Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Dios es misericordia y ama la vida

Preparando mi liturgia: Dios es misericordia y ama la vida

DOMINGO VI

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

En todas las celebraciones de la Iglesia se resaltan aspectos de nuestro ser comunitarios…  ¿Hasta qué punto somos realmente una comunidad completa en torno a Cristo?

Quizás falten aquí hermanos, porque no se sienten aceptados.  Quizás son demasiado pobres para lucir bonita indumentaria o temen que los menospreciemos por su incapacidad o deficiencia social o mental e incluso física o moral…

¿Por qué nuestra comunidad no se abre suficientemente para integrarlos y para liberarlos de sus temores y soledad?  ¿Estamos dispuestos a reintegrar a todos a la comunidad, como hoy nos enseña Jesús con su palabra y sus acciones?

SALUDO (Ver Segunda Lectura)

Todo lo que hagan, háganlo para la gloria de Dios.  Sean amables con todos.  Tomen a Cristo como su modelo.

Jesucristo, el Señor, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En silencio y con humildad, pensemos en las veces en que nos hemos quedado indiferentes cuando el Señor nos tocaba con su poder de sanación.  Pidamos perdón al Señor.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú nos dijiste: “Por supuesto, quiero que te sanes” cuando nos tocaste con tu mano que perdonaba.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú nos dijiste: “Desde luego, quiero que te sientas limpio”, pero nosotros no te permitimos que nos tocaras y que cambiaras nuestro corazón.  R/. Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú nos dijiste: “Naturalmente, quiero que te integres plenamente en tu comunidad”, pero nosotros no nos hemos quitado las etiquetas unos a otros. R/. Señor, ten piedad.

Impón sobre nosotros tu mano sanadora, Señor, líbranos del contagio del pecado, haz que nos integremos a tu iglesia y llévanos a la vida eterna.  R/ Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

Levítico 13, 1-2. 4-46: Por una cuestión de sobrevivencia, las personas con afecciones graves y desconocidas en la piel eran declaradas impuras y debían ser expulsadas de la comunidad…

Salmo 31: Quienes reconocen ante el Señor su culpa son perdonados de sus delitos y pecados… por eso se alegran y lo aclaman…

1 Corintios 10, 31-11,1: Seamos imitadores de Cristo procurando glorificar a Dios y dar buen ejemplo a todos para que se salven…

Marcos 1, 40-45: Jesús “quiere” sanar al leproso: deja que se le acerque, siente compasión por él, lo toca, lo limpia de su enfermedad y lo envía a que lo declaren puro… Y se queda en su lugar.  Aun así, la gente lo buscaba…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos al Padre de todos, pues él nos quiere felices y que incluyamos a todos en nuestras súplicas. Y digámosle: Señor, si quieres, puedes limpiarnos.

1.     Por todos los miembros del Pueblo de Dios, para que no nos aislemos del mundo ni erijamos muros para mantener alejados a otros hermanos, sino que compartamos el amor de Dios con todos, roguemos al Señor. Señor, si quieres, puedes limpiarnos.

2.     Por nuestro país, para que la preocupación por los débiles y los pobres sea nuestro honor y sano orgullo y para que todos trabajemos sin descanso por la justicia y la dignidad humana, incluidos especialmente los últimos y los menos agraciados, roguemos al Señor. Señor, si quieres, puedes limpiarnos.

3.     Por las víctimas de la discriminación, por los que no tienen ni nombre ni fama, por los proscritos de la sociedad, por los enfermos y los ancianos que viven solos, para que, aun indefensos, confíen en Jesús, que también se hizo vulnerable por amor, roguemos al Señor. Señor, si quieres, puedes limpiarnos.

4.     Por los enfermos incurables, por los que tienen que vivir bajo la presión de la sospecha, del descrédito o de la calumnia, por aquellos cuya auto-confianza se ha visto erosionada por el duro juicio de otros, por los excarcelados y marginados, para que todos nosotros sepamos dirigirles palabras de sanación e inspirarlos con una nueva fe y una nueva esperanza, roguemos al Señor. Señor, si quieres, puedes limpiarnos.

5.     Por todos los aquí reunidos, para que seamos una comunidad en la que nos levantemos y apoyemos unos a otros con el amor compasivo, la bondad y el respeto que el Señor nos mostró, roguemos al Señor. Señor, si quieres, puedes limpiarnos.

Señor Dios nuestro, escucha nuestras súplicas, y danos un corazón suficientemente grande para acoger y amar a todos, en nombre de Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.  R/ Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Con Jesús nuestro Señor, oremos al Padre de todos, que hace brillar el sol por igual sobre los buenos y sobre los débiles.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Vengan y participen en el banquete del Señor.

Pues este pan es Jesús y es para limpiar y fortalecer a todos sus seguidores.

Para que aprendamos a no excluir a nadie y a ser compasivos unos con otros en todas las circunstancias de la vida.

Dichosos los que acepten su invitación a nutrirse de él.  R/ Señor, no soy digno…

BENDICIÓN

Hermanos: ¡Qué felices serían nuestras familias, nuestros grupos y nuestra comunidad si pudiéramos aceptarnos plenamente unos a otros tal como somos: sin condenar, sin juzgar , envidiar, ni mirar con malos ojos, sin menospreciar a nadie, sin intentar crear a los otros a nuestra imagen y semejanza!

Volvamos a nuestra vida cotidiana cultivando las cualidades de Jesús para que el amor misericordioso una nuestra convivencia.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.  R/ Amén

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Recibiste bienes en tu vida y Lázaro, males; ahora él goza del consuelo, mientras que tú sufres tormentos

Del santo Evangelio según san Lucas 16, 19-31 El pasaje del profeta Jeremías encierra una …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *