Home / Contigo en casa / Salud, alimentos y trabajo son exigencias ineludibles en crisis por el coronavirus: CEM

Salud, alimentos y trabajo son exigencias ineludibles en crisis por el coronavirus: CEM

El viernes 24 de abril, la Conferencia del Episcopado Mexicano emitió un mensaje en el que llamó a todos los órdenes de gobierno a detener las grandes obras y destinar los recursos a subsanar las necesidades básicas ante la emergencia  por el COVID-19.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

En el comunicado los Obispos señalan que al igual que millones de personas en todo el mundo, se han quedado en casa, “orando, celebrando la fe, al pendiente de nuestro pueblo, y acompañando a nuestra gente, buscando soluciones y organizando la caridad”.

Asimismo recordaron que por estos días debía celebrarse su 109ª Asamblea Plenaria, la cual fue suspendida por la situación presente.

Los prelados señalaron que “estamos experimentando la fragilidad de las instituciones y en particular del sistema sanitario y financiero”.

Añadieron que ante la urgencia sanitaria, los obispos de México sienten la obligación moral de levantar la voz en nombre de los que sufren los estragos de esta pandemia”.

“La atención sanitaria y la alimentación son prioridad en estos momentos. Invitamos a quienes tienen el poder de decidir sobre los grandes proyectos y obras nacionales a considerar la oportunidad de destinar esos recursos, para mitigar las carencias de alimentos en muchos hogares de nuestra nación mexicana”.

Obispos de México

“Nos parece que el gobierno federal, estatal y municipal, junto con los empresarios mexicanos, tienen la oportunidad de liderar, con todos los recursos humanos y materiales, esta nación tan plural que ahora requiere y exige unidad”.

La invitación a renovarnos

Los Obispos reconocieron que “Dios nos llama a recrear un mundo nuevo en todo sentido. Estamos llamados a edificar nuestras vidas y la sociedad en el amor (1 Pedro 2,5), en la responsabilidad y la solidaridad. El mayor desafío es rehacer el tejido social resaltando los valores humanos dando primacía a la vida.

“Este tiempo es una gran oportunidad para anunciar y vivir el Evangelio.

“El Señor de la Vida nos pide honrar la dignidad de toda persona, preocuparnos por la suerte de los demás. En nuestro corazón están especialmente los ancianos, los enfermos, los niños, los indígenas, los migrantes, los que no tienen hogar, los encarcelados, los abandonados, los desempleados y los privados de nacer”.

En unión con nuestra amorosa Madre

“Es tiempo de orar unidos, de cuidarnos con amor y de solidarizarnos con todos, para salir adelante juntos”, aseveraron los Obispos.

“Invitamos a todos a mirarnos como la gran familia humana que somos.

“Le pedimos a Santa María de Guadalupe nuestra Madre que interceda ante su Hijo Resucitado por el eterno descanso de los que han muerto, consuele a los que los lloran, dé paz a los moribundos, sea caricia maternal que conforta a los enfermos, sea compañía y fortaleza de los profesionales de la salud, dé sabiduría a nuestros gobernantes, y para todos nosotros sea presencia y ternura en cuyos brazos maternos todos encontremos seguridad y valentía para llegar a todos con esperanza y amor”, concluyeron.

En cuatro frases:

  1. “Reconocemos, valoramos y agradecemos la labor realizada por el personal sanitario, así como la de los encargados de reponer los productos en los mercados, de los limpiadores, de los transportistas, de las fuerzas de seguridad, pero también de los hermanos sacerdotes, hermanas religiosas y laicos que en medio de la pandemia han continuado con las obras de solidaridad a los más necesitados; de personas que buscan con creatividad y coraje que las fuentes de empleo no se cierren; de los que en esta situación se esfuerzan por ser consuelo y fortaleza para los que sufren”.
  2. “Exhortamos y pedimos al gobierno federal, los gobiernos estatales y municipales, a olvidarnos de intereses personales partidistas, ideológicos, políticos y religiosos para unirnos en la preservación de la vida de todo ser humano que se encuentre en el territorio de México”.
  3. “Invitamos a quienes tienen el poder de decidir sobre los grandes proyectos y obras nacionales a considerar la oportunidad de destinar esos recursos, para mitigar las carencias en muchos hogares de nuestra nación”.
  4. “Ante la tentación del egoísmo, de la fragmentación y de la autosuficiencia, todos estamos llamados a trabajar por la unidad, superando las diferencias que nos lastiman y entristecen”.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

COVID-19 y el desarrollo de los niños

Monserrat M. Cuevas La pandemia del COVID19 ha orillado a los padres de familia a …