Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: ¿Quiero ir al banquete del Señor o ser arrojado a las tinieblas?

Preparando mi liturgia: ¿Quiero ir al banquete del Señor o ser arrojado a las tinieblas?

DOMINGO XXXIII

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Dios confía en nosotros más de lo que nosotros confiamos en nosotros mismos.  Él nos confía muchísimos talentos y cualidades, no solamente para realizarnos plenamente como personas y llegar a ser los cristianos que él nos ha llamado a ser, sino también para construir la Iglesia y el Reino de Dios. ¡Qué tremenda confianza! ¡Él se pone a sí mismo, su Iglesia y el Reino en nuestras manos! Esa confianza de Dios se convierte en nuestra responsabilidad…

Es desalentador ver personas con muchísimos talentos que se rehúsan emplear y multiplicar sus dones. ¿Tienen acaso miedo de comprometerse, de arriesgarse con la gente?

Por ejemplo, el don de la fe que reservamos sólo para los domingos y que dejamos de invertirla todos los días para el bien de nuestros hermanos, para perdonar cuando nos han ofendido, para hablar con valentía por los que no tienen voz, para repartir afecto sin esperar correspondencia…

Es un día de reflexionar sobre lo que hacemos con todas las cualidades que tenemos, ¿las reconocemos y cultivamos? ¿Las ponemos al servicio de los demás? ¿Las compartimos? ¿Son medios por los cuales transmitimos la luz de Dios?

SALUDO (Ver Segunda Lectura)

Nosotros no somos ni de la noche ni de las tinieblas, por lo tanto no durmamos como los demás,  seamos vigilantes y vivamos sobriamente.

El Señor Jesús, nuestra luz, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Pensemos en las veces que hemos usado los dones de Dios a la ligera, como si se nos hubieran dado sólo para nosotros, sin que sirvan ni a Dios ni a la Iglesia.  Pidamos al Señor que nos perdone.  (Pausa)

•      Señor Jesús,  cuando viniste a nosotros nos compartiste una inmensa cantidad de dones. R/. Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú nos has confiado el futuro de la Iglesia y de tu Reino. R/. Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú nos has hecho libres y responsables al servicio de Dios y del mundo. R/. Señor, ten piedad.

Ten piedad de nosotros, Señor, perdónanos por emplear mal o dejar inactivos tus dones.

Haznos serviciales como tú y llévanos a la vida eterna.  Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

Proverbios 31, 10-13. 19-20. 30-31: Se describe a un ama de casa que pone todos sus talentos al servicio de su familia y de los necesitados… Es laboriosa, solidaria, humilde, sencilla y piadosa…

Salmo 127: En el Antiguo Testamento se creía que quien seguía los caminos del Señor sería dichoso, le iría bien económicamente, sería bendecido con una buena esposa, muchos hijos y viviría numerosos años…

1 Tesalonicenses 5, 1-6: Como no sabemos cuándo vendrá el Señor, debemos mantenernos siempre vigilantes y despejados, conscientes de que somos hijos de la luz…

Mateo 25, 14-30: Dios espera que hagamos rendir los dones y cualidades que nos ha entregado… Quienes sean fieles y cumplidores serán invitados al banquete y los negligentes y holgazanes serán arrojados fuera a las tinieblas… ¿Qué haremos nosotros y con cuál de los empleados nos identificamos?

ORACIÓN DE LOS FIELES

Todo lo que somos y todo lo que tenemos es un don de Dios.  Oremos para que sepamos ponerlo todo al servicio de la Iglesia y de los hermanos.  Después de cada petición digamos: R/ Señor, que todas nuestras obras te alaben.

1. Para que la Iglesia sea valiente para renovarse permanente en Cristo y llevé a todos los hombres su mensaje de esperanza y de vida.  Roguemos al Señor. R/ Señor, que todas nuestras obras te alaben.

2. Para que todos los seres humanos participen de los recursos de la tierra con justicia, amistad y paz, y para que los poderosos cooperen para lograr el desarrollo humano y económico de todas las naciones y clases sociales.  Roguemos al Señor. R/ Señor, que todas nuestras obras te alaben.

3. Para que las mujeres alcancen su lugar en la Iglesia y en el mundo, y para que su cordialidad, tacto, sensibilidad y amabilidad den calor a nuestro mundo duro y frío.  Roguemos al Señor. R/ Señor, que todas nuestras obras te alaben.

4. Para que los hogares empapados en el amor y el bien y una buena educación, ayuden a nuestros jóvenes a desarrollar sus talentos y los pongan al servicio de la Iglesia y del mundo.  Roguemos al Señor. R/ Señor, que todas nuestras obras te alaben.

5. Por nosotros, para que seamos responsables ante Dios por nuestras vidas y por la felicidad de todos, para que progresemos en el servicio y nos enriquezcamos unos a otros con amor.  Roguemos al Señor. R/ Señor, que todas nuestras obras te alaben.

Señor Dios nuestro, tú nos has regalado generosamente nuestros talentos. No permitas que seamos tacaños y egoístas, antes bien, ayúdanos a dar generosamente lo mejor de nosotros mismos al servicio de la Iglesia y de la humanidad, por medio de Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Como hijos de la luz y del día oremos a Dios nuestro Padre con la oración de nuestro hermano Jesús: R/ Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesús, el Cordero de Dios.  Él entregó todo lo que tenía, hasta su propia vida, para que tuviéramos vida plena y para que aprendiéramos a donarnos nosotros mismos.

Seamos dichosos por recibirlo como alimento para el camino de nuestra vida.  R/ Señor, no soy digno…

DESPEDIDA / BENDICIÓN

Hermanos: Hoy recordamos que nuestra vida, con todo lo que somos y tenemos, no es de nuestra propiedad, ya que todo lo hemos recibido de Dios.

Es un préstamo suyo, no para guardarlo seguro en un “agujero en la tierra”, sino para hacerlo producir del mejor modo posible…

Que Dios omnipotente nos dé fuerza  y valor para servirlo, para iluminar el mundo con todo nuestro ser al servirlo en nuestros hermanos.

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca para siempre.  Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¡Velen y vigilen!

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *