bueno.  R/ Señor, muéstranos el camino.

•      Señor Jesús, haz suave nuestro camino hacia la vida, llénanos de justicia, compasión y bondad, para que construyamos un camino de paz y armonía para todos.  R/ Señor, muéstranos el camino.

•      Señor Jesús, haz que todos encuentren el camino hacia la vida y al corazón de los otros, para que no permanezcamos por más tiempo extraños los unos de los otros.  R/ Señor, muéstranos el camino.

•      Señor Jesús, haz que descubramos también el camino hacia nosotros mismos, para que conozcamos realmente quiénes somos y lo que nos conviene elegir en la vida; que lo que nosotros queramos sea exactamente lo que tú, Padre, quieres para nosotros.  R/ Señor, muéstranos el camino.

•      Señor Jesús, haz que sepamos construir caminos seguros que nos acerquen unos a otros como hermanos, en vez de dividirnos o alejarnos.  R/ Señor, muéstranos el camino.

•      Señor Jesús, inspíranos a cada uno de nosotros y a nuestras comunidades para llegar a ser contigo camino de luz y de amor, que conduzca a los hermanos a Dios.  R/ Señor, muéstranos el camino.

Señor Jesús, nos confiamos totalmente a ti, porque estamos seguros de que tú nos llevarás de forma segura a la casa del Padre, porque Tú eres nuestro hermano y amigo, ahora y por los siglos de los siglos.  R/ Amén.

INTRODUCCIÓN AL PADRENUESTRO:

“Nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí”, dijo Jesús.

Acerquémonos, pues, al Padre en oración retomando los sentimientos y las palabras del mismo Jesús.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN:

Éste es Jesucristo, el Señor, que dijo de sí mismo:

“No se turbe su corazón, crean en Dios y crean en mí”.

Dichosos nosotros por recibirlo como nuestro alimento para nuestro camino de servicio y de edificación mutua.  R/ Señor, no soy digno…

DESPEDIDA / BENDICIÓN:

Hermanos: En esta celebración hemos experimentado que somos el pueblo santo, el pueblo sacerdotal de Dios al servicio de la comunidad humana…

En unión con la Iglesia universal y en nombre de todos los hombres, hemos orado a nuestro Padre del cielo…

Sabemos que tenemos que seguir buscando a Cristo en la vida de cada día, ya que es allí donde está el camino hacia el Padre y a los hermanos, la verdad creíble y fiable, y la plenitud de la vida para todos…

Para poder realizar esta tarea libres de inquietudes, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  R/ Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

El que no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios

Del santo Evangelio según san Juan 3,1-8 El Espíritu viene sobre ellos infundiéndoles la fuerza …