Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Dios nos eligió desde antes de la creación

Preparando mi liturgia: Dios nos eligió desde antes de la creación

XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, 26 de julio de 2020

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Hoy terminamos el ciclo de tres domingos en los que hemos meditado sobre las parábolas del reino según San Mateo.  Recomendamos que te des un tiempo para repasarlas, son sólo siete, para distinguir su mensaje individual y de conjunto… Así serás sabio como Salomón, el salmista o el escriba/padre de familia que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas…

Hoy leemos en el Evangelio las últimas tres: el tesoro escondido, el comerciante en perlas finas y la red que saca peces buenos y peces malos…

La gente sueña con encontrar un tesoro o ganar el primer premio en la lotería nacional. La Palabra de hoy nos pregunta: Para ustedes, cristianos, ¿cuál es su tesoro más grande? ¿Es su fe, su vida cristiana, su intimidad con Dios? ¿Será la sabiduría que nos da la meditación de la Palabra? ¿Están dispuestos a arriesgar todo por ese tesoro?

Piensa por un momento, si tuvieras que elegir lo que es más importante para ti, ¿qué sería eso?

También hoy tenemos la oportunidad de darnos cuenta si somos ya peces buenos o si aún no damos la talla requerida para el Reino…

Pidamos al Señor que nos ayude a elegir su Reino y nos comprometamos con él, todo lo demás es relativo…

(Te sugerimos releer los Evangelios de los dos domingos anteriores y el de hoy, es decir Mateo 13, 1-52.  Así podrás hacer una lista de las parábolas del Reino, señalar el tema que trata cada una, sus implicaciones y sus retos para tu vida).

SALUDO

Dios nos eligió desde antes de la creación de una manera especial y nos destinó a ser verdaderas imágenes de su Hijo.

Que nuestro hermano Jesús, con su sabiduría, esté siempre con ustedes.  Amén.

ACTO PENITENCIAL

Le pedimos ahora al Señor que nos perdone por las veces en que nuestro corazón no se ha afianzado en Él, sino en nosotros mismos, en las posesiones materiales o en el poder.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú nos has traído el tesoro del amor del Padre.  R/ Señor, ten piedad de nosotros.

•      Cristo Jesús, por tu muerte has ganado para nosotros el tesoro del perdón y de la vidaR/ Cristo, ten piedad de nosotros.

•      Señor Jesús, tú nos has dejado en la eucaristía el tesoro de tu presencia y de tu fuerza.  R/ Señor, ten piedad de nosotros.

Señor, por tu inmensa bondad perdona todos nuestros pecados y llévanos a la vida eterna.  Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

1 Reyes 3, 5. 7-12: Salomón se siente abrumado por su inexperiencia para gobernar a un pueblo tan numeroso, por eso, cuando el Señor le ofrece concederle lo que solicite, le pide un corazón dócil para gobernar y capacidad para discernir el bien y el mal… Y Dios, complacido, le regaló un corazón sabio e inteligente…

Salmo 118: El salmista ha decidido guardar la Palabra de Dios, hacer su voluntad, cumplir sus mandamientos porque son más valiosos que el oro y, cuando se comprenden, dan sabiduría…

Romanos 8, 28-30: Dios ya tiene un plan de salvación para cada uno de nosotros… Por eso, si amamos a Dios, todo contribuye para nuestro bien…

Mateo 13, 44-52: Se nos narran tres parábolas… “El Reino de los cielos se parece a”…

•      Un tesoro escondido…

•      Un comerciante en perlas finas…

•      La red que recoge toda clase de peces…

Las parábolas nos instruyen y dan sabiduría…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Uno de los ministerios que se nos han confiado a nosotros y a la Iglesia, es rogar por todos y cada uno de nuestros hermanos, para que descubran el tesoro de la fe.  Respondamos a cada petición: R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

1.     Por todos los cristianos, para que, apreciando profundamente su fe y su vida en Cristo, vivan los valores del Reino.  Oremos. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

2.     Por los hombres y mujeres del mundo entero, para que abran sus corazones a la Buena Noticia de salvación traída por Jesucristo.  Oremos. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

3.     Por los líderes de las naciones, para que, cuando trabajen por la prosperidad y el progreso, no pierdan de vista lo que es esencial, es decir, las personas y los valores humanos más profundos.  Oremos. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

4.     Por los que han sido bendecidos por Dios con posesiones y talentos, para que pongan sus dones y bienes al servicio de sus hermanos.  Oremos.  R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

5.     Por los enfermos y los pobres entre nosotros, para que descubran en el cuidado cariñoso de los hermanos la bondad del mismo Dios.  Oremos. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

6.     Por las nuevas generaciones, para que sus familias y comunidades cristianas les transmitan una fe viva y un espíritu de sabiduría y de servicio en bien de sus prójimos.  Oremos. R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

Señor, te damos gracias porque en ti hemos encontrado el tesoro que hace que nuestra vida sea digna de entregarse por amor.  Te lo pedimos a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.  Amén.

INTRODUCCIÓN AL PADRE NUESTRO

Con Jesús nuestro Señor, oramos a nuestro Padre en el cielopara que venga su reino y para que sepamos cumplir su voluntad.  R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es Jesús, la perla que vale más que todo lo que tenemos, el tesoro que se muestra para todos, quien nos alimenta para que seamos peces buenos y sabios.

Dichosos nosotros, invitados al Banquete de su Reino.  Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA / BENDICIÓN

Hermanos:

Antes de partir, detengámonos un poco… al principio de esta celebración nos planteamos algunas preguntas: ¿Qué es lo que realmente importante en nuestra vida? ¿Dónde se asienta nuestra auténtica y permanente alegría? ¿Es en Dios, en su Reino, es en el amor y la misericordia que Él nos muestra en Cristo su Hijo? (…) sin duda que encontramos algunas respuestas claras… Repasémoslas mentalmente por unos instantes…

Sabemos que Dios y su proyecto del Reino son nuestro tesoro, son la fuente de nuestra sabiduría y la clave para poder alcanzar la talla espiritual saludable… ¿Qué tareas nos llevamos?

Para ir a construir su Reino, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes, siendo la fuente de su auténtica felicidad y los acompañe siempre.  Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

La pandemia, oportunidad de oro para evangelizar

Alfonso Rocha Torres Como bien externa Jesús Colina en Aleteia; los que hemos recibido el …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *