Home / Cultura y Formación / Desarrollo Espiritual: Elegidos, salvados y enviados
(CNS illustration/Lucas Turnbloom, The Southern Cross) (April 4, 2006)

Desarrollo Espiritual: Elegidos, salvados y enviados

Desarrollo Espiritual,

XI DOMINGO, Ciclo A, 14 de Junio de 2020.

Elegidos, salvados y enviados a trabajar gratuitamente por el bien común

(¿Me siento animado para animar a otros?)

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE DOMINGO?

Éxodo 19, 2-6a: En el contexto de la alianza entre Dios e Israel, el Señor le pide a Moisés que le recuerde al pueblo cómo los ha protegido, liberado y elevado entre todos los pueblos… Y si escuchan su voz serán para Él un reino de sacerdotes y una nación consagrada…

Salmo 99: Alabemos a Dios y sirvámoslo con alegría ya que Él nos hizo y somos su pueblo y su rebaño, Él es bueno, misericordioso y fiel…

Romanos 5, 6-11: San Pablo insiste en uno de sus temas favoritos: la gratuidad de la fe… Por puro amor y aunque éramos pecadores, Cristo entregó su vida por nosotros, nos justificó y nos libró del castigo final y nos dará la salvación al participar de su vida…

Mateo 9, 36-10, 8: Después de constatar las necesidades de las multitudes, Jesús convocó a un puñado de hombres para constituirlos portavoces y constructores del Reino que Él anuncia, les dio instrucciones para la misión y poder para expulsar a los espíritus inmundos, para curar las enfermedades y dolencias y para resucitar muertos…

REFLEXIONEMOS JUNTOS:

El plan de Dios siempre ha sido que los seres humanos vivamos bien, que estemos libres de toda atadura externa e interna, que nos sintamos seguros y a salvo y que, en consecuencia, ayudemos a nuestros hermanos a alcanzar la plenitud para la que fueron creados y redimidos… Ese es el plan de Dios y, ¿cuál es el tuyo?

Por eso en las lecturas de hoy escuchamos cómo Dios, amorosamente, escogió al pueblo de Israel y lo elevó sobre todos los otros pueblos, no sólo por la gracia de su elección, sino porque lo enseñó a comportarse mejor que todos sus vecinos obedeciendo sus mandamientos…

Después de muchos tropiezos, vino Jesús a enseñarnos, a través de sus palabras y sus acciones, una manera de vivir más plena (no sólo a sobrevivir extenuados, desesperanzados y abandonados sin saber a dónde ir o a quién acudir) y, para continuar su obra de sanación y liberación en el mundo, escogió a su grupo de apóstoles y los envió a proclamar e instaurar el Reinado de Dios hasta los confines de la tierra, dándoles un poder que ellos habrían de ejercer gratuitamente… Los apóstoles continúan profundizando esta reflexión y esta manera de actuar y así lo enseñan a toda la iglesia, así se nos narra el día de hoy que lo hace San Pablo…

Dios salva a unos para que éstos salven al resto (recordemos que la salvación, según Juan 17, 3, consiste en “conocer” al único Dios verdadero y a su enviado Jesucristo); es como una onda expansiva… A lo largo de la historia de la Iglesia, así lo han ido entendiendo y haciendo los pastores, los teólogos, los laicos comprometidos; por eso muchos han ido ayudando, sirviendo y liberando por todos los rincones del planeta con sus apostolados, ¡porque no se trata de aumentar el número de los cristianos, sino el número de los servicios que prestamos!

¿Cómo reconozco que Dios me ha elegido y salvado, me ha llamado a cumplir sus enseñanzas y me ha enviado a expulsar el mal y construir el bien a mi alrededor? ¿Para qué sirve el que yo sea consciente de que tengo la misión de evangelizar? ¿Soy consciente de que si acaparo los dones que he recibido para mi beneficio personal los vuelvo infecundos?

El mensaje de hoy nos invita a la reflexión, nos alimenta y nos reorienta, así recuperaremos fuerzas y volveremos a nuestra vida cotidiana a anunciar con nuestro estilo de vida que ya se acerca el Reino de Dios… Porque hoy Jesús renueva el llamado y el envío de “los doce”; llamado y envío y que hace a cada uno nosotros para el bien de nuestros hermanos… ¿Cómo me siento llamado y a qué me siento enviado? ¿Comprendo que Jesús no sólo me envía a hacer prosélitos o a enseñar doctrinas sino más bien a servir a todos los necesitados y a santificar el mundo? ¿A qué me compromete el saber que lo importante no es  la cantidad de conocimientos doctrinales sino mi espíritu de servicio?

Como Jesús en el Evangelio que se compadeció de las multitudes cansadas y desamparadas, extiende tu mirada a tu alrededor y observa a las personas que te rodean o que ves en los noticieros… ¡Tantas personas necesitan salvación! ¡Y no se trata de que convirtamos a todas esas personas en cristianas, sino de que las sirvamos cristianamente! ¡Si pudiésemos pasar del egoísmo y el interés a la compasión y la gratuidad el mundo sería como Dios quiso! ¿Qué cansancios captas en sus miradas y movimientos? ¿Qué señales descubres en sus temas de conversación de que “andan como ovejas sin pastor”? Y, finalmente, pregúntate: ¿Me siento animado por el amor de Dios y mi comportamiento cristiano como para animar a mis prójimos haciendo presente el Reino de  los Cielos?

PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS, TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA LA SEMANA:

1.     Te proponemos que leas la parte del Evangelio donde se enlistan los nombres de los apóstoles…

“Estos son los nombres de los apóstoles…” Coloca tu nombre completo entre los nombres y apodos de ellos… Sin importar tu pasado, Dios te ha elegido también para la misma misión…

A lo largo de esta semana responde: ¿en qué situaciones y momentos me doy cuenta que soy enviado también como los antiguos apóstoles?

¿Cuál es la misión concreta a la que Dios me envía hoy en mi casa, en mi trabajo, en mi cuadra, en mi colonia, en mi comunidad parroquial, en mi sociedad?

2.     Esta semana, en tu oración,

–       Agradece al Señor todos los dones que te ha concedido a lo largo de toda tu vida: Él te ha cuidado y protegido, te concedió una familia y formación cristiana…

–       Pídele su fuerza y orientación para ser signo e instrumento de salvación para todos los que se encuentran contigo…

–       Pídele también que siempre recuerdes que estás llamado a trabajar por el bienestar integral de los demás… y

–       Comprométete con Él a trabajar por el surgimiento de una humanidad nueva…

(Si esta ficha te ayuda, compártela)

Esta ficha, así como las de los domingos anteriores, la puedes encontrar en arquimediosgdl.org.mx, pestaña de “formación” y “desarrollo espiritual”.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

¿En qué frutos se nota que soy de los que aceptan y comparten el mensaje de Jesús? Celebración de la Palabra en Familia

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …