Home / Cultura y Formación / Atemanica: Orgullo de la sierra de Tequila

Atemanica: Orgullo de la sierra de Tequila

Gustavo Alejandro Rodríguez Fregoso

Segundo de Teología

Atemanica es una de las 34 rancherías que atiende la Parroquia del Sagrado Corazón, ubicada en El Salvador, Jalisco, en las inmediaciones de la Sierra de Tequila, a dos y media horas de la Ciudad de Guadalajara.

Con una población que alcanza a exceder las 300 personas (el 55% menor de edad), fue la antigua cabecera municipal de lo que ahora conocemos como El Arenal, Amatitán y Tequila. Llegó a ser tan importante, que la antigua Parroquia de San Miguel de Atemanica, atendía espiritualmente a la comunidad de El Teúl (Zacatecas).

El primer asentamiento de españoles que llegó al pueblo de Atemanica fue, aproximadamente, en el año 1529, meses antes de la fundación de Tequila (enero de 1530), encabezando esta travesía el Fraile Juan Calero (fundador y evangelizador incansable de la mayoría de los pueblos que hoy se encuentran en la Región Valles).

Atemanica, en el recorrer de los siglos, floreció, asentando una de las más importantes regiones por su ubicación geográfica, teniendo a la par la distribución y el manejo del gobierno para el Real de Minas de San Pedro (San Pedro Analco, es una zona ubicada en la Sierra de Tequila, donde también se encuentra una parroquia perteneciente a la Arquidiócesis de Guadalajara), pero todo se fue desvaneciendo en los últimos siglos: no hubo producción agrícola, las fuentes de ingreso empezaron a escasear, y el pueblo se fue al abandono; la gente emigró, y muchas personas se asentaron en El Salvador.

En la actualidad, Atemanica se ha quedado en una pasividad tremenda que obliga a las personas a salir de su pueblo; a buscar fuentes de trabajo para tener una vida digna, desaprovechando las grandes riquezas que el mismo pueblo ofrece.

Recientemente surgió la idea de crear un Museo con el fin de brindar una fuente de ingresos, conservando las obras de arte religioso, que son una joya, al igual que algunas piezas regionales (datan del siglo XVI) que evocan los inicios del tequila; además, degustaciones de la comida tradicional de Atemanica y paseos a su laguna completarían el marco para un “redescubrimiento” del lugar.

La idea de la creación del Museo de Atemanica se consolida y en días recientes los obispos Juan Gutiérrez Valencia (30 de mayo) y Engelberto Polino Sánchez (21 de agosto) han conocido sus detalles, incluso, el obispo auxiliar de Guadalajara trabaja en conjunto con la Fundación Beckmann, que para este caso encabeza Patricia Contreras; la pintora y restauradora Carmen Gómez Villegas, el Presidente Municipal de Tequila, José Alfonso Magallanes Rubio y los delegados municipales de esta zona serrana.

Aún falta trecho por andar per se pretende concretar un proyecto de calidad en las inmediaciones de la Sierra, generar un cambio, para que nuestro pueblo en Cristo tenga vida (cf. VI Plan Diocesano de Pastoral Guadalajara, no. 80), resanando una deuda que se le debe por el contexto histórico a ésta región, resaltó el señor Obispo Engelberto Polino.

About David Hernandez

Check Also

Voz Verde: Un Adviento color verde

Karime Ramos Godoy Comienza a época del año en la que nuestra esperanza está más …