Home / Cultura y Formación / Convivencia con bienhechores del Seminario Diocesano

Convivencia con bienhechores del Seminario Diocesano

Pablo Arturo Muñoz Valenzuela (4° de Teología)

El Seminario de Guadalajara es una institución que está lejos de ser autosuficiente. Tanto los seminaristas como los formadores saben bien que el caminar del Semillero de vocaciones sólo es posible gracias al apoyo espiritual y material de miles de personas que, con corazón desprendido y generoso, dan lo mejor que tienen. Un ejemplo de ello son los bienhechores mensuales a quienes cada año tenemos el gozo de recibir en la casa del Seminario Menor para compartir con ellos un momento de convivencia en agradecimiento por el bien que nos hacen y que en esta ocasión se llevó a cabo el pasado domingo 9 de febrero.

Nuestros festejados…

¿Quiénes son los bienhechores mensuales y cómo se puede llegar a ser uno de ellos? Año tras año, los seminaristas acuden a las parroquias de nuestra arquidiócesis para promover el Día del Seminario durante las misas de algún domingo próximo al 19 de marzo. Además de pedir a la comunidad perseverar en la oración por las vocaciones y en la promoción de las mismas, el seminarista solicita ayuda económica por dos medios: una colecta que se realiza ese mismo día y la invitación a apoyar mensualmente al Seminario dando una cantidad fija de dinero.

Quienes aceptan está última invitación reciben la visita mensual de un colector, quien además de recoger la aportación económica, lleva al bienhechor la edición bimestral de Apóstol, revista elaborada por los seminaristas. Además, en las semanas previas a la conmemoración de los Fieles Difuntos (2 de noviembre) el colector suele llevar a los bienhechores tarjetas de cartulina en las cuales anotan los nombres de sus seres queridos difuntos para que los seminaristas hagan oración por su descanso eterno. Es también por este medio, que nuestros bienhechores mensuales reciben una invitación para tomar parte en la convivencia de agradecimiento que se lleva a cabo cada año en el contexto de la campaña del Día del Seminario.

…y el festejo

Nuestros invitados comenzaron a llegar desde las 10 de la mañana a la casa del Seminario Menor y ocuparon sus lugares en la explanada central. Ahí mismo, alrededor de las 11.00, dio inicio la Sagrada Eucaristía, presidida por Monseñor Héctor López Alvarado, obispo auxiliar de nuestra arquidiócesis. En su homilía, haciendo referencia al pasaje del Evangelio de ese día (Mt 5, 13-16), el obispo dijo que “Dios nos invita a ser sal y luz del mundo mediante acciones muy concretas; ustedes, nuestros bienhechores, son sal y luz para nuestra vocación mediante acciones muy concretas que hacen a favor nuestro”.

Al terminar la misa, los seminaristas sirvieron la comida a los bienhechores, al tiempo que grupos de mariachi, del Seminario Mayor y Menor, amenizaban el momento. Al terminar la comida, la Banda San José del Seminario Mayor, puso a bailar a más de alguno de los comensales. Todo el evento terminó poco después de las 3 de la tarde.

Los bienhechores se retiraron contentos de haber podido disfrutar algunos momentos de agradable convivencia en compañía de los seminaristas. Éstos últimos, por su parte, al entrar en contacto directo con algunas de las personas que sostienen su andar en el Seminario, pudieron comprobar una vez más la sencillez y generosidad del pueblo de Dios que camina en la Arquidiócesis Guadalajara. Esperamos poder corresponder a tanta benignidad y llegar a ser los pastores que estos fieles esperan que seamos.

Acerca de David Hernandez

Revisa También

¿Me considero un ser amado, capaz de amar y de transformarse en amor?

Desarrollo Espiritual, Fiesta de la SANTÍSIMA TRINIDAD, Ciclo A, 07 de Junio de 2020. DIOS …