Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Aprender a perdonar para ser capaz de recibir perdón

Preparando mi liturgia: Aprender a perdonar para ser capaz de recibir perdón

DOMINGO XXIV, Domingo, 13 de septiembre de 2020

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Dios está siempre dispuesto a perdonar a quien valora el perdón, a quien ha aprendido a darlo… Si no podemos perdonar, no hemos aprendido a amar en profundidad y estamos todavía lejos de las enseñanzas bíblicas…

La mayoría de nosotros, en el transcurso de nuestra vida, hemos experimentado dificultades para perdonar… Si no practicamos repetidamente esta habilidad nos parecerá algo casi imposible de lograr…

Pensemos en Dios, Él no nos lleva cuentas y piensa solamente en el futuro… Jesús no condenaba sino que daba nuevas oportunidades… Pidámosle que podamos cultivar esta actitud para con nuestros hermanos (y enemigos)…

Es tan importante el perdón que siempre comenzamos las misas pidiéndolo al Señor y a los hermanos…

SALUDO

Que el Dios del perdón, de la misericordia y de la vida esté siempre con ustedes.  Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Detengámonos a pensar por un momento… Recuerda alguna escena del evangelio en la que Jesús, el Señor, perdonó a algunas personas… ¿Somos capaces de perdonar de la forma como Él lo hacía y lo sigue haciendo?  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú perdonaste a Pedro después de que te negó tres veces.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú no condenaste a la mujer sorprendida en adulterio, sólo la animaste a que ya no pecara más.  R/. Cristo, ten piedad de nosotros.

•      Señor Jesús, tú pediste a tu Padre que perdonara hasta a los que te habían crucificado.  R/. Señor, ten piedad.

Perdónanos a nosotros también, Señor, y sigue haciéndolo cada vez que pequemos contra ti.  Ayúdanos a estar siempre dispuestos a perdonar a quienes nos ofenden y llévanos a la vida eterna.  Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

Eclesiástico 27, 33–28,9: Una motivación para guardar los mandamientos y para perdonar es que moriremos: “Piensa en tu fin y cesa en tu enojo”.  A quien no perdona las ofensas, no se le perdonarán sus pecados…

Salmo 102: Se nos recuerdan algunos rasgos de la misericordia de Dios: Nos beneficia y perdona, nos cura y rescata, nos reparte su gracia y su ternura…

Romanos 14, 7-9: Pablo nos recuerda que sólo vivimos y morimos para Dios…

Mateo 18, 21-35: El Señor, como el rey de la parábola contada por Jesús, nos ha perdonado tanto, por eso, nosotros debemos perdonar incontables veces a nuestros prójimos… No todos actúan tan misericordiosamente como Dios, pero, a esos tales, no se les perdonarán sus faltas…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Pidamos a nuestro buen Dios que nosotros, que ya hemos experimentado su perdón, llevemos al mundo la alegría de la reconciliación.  Y digámosle: R/  Señor, ayúdanos a perdonar de corazón.

1.     Por la Iglesia, pueblo liberado por la sangre de Cristo, para que nosotros no nos dividamos en facciones, sino que vivamos juntos como hermanos en tolerancia y paz.  Roguemos al Señor. R/  Señor, ayúdanos a perdonar de corazón.

2.     Por todas las iglesias cristianas, divididas por resentimientos y orgullos, para que lleguemos a la unidad de un sólo evangelio y de un sólo amor por Cristo.  Roguemos al Señor. R/  Señor, ayúdanos a perdonar de corazón.

3.     Por los comprometidos en las causas de la justicia y la promoción de las personas, para que no solamente acusen y protesten, sino que también reconozcan sus pecados y lo arranquen de sus corazones.  Roguemos al Señor. R/  Señor, ayúdanos a perdonar de corazón.

4.     Por los esposos que viven el uno junto al otro sin amor ni comunicación mutua, para que logren perdonarse, entenderse y apreciarse de nuevo.  Roguemos al Señor. R/  Señor, ayúdanos a perdonar de corazón.

5.     Por nosotros, seres humanos con fallas y debilidades, para que aprendamos de Dios a ser misericordiosos y a perdonarnos unos a otros de todo corazón.  Roguemos al Señor. R/  Señor, ayúdanos a perdonar de corazón.

Señor, aunque somos pequeños y frágiles, danos la gracia de demostrarnos con hechos tus palabras de perdón y de amor, por Jesucristo nuestro Señor.

INTRODUCCIÓN AL PADRENUETRO

Seamos conscientes, al hablarle a nuestro Padre, del compromiso que estamos haciendo con Él cuando le decimos: “perdónanos como nosotros perdonamos”… Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesús, Cordero de Dios que fue sacrificado por nuestros pecados.

Aun en la cruz Él perdonó al ladrón arrepentido y a quienes lo estaban matando.

Dichosos nosotros por aprender de Él a procurar reconciliación y paz y por recibirlo como alimento.  R/ Señor, no soy digno…

DESPEDIDA / BENDICIÓN

Hoy nos ha hablado Dios con toda claridad a nosotros, a quienes nos resulta difícil pasar por alto las deficiencias, dar nuevas oportunidades y perdonar de verdad.

El Señor nos ha dicho: “Lleguen a ser como yo, perdonen de corazón, curen y cuiden a los hermanos, así, ustedes mismos recibirán sanación”.

Que Dios esté con ustedes y los bendiga.

Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Cómo me doy cuenta de que mi egoísmo y mis miedos me impiden amar?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *