Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: El amor es concreto

Preparando mi liturgia: El amor es concreto

XXX DOMINGO

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Todos pensamos que amamos a Dios… Pero, ¿es realmente tan obvio que lo amamos con todo nuestro corazón, alma y ser? Existe un test para medir nuestro amor a Dios: ¿Cuánta paciencia tienes con tu malhumorado o maníaco esposo o esposa? ¿Puedes perdonar al viejo amigo que te engañó en un importante negocio? ¿Puedes amar todavía al vecino que te llevó injustamente a los tribunales a causa de los límites de tu propiedad? ¿Socorres gustosamente a los pobres? ¿Luchas por los derechos de los inmigrantes?

Recordemos que nuestro prójimo es la manifestación visible del Dios invisible…

¿La gente que nos visita hoy quedará gratamente impresionada de nuestra comunidad y dirá lo mismo que se decía de la comunidad de Tesalónica? ¡Qué diferente sería nuestro mundo si pusiéramos en práctica un amor como el de los primeros cristianos!

El amor cristiano, con el que amamos a Dios, a los hermanos y a nosotros mismos, es un amor que tiene a Dios como su fuente y su fuerza.  Éste es el amor que Jesús nos enseña…

Oremos para que sepamos reconocer la presencia de Dios en nosotros mismos y en nuestro prójimo…

SALUDO (Ver la Segunda Lectura)

Queremos imitar al Señor, aceptamos su buena noticia y nos hemos convertido en sus servidores en la persona de nuestros prójimos.

Jesús, el Señor que nos enseña a amar de verdad, esté siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

En un momento de silencio, con sincera humildad, reconozcamos que es difícil amar a Dios en la gente.  Pidamos a Dios y a nuestros hermanos que nos perdonen nuestras faltas.  (Pausa)

•      El niño pobre de las periferias que pide atención y dinero en los semáforos eras Tú, Señor, pero nosotros no te acogimos.  R/. Señor, ten piedad.

•      El tímido extranjero que vive entre nosotros eres Tú, Señor, pero no hemos aprendido a amarte en él.  R/. Cristo, ten piedad.

•      La familia que dejó de pagar sus deudas eres Tú, Señor, pero es difícil amarte en ellos.  R/. Señor, ten piedad.

Con tu gran misericordia, perdónanos, Señor.  Continúa ayudándonos a amarte en nuestros hermanos, y llévanos a la vida eterna.  Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

Éxodo 22, 20-26: El Señor pide al pueblo que imite su amor y bondad siendo respetuosos, socorriendo y teniendo compasión con los extranjeros, las viudas y los huérfanos, los pobres y los endeudados… Además, aclara que Él escucha sus peticiones y quejas…

Salmo 17: Junto con el salmista podemos decirle al Señor que lo amamos, que es nuestra fortaleza y salvación, que nos escucha y nos libra de nuestros enemigos…

1 Tesalonicenses 1, 5-10: Por su fe, los cristianos de Tesalónica socorrieron a Pablo, acogieron la palabra de Dios y la hicieron resonar en otras comunidades, convirtiéndose en modelo para otros creyentes… La fe y el amor genuinos son contagiosos…

Mateo 22, 34-40: En medio de una multitud de mandamientos, Jesús enseña al fariseo que lo más importante es amar a Dios y a nuestros prójimos como a nosotros mismos…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Pidamos a nuestro Dios, siempre amable y misericordioso, que su amor a nosotros anime todo lo que hacemos, y que nuestro amor llegue a inspirar a otros.  Digámosle: R/. Señor, haznos instrumentos de tu amor.

1.     Para que la Iglesia no cese nunca de proclamar por medio de su enseñanza, su vida y su apostolado que el amor a Dios y al prójimo es el corazón del evangelio y que los hermanos son dones de Dios para nosotros.  Roguemos al Señor. R/. Señor, haznos instrumentos de tu amor.

2.     Para que la gente no se desanime ni se ahogue frente a los sistemas económicos basados en la ganancia, la eficiencia, la producción y la competición, sino que siga dando lugar preferencial a las relaciones humanas de amistad y respeto.  Roguemos al Señor. R/. Señor, haznos instrumentos de tu amor.

3.     Para que sepamos hacer un espacio para los inmigrantes y extranjeros, y para que aprendamos a compartir nuestros bienes y con los más humildes y pequeños, los pobres, los que viven en soledad y los que sufren.  Roguemos al Señor. R/. Señor, haznos instrumentos de tu amor.

4.     Para que los que no saben cómo perdonar, los que no han experimentado mucha felicidad en la vida o cuyos anhelos no se han cumplido, encuentren un poco de la bondad de Dios en nuestra atención y cuidado por ellos.  Roguemos al Señor. R/. Señor, haznos instrumentos de tu amor.

5.     Para que en nuestras comunidades cristianas nos animemos unos a otros, nos aceptemos con confianza y afecto, nos perdonemos de corazón y caminemos juntos con esperanza y amor.  Roguemos al Señor. R/. Señor, haznos instrumentos de tu amor.

Oh Dios Padre nuestro, siempre amable y bondadoso, ayúdanos a amarte a ti y a amarnos unos a otros con tu misma medida, es decir, sin medida.  Por Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Sabemos que el Padre nos ama, por eso, llenos de confianza, le dirigimos la oración que Jesús, su Hijo, nos enseñó.  R/. Padre nuestro

INVITACIÓN A LA COMUNIÓN

Éste es Jesucristo, el Señor, que nos enseñó que lo más importante en la vida es que amemos a Dios, a nuestros prójimos y a nosotros mismos.

Dichosos nosotros que somos invitados a nutrirnos de Él para poder cumplir el más importante de sus mandamientos.  R/. Señor, no soy digno…

DESPEDIDA / BENDICIÓN

Hermanos: Hoy hemos recordado y experimentado el amor de Dios hacia nosotros.

¡Que sepamos irradiar su calor vivo a los que nos rodean y más allá!

Para ello, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  Amén.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

El sabor de la esperanza

José Andrés Guzmán Soto “Soy un momento de la vida”, El Estoico El tiempo es …