Home / Cultura y Formación / El Rey León y sus felinas enseñanzas

El Rey León y sus felinas enseñanzas

Fabián Acosta Rico

Algunos dicen que a Disney se le acabaron las ideas; que en su afán de garantizar taquilla, reestrena películas e historias clásicas que tendrán a las personas haciendo fila a las afueras del cine; soy de la idea que igual que ocurre con las mitologías antiguas existen precisamente historias y sagas de la cultura pop o de masas,  que siguen y seguirán vigentes porque las desventuras y dramas así como éxitos y triunfos de los personajes protagónicos nos hablan de situaciones comunes y recurrentes en la vida de todo ser humano.

Algunos sabios dicen que los deseos y aspiraciones de los hombres y mujeres que han habitado la tierra, en cada uno de sus confines, no son tan distintos: en el fondo todos queremos ser felices, gozar de la compañía de nuestros seres queridos, deseamos la trascendencia, tener un propósito, ser aceptados, vivir en paz…

El Rey León sin duda entra en la categoría de las historias entrañables que guardan enseñanzas nada complicadas, que son igualmente significativas para niños, jóvenes y adultos. En tiempos en los que se habla de nuevas masculinidades y que muchos cuestionan los antiguos o inveterados roles familiares; el Rey León resalta y dignifica la figura del padre; un buen padre debe ser como Mufasa valiente y a la vez cauto; seguro y compresivo, pero sobre todo fuerte y sabio; su sabiduría le viene de sus ancestros que luminiscentemente lo observan y acompañan en las noches estrelladas.

Este regio progenitor, no se reconoce dueño de las tierras que gobierna; sino que asume su rol de custodio de ellas; de guardián del cósmico equilibrio (el ciclo de la vida) que conecta, y por tanto une a todas las especies y creaturas de la naturaleza.

Como lo plantea la película de Disney, la figura paterna no es prescindible ni perniciosa para el desarrollo de los hijos como muchos creen, en estos tiempos de la ideología de género; el amor y el ejemplo de un padre, capaz de dar la vida por sus hijos, es crucial en la formación de los infantes.

Simba nunca olvidó del todo las enseñanzas de su padre, a pesar de que quedó huérfano muy cachorro y que terminó convirtiéndose en un desobligado tras huir de su reino, azuzado por las incriminaciones de su malvado y ambicioso tío Skar.

La historia del Rey León nos alecciona de como un hijo puede sacar lo mejor de uno; Mufasa de por si es valiente; pero por Simba es capaz de serlo a un grado heroico, pues sin pensarlo se abalanza sobre una estampida de ñus con tal de rescatar a su cachorro. Eso es amor.

Otra enseñanza que nos deja la película es acerca del destino: el destino existe y está determinado por nuestra naturaleza; la cual nos compromete a asumir nuestro lugar y cumplir con nuestro rol dentro de la sociedad; por más que Simba pronuncie el anti-mantra que le enseñó Timón y Pumba: “hakuna matata” él no puede negar lo que es; lo que está destinado a ser; cierto que puede elegir, optar por ser un hedonista, sin trazas, entregado a la vida fácil pero él sabe en el fondo, como se lo enseñó su padre, que la realización y la felicidad van de la mano y que enterrar sus talentos es tanto como condenarse a una existencia sin sentido ni propósito. Quien no vive para servir; no sirve para vivir.      

About Rebeca Ortega Camacho

Check Also

Preparando mi liturgia: El Padre nos ha otorgado un lugar en el Reino

Domingo de Nuestro Señor Jesucristo Rey del universo, 24 de noviembre de 2019 Adaptación: Pbro. …