Home / Cultura y Formación / Desde el Corazón: El gran reto para las familias de hoy

Desde el Corazón: El gran reto para las familias de hoy

Querida Lupita:

Me sorprende la tendencia anti-familia que hay en todas partes: Buscan el derecho al aborto, la imposición de la ideología de género en las escuelas… Mi esposo y yo queremos hacer algo para fortalecer el verdadero sentido de hacer familia.

Eduwiges T.

Hermana mía, Eduwiges:

Respondamos a la ideología de género, fortaleciendo a las familias.

Existe un proceso evidente de descristianización en el mundo y la única forma de detenerlo es con nuestra coherencia de vida.

En primer lugar nos hemos de comprometer en una búsqueda sincera de la Verdad. Mientras impera una mentalidad relativista, los cristianos sostenemos que el bien y el mal pueden distinguirse con objetividad.

Conocer a Jesucristo y vivir sus enseñanzas es el primer reto. Ya no podemos ser católicos de sacramentos pero sin conocimiento de la fe. Necesitamos estudiar algunas asignaturas olvidadas pero esenciales para el buen vivir:

  • Antropología filosófica y teología del cuerpo
  • Ética
  • Sagradas Escrituras

El segundo reto, bajo mi perspectiva, es dar a Cristo nuestro amor, pagar amor con amor. Esto se traduce en una vida dedicada al servicio de los demás, un deseo ardiente de “desvivirnos” por el bien de los que conviven con nosotros en casa: esposas que al estilo de María, cuiden con esmero el clima de su hogar; esposos que al estilo de San José protejan y guíen a su familia a la luz de las inspiraciones divinas; hijos, que como Jesús, obedezcan a sus padres y pasen la vida haciendo el bien.

Sé que lo que he escrito suena a una utopía dentro de este siglo XXI, pero ¡es menester volver al ideal! Necesitamos poesía para retomar el verdadero sentido de nuestras vidas.

Podemos sucumbir a la pos-modernidad y decir que los tiempos han cambiado, que ahora somos más individualistas, que las personas ya no quieren formar familias, que las mujeres quieren realizarse fuera del hogar, que es cool tener “perrhijos”, y obtener placer en el sexo como sea… podemos elegirlo, sí. Pero no elegiremos las consecuencias naturales de estas decisiones: La destrucción de la familia es la destrucción del propio hombre.

El tercer reto es saber transmitir con entusiasmo el Evangelio, la Buena Noticia del amor de Dios y Su plan para el matrimonio y la familia. Hablar con sencillez, sin imponer pero proponiendo de forma alegre el anhelo de la vida eterna.

¡Ser auténticos apóstoles!, ¡conocer, vivir y transmitir a Cristo!

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegas

About Gabriela Ceja Ramirez

Check Also

¿Sé amar y perdonar como Dios desea que lo haga por mi bien?

Desarrollo Espiritual, VII DOMINGO, Ciclo A, 23 de Febrero de 2020. Jesús nos pide que …

One comment

  1. Se cree, por otra parte, que la indisolubilidad es una exigencia ideal, pero irrealizable. Podr a Dios cargar con semejante empe o, con esta carga que por lo irrealizable ser a un peso inclemente e insoportable, a los esposos?. El, el autor del matrimonio, que sale al paso, al encuentro de los esposos cristianos, ofrece su gracia, su fuerza para que en la Iglesia dom stica sean capaces de vivir en la dimensi n del Reino.