Home / Contigo en casa / Alianza/bautismo → tentación → misión

Alianza/bautismo → tentación → misión

I DOMINGO

¿El camino cuaresmal mejora el camino de mi vida?

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE PRIMER DOMINGO DE CUARESMA?

Génesis 9, 8-15: Después del diluvio, Dios hace una alianza con Noé sus hijos, los animales que salieron del arca y todos sus descendientes… (Aparece 5 veces la palabra “alianza”)… El Señor se compromete a cuidar la vida…

Salmo 24: Dios tiene amor y ternura hacia los humildes y pecadores, con esa confianza le pedimos que nos instruya en sus caminos y nos enseñe a ser leales…

1 Pedro 3, 18-22: Cristo, el Justo, murió por nosotros, pecadores, para conducirnos a Dios… El diluvio, en el que se salvaron ocho personas pasando por las aguas, es figura del bautismo que nos salva, no porque nos purifique sino porque nos compromete con Dios a vivir con una conciencia limpia…

Marcos 1, 12-15: Jesús se deja conducir por el Espíritu al desierto para meditar y superar algunas tentaciones… Luego, comienza a predicar: “Se ha cumplido el plazo y el reino de Dios está cerca conviértanse y crean en la Buena Nueva de Salvación”.

REFLEXIONEMOS:

[El I domingo de cuaresma, cada año, un evangelista sinóptico nos narra que Jesús venció las tentaciones de Satanás.  La brevísima y riquísima narración de Marcos es muy peculiar.  Nos describe esos días de retiro en el desierto como un resumen de todo el ministerio de Jesús.

Jesús lucha permanentemente contra el mal.  Marcos, a diferencia de Mateo y Lucas, no pretende ponernos en guardia contra los diferentes tipos de tentaciones en particular.  A lo largo de su evangelio, aparecerán instituciones y personas concretas que intentarán apartar a Jesús de su misión salvadora.  Su lucha contra el mal, personificado por Satanás y las fieras, duró toda su vida apoyado por el Espíritu y los ángeles.]

En su “cuaresma” Jesús es llevado por el Espíritu al desierto para (re)pensar cuál será la mejor manera de cumplir su misión en la vida… revisa su alianza con su Padre… (El desierto para el pueblo de Israel es el lugar de la lucha contra el mal y del encuentro con Dios)

El evangelio de hoy nos invita a hacer un proyecto personal para nuestra cuaresma y nuestra vida… Éste puede ser un tiempo para replantearnos cómo estamos viviendo y qué estamos haciendo en general y para revisar, concretamente, cómo estoy cumpliendo la misión que Dios me ha encomendado y el compromiso que tengo con Él por mi bautismo… ¿Cuál es mi objetivo para esta cuaresma? (No se trata sólo de hacer un simple “propósito cuaresmal”, sino de revisar lo que nos (a)lía con Dios…) ¿Cómo estoy actualizando mi alianza con Dios de acuerdo a mi estado de vida? ¿Cuáles son las tentaciones que se me presentan en esta etapa y situación de vida? ¿Contra qué instituciones y personas debo luchar?

Según la Palabra de hoy, nuestro proyecto de vida debe arrancar desde nuestra identidad de bautizados… debe pasar por temporadas de desierto (podríamos decir que de ejercicios espirituales), de pruebas y de tentaciones superadas… para predicar y dar testimonio y, así, llegar hasta nuestra muerte y resurrección.  El proyecto de vida en Jesús lleva un proceso que culmina en frutos de salvación… Podemos percibir la cuaresma, pues, no sólo como una época de folclor religioso sino como una oportunidad de clarificar y reajustar nuestro proyecto de desarrollo espiritual en la vida…

Así, la cuaresma será un paso dentro de un camino de crecimiento y compromiso en el que Dios nos va instruyendo…

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA:

1.     Haz una lista de todas las actividades y/o tradiciones de la cuaresma que prácticas. Por ejemplo, comer mariscos y capirotada, ir de vacaciones, privarse de algún gusto especial, confesarse, ir a ejercicios espirituales, etc.…

–       Analiza que acciones te ayudan a vencer las tentaciones de llevar una vida poco comprometida con Dios y con tu prójimo…

–       Analiza qué acciones te ayudan a vivir la cuaresma con amor y ternura y con fruto espiritual en orden a tu misión en la vida…

2.     Haz una lista de las tentaciones que se te presentan actualmente: de no crecer más, de no comprometerte, de desentenderte de tus responsabilidades, de ya no luchar por ser más leal, de no asumir tu compromiso de bautizado, de actuar sólo instintivamente…

3.     Conversa todos los días con Dios sobre tu alianza con Él… sobre los motivadores planes de resurrección que Él tiene para ti… sobre la hermosa misión que Él te renueva siempre porque confía en ti… y pídele fuerzas para tu lucha de todos los días…

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio

Del santo Evangelio según san Marcos 16, 9-15 Todos los evangelistas hacen notar la obstinada …