Home / Cultura y Formación / Desde el Corazón / Cualidades del líder católico
Dale gracias a Dios que te ha elegido para esta misión, Él confía en ti... ahora tú, ¡confía en Él! Fotografía: Archivo

Cualidades del líder católico

Querida Lupita:

Me nombraron coordinadora juvenil en mi Parroquia. Me sentí feliz de que pensaran en mí pero me enfrento con miedo al reto porque ya he empezado, en dos ocasiones, dos grupos y por diferentes motivos se han desbaratado. Siento que he fracasado y no sé exactamente cómo actuar hoy.

Angélica Q.

Hermana mía, Angélica:

Comparto contigo estas palabras que Maxwell publicó en su libro, Actitud de vencedor:

El fracaso no significa que soy un fracasado; significa que todavía no he triunfado.

El fracaso no significa que no he logrado nada; significa que he aprendido algo.

El fracaso no significa que no lo tengo; significa que lo tengo de una manera diferente.

El fracaso no significa que soy inferior; significa que no soy perfecto.

El fracaso no significa que he desperdiciado mi tiempo; significa que tengo un motivo para comenzar otra vez.

El fracaso no significa que debo darme por vencido; significa que debo tratar con más ahínco.

El fracaso no significa que nunca lo haré; significa que necesito más paciencia.

El fracaso no significa que me has abandonado Señor; significa que debes tener una mejor idea para mí.

Ya no digas más: “he fracasado”, sino, ¡tengo experiencia!

Y ahora prepárate para desarrollar las cualidades de un buen líder católico:

Hacer oración.  Mantiene una relación viva y actual con Dios.

Estudiar su fe. En particular, para impulsar un grupo juvenil, además del youcat (catecismo para jóvenes) debes leer la exhortación apostólica Chritus Vivit del Papa Francisco.

Conocer y vivir  las obras de misericordia en lo personal y con su grupo.

Imitar las cualidades que las jirafas nos enseñan.  ¡Si, las jirafas!  Un misionero jesuita nos comparte lo que aprendió de verlas con frecuencia.

Ellas deben tener un corazón grande para que la sangre llegue hasta su alta cabeza. Esto nos recuerda la necesidad de tener un gran corazón compasivo y misericordioso.

Con su alto cuello tienen mirada de largo alcance, que nos recuerda que debemos ver más allá de lo inmediato, pensar siempre en las consecuencias de nuestros actos. Además, de modo elegante convive con todos, aunque pertenezcan a otras especies. Son gentiles y no agresivas.

Dale gracias a Dios que te ha elegido para esta misión, Él confía en ti… ahora tú, ¡confía en Él!

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegasoficial

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Celebración de la Palabra. DOMUND ¿Cuál es mi misión en la vida?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …