Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: DOMUND – Jornada Mundial de las Misiones

Preparando mi liturgia: DOMUND – Jornada Mundial de las Misiones

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Todo el mes de octubre, no sólo su tercer domingo, está dedicado a las misiones…  Se supone que este mes debería estimular la conversión misionera a nivel personal y comunitario; debía también ayudarnos a tomar consciencia de que, como Iglesia, somos misioneros para seguir cumpliendo la misión de Cristo en el mundo… El Señor, desde su corazón misericordioso, al ver las crisis de la humanidad y el dolor en el mundo, sigue preguntando: “¿A quién enviaré?”  Si vivimos una relación personal de amor con Jesús vivo en su Iglesia podremos responderle: “Aquí estoy, mándame a mí” (Isaías 6, 8).

Sólo quien ama al Señor puede comprender lo que nos está diciendo en estos tiempos de prueba y los desafíos que nos plantea… Él espera nuestra renovación y respuesta generosa…

Ciertamente, podemos, al menos, participar en la misión de la Iglesia con nuestra oración, reflexión y ayuda material…

Que María, Estrella de la evangelización y “discípula misionera” de su Hijo Jesús, continúe intercediendo por nosotros y sosteniéndonos en nuestra misión. (Adaptado de: Papa Francisco, Mensaje para el DOMUND 2020).

SALUDO

Dios siempre nos bendice dándonos a conocer sus caminos y su obra salvadora.

Jesús, el primer misionero del Padre, esté con todos ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

Como todos los años, hoy se nos invita a reflexionar en las misiones de la Iglesia y en nuestra misión personal.  En silencio, reconozcamos nuestros pecados de acto y omisión en el descubrimiento y cumplimiento de la misión que Dios nos encomienda en la vida.  (Pausa)

•      Señor, perdónanos por no valorar las tareas para el presente y el futuro de nuestra Iglesia.  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo, perdónanos por no cooperar con sincero interés por vivir y anunciar tu evangelio.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor, por las veces en que nuestra opaca manera de vivir no ilumina a nuestros hermanos.  R/ Señor, ten piedad.

Padre de amor, perdona nuestra tibieza al anunciar tu Palabra con nuestros actos y nuestra voz y haz que la luz que tu Hijo Jesucristo vino a traernos pueda llegar, con nuestra colaboración, a iluminar a la humanidad entera.  Por Jesucristo, nuestro Señor.  Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

Isaías 56, 1. 6-7: La oferta de salvación y de justicia no es sólo para los israelitas, ha de llegar por igual a todos los pueblos.  Por eso se nos dice: Velen… practiquen… adhiéranse… sirvan… amen… den culto… guarden… manténganse fieles… Los llenaré de alegría…

Salmo 66: Bendícenos Señor… que conozcamos tu bondad y tu salvación… La tierra ha producido sus frutos…

1 Timoteo 2, 1-8: Debemos orar, unidos, por todos, para que se cumpla la voluntad de Dios de que se salven y conozcan la verdad.  Para eso nos rescató Jesús y, por eso también, debemos ser apóstoles para enseñar la fe y la verdad…

Mateo 28, 16-20: En la conclusión del Evangelio de Mateo se nos narra la aparición de Jesús resucitado a sus discípulos en Galilea y la misión universal que les confiere…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos a Dios Padre, por medio de Jesucristo, su Hijo, que se entregó por la salvación de todos: “Aquí estoy Señor, envíame”.

1. Para que los pastores y los fieles seamos para el mundo anuncio claro y sacramento eficaz de la salvación que Dios prepara a todos los pueblos.  Roguemos al Señor. R / “Aquí estoy Señor, envíame”.

2. Para que los hombres de todos los pueblos, religiones y culturas, en su esfuerzo por encontrar a Dios, descubran con gozo que el Señor no está lejos de cada uno de ellos.  Roguemos al Señor. R / “Aquí estoy Señor, envíame”.

3. Para que los pueblos que sufren por la pobreza, el hambre o las guerras obtengan un mayor desarrollo y gocen de la paz, y así puedan recibir con mayor facilidad el anuncio del Evangelio.  Roguemos al Señor. R / “Aquí estoy Señor, envíame”.

4. Para que los fieles de nuestra comunidad seamos “luz del mundo y sal de la tierra”, y así la gente que nos rodea – al ver nuestras buenas obras – dé gloria también al Padre del cielo.  Roguemos al Señor. R / “Aquí estoy Señor, envíame”.

Señor Dios, que amas a todos los hombres y quieres que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, escucha nuestra oración y haz que el Evangelio de tu Hijo sea proclamado por todos los cristianos y recibido, con gozo, por todos los hombres de buena voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.  Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Sintonizando nuestros corazones y nuestras voces, como discípulos misioneros, dirijámonos al Padre para pedirle que extendamos su Reino en nuestro mundo con el cumplimiento de su voluntad: Padre nuestro…

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Este es el Señor Jesús, el don del Padre para la salvación del mundo entero, dichosos nosotros por poder participar en esta mesa eucarística que nos alimenta para la misión que Dios nos tiene encomendada.  R/ Señor, yo no soy digno…

DESPEDIDA / BENDICIÓN

Hermanos:

Hoy recordamos que somos miembros de una Iglesia “misionera” y, consecuentemente, que hemos de dar testimonio de Cristo en todas partes… ¡Que con nuestro empeño apostólico la fuerza del Evangelio pueda transformar a fondo nuestro entorno y el mundo entero!

Continuemos orando por los que aún no conocen a Dios y su proyecto salvador, también pidamos y apoyemos a los misioneros que, en nuestro nombre, predican en las periferias del mundo… Y esforcémonos por cumplir nuestras misiones concretas aquí y ahora.

Que la fuerza y la bendición de Dios los acompañe, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.  Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra. DOMUND ¿Cuál es mi misión en la vida?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *