Home / Cultura y Formación / Desde el corazón: Vivir la generosidad en familia

Desde el corazón: Vivir la generosidad en familia

Lupita:

Hemos estado teniendo muchos pleitos en casa. Mi esposo y yo tenemos prioridades muy distintas y cada quien jala para su lado. Él dice que yo tengo que cambiar porque soy exigente. Lo único que hago es recordarle sus responsabilidades. ¿Cómo consigo que él entienda?

Ma. De las Nieves M.

Hermana mía, Nieves:

Ser generosos es necesario para una vida familiar en armonía. Numerosos estudios arrojan resultados contundentes acerca de los beneficios de practicar esta virtud.

Las personas generosas:

  • Son capaces de apreciar las pequeñas cosas y tienen una actitud agradecida.
  • Viven más.
  • Su sistema inmunológico es más fuerte.
  • Se convierten en personas optimistas, positivas.
  • No caen en depresión.
  • Se hacen atractivas y son modelos para otros, especialmente para los jóvenes.

Yo puedo conseguir que los miembros de mi familia sean generosos si yo lo soy. ¡Se educa con el ejemplo!. Sé generosa en tus comentarios positivos, en tus palabras de afirmación, especialmente dirigidas a tu esposo. Es un acto de generosidad el pensar en el bien del otro.

Cuando el ambiente de casa se tensa por diferencias de opinión, lo único que puede relajarlo es la generosidad de uno de sus miembros que elige el bien común antes que ganar un pleito.

En palabras de Kaplun: Hay momentos en la vida familiar en que no importa quién tiene la razón, especialmente si buscamos armonía en las relaciones de pareja. Lo importante ante un desacuerdo con tu pareja es ver cómo llegar a un punto intermedio que beneficie la armonía del hogar por un bien mayor.

A veces impedimos llegar a acuerdos porque en nuestra conversación nos volvemos ofensivos. Cuando esto ocurre, nuestro interlocutor no querrá llegar a acuerdos sino solo defenderse. ¿Quieres que tu cónyuge sea generoso?… modela para él.  Sé generosa con pequeños actos de valoración cotidiana:

  • Dile cada mañana que eres feliz de hacer tu vida a su lado.
  • Valora y agradece sus esfuerzos por traer lo necesario a casa.
  • Platiquen, sin levantar la voz, acerca de sus sueños, planes, proyectos y de forma concreta respecto a un presupuesto en común.
  • Recen juntos y pongan su matrimonio, su hogar en manos de Dios.

No lo trates como es, sino como quieres que sea. Tu trato respetuoso y confiado sacará de él lo mejor que hay en su interior.

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegasoficial

About Gabriela Ceja Ramirez

Check Also

¿Sé amar y perdonar como Dios desea que lo haga por mi bien?

Desarrollo Espiritual, VII DOMINGO, Ciclo A, 23 de Febrero de 2020. Jesús nos pide que …