Home / Contigo en casa / Preparando mi liturgia: Tuvieron el valor de vivir extraordinariamente

Preparando mi liturgia: Tuvieron el valor de vivir extraordinariamente

TODOS LOS SANTOS

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

IDEAS PARA EL CELEBRANTE

Con motivo de la celebración de Todos los Santos, preguntémonos: ¿Qué idea tenemos de los santos? ¿Son para nosotros como soñadores idealistas, fuera de todo contacto con el mundo y con la gente, pasivos y tristones como sus estatuas?

La liturgia de hoy nos cuenta una historia diferente.  Los Santos son gente ordinaria como nosotros, con la misma carne y sangre que nosotros.  Pero tuvieron la valentía de hacer las cosas ordinarias de la vida a la manera extraordinaria de Cristo, de quien toman su valor… Ellos nos animan con su serena amabilidad, su integridad, su entrega a Dios y a sus hermanos, trabajando con amor incansable por la justicia, la verdad y la paz…

Pidámosle al Señor, que está aquí con nosotros, la fuerza para seguirlo como ellos lo hicieron…

SALUDO (Rom 1,7)

Para todos ustedes, amados de Dios y llamados a ser santos, gracia y paz de Dios nuestro Padre y de Jesucristo el Señor.

Su amor y su paz estén siempre con ustedes.  R/ Y con tu espíritu.

ACTO PENITENCIAL

¿Creemos realmente que nosotros, pecadores, estamos llamados a ser santos? Examinémonos ante el Señor.  (Pausa)

•      Señor, tú nos dices: “Bienaventurados los pobres de espíritu.”  Te hemos escuchado, pero es difícil hacer lo que nos dices.  Por nuestra auto-suficiencia y egoísmo…  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú nos dices: “Bienaventurados los misericordiosos.”  Pero muchas veces somos insensibles ante las miserias de los otros.  Por nuestra dureza de corazón y falta de interés…  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor, tú nos dices: “Bienaventurados los pacíficos”.  Nosotros no compartimos fácilmente la paz del perdón y del servicio comprometido.  Por nuestra soberbia, rencor y violencia…  R/ Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor, perdona nuestros pecados.  Danos el valor para vivir tu evangelio y llévanos a la vida eterna.  Amén.

LITURGIA DE LA PALABRA

Apocalipsis 7, 2-4. 9-14: San Juan nos narra una visión esperanzadora: Dios protegerá a sus siervos que superen la gran tribulación por la sangre de Cristo… Ciento cuarenta y cuatro mil de las doce tribus de Israel y una incontable multitud de todas las naciones, razas y lenguas…

Salmo 23: ¿Quiénes pueden subir a la presencia del Señor? Los inocentes, puros y que confían sólo en Dios…

1 Juan 3, 1-3: El Padre nos ama, nos ha hecho sus hijos y nos hará semejantes a Él pues lo veremos tal cual es.  Esta esperanza nos purifica…

Mateo 5, 1-12a: Jesús, sentado en el monte, propone a la multitud y a sus discípulos nueve vías paradójicas para alcanzar la auténtica felicidad: las bienaventuranzas…

ORACIÓN DE LOS FIELES

Nos llamamos hijos de Dios y eso es precisamente lo que somos. Oremos, pues, a Dios, nuestro Padre, con toda confianza y amor, y digámosle: R/ Padre santo, escúchanos.

1.     Por todos los hombres y mujeres de la tierra, para que su amistad, amor y felicidad sea un signo y un anticipo de la felicidad eterna que tú quieres concedernos a todos.  Roguemos al Señor.  R/ Padre santo, escúchanos.

2.     Por todas las Iglesias cristianas, para que crezcan en solidaridad y se acerquen unas a otras en reconciliación y unidad.  Roguemos al Señor.  R/ Padre santo, escúchanos.

3.     Por los que sufren por la pobreza, calamidades naturales, desgracias, injusticia y persecución, para que estén convencidos de que Cristo está de su lado.  Roguemos al Señor.  R/ Padre santo, escúchanos.

4.     Por los que no tienen el valor suficiente para romper con la tentación y el pecado, y por los que no se comprometen a seguir el evangelio de Cristo, para que los santos les inspiren.  Roguemos al Señor.  R/ Padre santo, escúchanos.

5.     Por nosotros, para que construyamos la comunidad y para que las semillas de santidad crezcan en nuestros corazones y en nuestras obras.  Roguemos al Señor.  R/ Padre santo, escúchanos.

6.     Por nuestros queridos fieles difuntos, para que descansen seguros en el amor y la alegría del Señor, contemplándolo tal cual es.  Roguemos al Señor.  R/ Padre santo, escúchanos.

Señor Dios nuestro, tú quieres que alcancemos la verdadera felicidad por el camino de las bienaventuranzas.  Llena nuestra vida de cada día con tu presencia salvadora.  Indúcenos a buscar la dicha que es auténtica y que dura hoy, mañana y por los siglos de los siglos.  Amén.

INVITACIÓN A ORAR CON EL PADRENUESTRO

Dios ha colmado nuestros corazones con gran amor.  Él nos llama hijos suyos, y esto es ciertamente lo que somos.  Así con Jesús podemos llamarlo “Padre” en verdad: R/ Padre nuestro que estás en el cielo…

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Oh Dios santo y fuente de toda santidad.

Ayúdanos a llevar a la práctica las actitudes evangélicas de las que tu Hijo nos habló hoy: Ser pobres de espíritu, mantener un corazón sencillo y puro,  llorar solidariamente con quienes lloran, ser mansos renunciando a imponernos por la fuerza, saciar el hambre y la sed de justicia para todos, ser más misericordiosos y menos rigoristas, promover la paz y la concordia, soportar congruentemente las consecuencias de nuestros compromisos evangélicos.  Este es el camino para alcanzar la santidad.

Fortalécenos, Señor, pues somos incapaces de llevar adelante una tarea tan pensada.

Te lo pedimos por tu Hijo, nuestro compañero en este viaje hacia ti, Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

DESPEDIDA / BENDICIÓN

Hermanos: Los santos que hoy están gloriosos en el cielo eran gente como nosotros, débiles, con nuestros mismos defectos, sólo que ellos no se conformaron con la mediocridad y la rutina, sino que vivieron sus vidas de forma más audaz y valerosa, haciendo vida los valores del evangelio que hoy meditamos…

Nosotros estamos llamados a la misma santidad a la que Dios les llamó a ellos.

Que sepamos responder a su llamado con nuestro esfuerzo y su bendición: La bendición de Dios todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¡Velen y vigilen!

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …