Home / Cultura y Formación / Audiencias: La comunicación nos hace personas

Audiencias: La comunicación nos hace personas

Alberto Velasco Vera

La comunicación es un parte inherente y hasta exclusiva del ser humano, pues es la forma con la que podemos interactuar con las demás personas. Los medios electrónicos “nacieron” con el fin de unir a las familias, tratar de motivar la sana convivencia en una hora especifica del día en la cual todos se sentaban en rededor del medio, ya sea la radio o la televisión.

Sin embargo, poco a poco, fue el centro de atención de cada uno de los que habitaban el hogar, al emerger con una programación más variada, con contenidos para cada integrante de la familia,  segmentando y disgregando así, a  la familia. Se aúna el fin comercial de que en cada casa una televisión no era suficiente, empezó a tener acceso a los diversos lugares del hogar, habitaciones, salas y comedor, contribuyendo así a individualizar la atención de la gente.

Este suceso trajo como consecuencia el aislamiento entre las familias, la desintegración y la transformación de la sana convivencia, pues al llegar la televisión a las habitaciones, el interés fue cada vez más individualizado, cada quien en su “justo derecho”, deseaba ver su programa favorito y muchas veces a la misma hora que el de los demás.

El avance de la tecnología, ha contribuido a facilitar el acceso mediático a las personas; la radio se montó en el automóvil y posteriormente surgieron los audífonos para gustar de la programación radiofónica en particular, mediante radios móviles que  permitieran hacer otras actividades “en compañía de la radio”.

Otro ejemplo del avance tecnológico fue el teléfono, como vía de intercomunicación, para acortar distancias y “no alargar conversaciones”, como se decía cuando alguien duraba horas en una llamada telefónica.

Con la llegada de los teléfonos inteligentes, también conocidos como Smartphone, se puede acceder a datos escritos, audios, videos e imágenes, tanto de emisión como de recepción; lo que acrecienta un individualismo y por consecuencia un aislamiento. La vida ya no se ve ni se disfruta como antaño; hoy la vida está en un dispositivo móvil.

Reflexionemos: ¿Cuántas veces dejamos de disfrutar los buenos y mejores momentos con los seres queridos?,  ¿Cuántas veces se ha perdido la oportunidad de tener una buena platica con un buen amigo?, ¿Cuántas veces ese aislamiento te aleja de la interacción con las demás personas.

El ser humano no puede estar aislado, debe interactuar con los de su entorno, dialogar, platicar, discutir, expresar sentimientos y emociones, que le permitan mostrarse como un ser que comunica pensamientos e ideas; las personas debemos retomar más la interrelación con quienes están a nuestro lado, saberlos escuchar y oír en presencia. La comunicación es esencial para todos, nos hace grupo, nos hace familia, y nos hace personas.

alveve@hotmail.com

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Preparando mi liturgia: Tuvieron el valor de vivir extraordinariamente

TODOS LOS SANTOS Pbro. J. Jesús Suárez Arellano IDEAS PARA EL CELEBRANTE Con motivo de …