Home / Contigo en casa / ¿Cómo hacer que mi familia se vaya volviendo cada vez más sagrada?

¿Cómo hacer que mi familia se vaya volviendo cada vez más sagrada?

La Sagrada Familia

(Normalmente, esta fiesta se celebra el domingo que cae entre el 25 de diciembre y el 1º de enero.  Y, cuando no hay domingo entre estas dos fechas, se celebra el 30 de diciembre, con sólo una lectura, salmo y Evangelio.)

La vida en familia

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE DÍA DE LA SAGRADA FAMILIA?

Génesis 15, 1-4; 21, 1-3: Dios, que siempre cumple su palabra, bendice a Abraham, aún en su avanzada edad, con una descendencia numerosa como las estrellas del cielo…

Salmo 104: Ni aunque transcurran mil generaciones, se olvida el Señor de sus promesas, por eso debemos darle gracias, alabarlo y anunciar sus maravillas…

Hebreos 11, 8. 11-12. 17-19: La fe y la familia van unidas… Abrahán, con su esposa Sara y su hijo Isaac, son para nosotros un modelo de fe/confianza en Dios y en sus promesas que supera las pruebas…

Lucas 2, 22-40: María y José llevan al Niño al templo para cumplir con las prescripciones religiosas… Un par de ancianos, con la sabiduría que viene de Dios, explican y anuncian la Luz liberadora que ilumina a las naciones… El Niño iba creciendo, fortaleciéndose, llenándose de sabiduría y gracia… Niños, jóvenes y adultos mayores, padres e hijos, todos tenemos su tarea en los planes de Dios…

REFLEXIONEMOS:

[Jesús creció en la familia patriarcal de José, en la que María había sido recibida.  Perteneció a un clan.  Esto se nota cuando el preadolescente Jesús se perdió y fue hallado entre los doctores del templo o cuando, ya en sus vida pública, sus familiares fueron a buscarlo porque pensaban que estaba loco…

Nosotros, en el occidente actual, estamos más acostumbrados al modelo de familia nuclear.  Ha habido diferentes modelos de familia en diferentes tiempos y culturas, cada uno con sus características, bondades y limitaciones propias.

Lo que es cierto es que la familia constituye un campo privilegiado de entrenamiento para los individuos.  Por eso, no importa tanto el modelo familiar sino los valores humanos y las actitudes cristianas que se cultiven y compartan en cada familia.  Por ejemplo, la familia de Nazaret, en la que creció Jesús, parece haber desarrollado la entrega servicial a los necesitados, el tierno cuidado por el otro y la vida espiritual basada en la reflexión de la palabra de buen Dios Padre.  ¿En qué tipo de familia crecí? ¿Qué valores se promueven en mi familia?  ¿Qué actitudes enraizadas en las Escrituras se entrenan en mi familia?

El pasaje evangélico de hoy, que fue escrito cerca de 70 años después de la muerte y resurrección de Cristo, nos quiere enseñar, entre otras cosas, que la persona de Jesús, su vida y su mensaje surgen del más genuino judaísmo.]

Dios tiene un proyecto para las familias.  A lo largo de la Biblia podemos encontrar normas, consejos y recomendaciones para ayudar a los miembros de la familia en sus diversas funciones y obligaciones de padres, esposos e hijos…

Si bien es verdad que nuestro contexto es muy diverso a los de los tiempos bíblicos, los valores siguen siendo los mismos…

Por eso, proponemos reflexionar sobre dos temas candentes de hoy que pueden ser iluminados perfectamente por las Sagradas Escrituras:

•      El respeto y la ayuda de los hijos hacia los padres (ancianos).  ¿Qué papel les corresponde a los ancianos en nuestras familias? Simeón y Ana son los sabios, ellos iluminaron, dieron sentido a los acontecimientos, previeron el futuro, aconsejaron…

•      El sentido de la autoridad.  ¿Quién lleva las riendas de la familia, los chicos o los papás? ¿Hay crisis de autoridad en nuestras familias? Alguien debe “contener” a los hijos mientras no tienen la madurez suficiente.  ¿Qué signos deben percibirse en una persona que nos indiquen que ya puede emanciparse de la autoridad de sus mayores y ejercer su propia autoridad?

(Sugerimos que en estos días observes a tu familia más atentamente, ya que las festividades propias de este tiempo “sacan” a relucir actitudes escondidas durante el resto del año… ¿Qué descubro?)

TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS DURANTE LA SEMANA:

1.     PARA LOS PAPÁS: Reflexiona y escribe, ¿cuándo te toca ser papá y cuando te toca ser maestro/formador?

Promueve que tus hijos se ejerciten en la autonomía en ciertas actividades, conforme a su edad.

Promueve el que todos los miembros de tu familia den y reciban afecto.

¿Qué puedes hacer para manejar más sanamente tu autoridad? Debe haber autoridad y límites… Pero, ¿cómo usarlos constructivamente?

Promueve diálogos que lleven a aceptar las diferencias entre los miembros de la familia para integrar a cada uno con su riqueza…

¿Cómo puedo ayudar a mis hijos a honrar y respetar a sus mayores? ¿Creo que cuando yo sea grande me van a mandar a un asilo para ancianos o mis hijos me cuidarán paciente y reverentemente? ¿Qué actitudes y aptitudes debo cambiar?

2.     PARA LOS HIJOS: Organiza tiempos para que tu familia conviva divirtiéndose con algunos “juegos de mesa” u otros “juegos antiguos”.

Coordina que se elabore un collage con símbolos de cada miembro familiar (elaborado por ellos mismos) donde se expresen las relaciones existentes.  Luego, platiquen sobre ello y definan qué tipo de familia quieren llegar a ser…

¿Qué tanta capacidad tengo para ir formando mi propio yo? ¿Cómo me estoy formando para mi vida adulta? ¿He experimentado cuál es el precio de ser adulto? ¿Lo voy experimentando de forma integral? ¿En qué parte de mi proceso voy?

3.     Platican con Jesús, José y María, sobre lo que pasa en tu hogar cada día…

Pide sacralidad para tu vida familiar:

•      verdadero amor cristiano entre familiares para ser capaces de vencer la violencia, la cerrazón y la división,

•      habilidad para consolar y curar a quienes han sido heridos,

•      capacidad de promover el respeto y la comunión entre todos,

•      ser escuela de oración y evangelio para llegar a ser una iglesia doméstica que viva el proyecto de felicidad y santidad que Dios diseñó para cada uno.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Jesús distribuyó el pan a los que estaban sentados, hasta que se saciaron

Del santo Evangelio según san Juan 6, 1-15 Jesús multiplicó cinco panes y dos pescados, …