Home / Cultura y Formación / Arquitectura Personal / Emociones ¿para qué nos sirven?

Emociones ¿para qué nos sirven?

*DR. ACTITUD

Las emociones son respuestas que experimentamos ante los distintos estímulos del medioambiente, a partir de ellas se forman nuestros sentimientos. Tanto emociones como sentimientos son parte de nuestras actitudes.

Dependiendo de la situación, las emociones nos pueden ayudar a sanar o nos enferman, nos impulsan o nos estancan, nos pueden acercar o alejar de lo que deseamos.

A las emociones se les suele clasificar como “positivas” o “negativas” a pesar de que, en sí, no son ni buenas ni malas: son neutrales (pero pueden tener efectos negativos en nuestras vidas o en las de los demás si no sabemos gestionarlas) aunque es cierto que algunas las percibimos como agradables y otras como desagradables.

Seis emociones básicas

Existen una gran cantidad de emociones, sin embargo, en esta ocasión, para que sea más sencillo comenzar a conocerlas, me limitaré a explicar la función de las 6 emociones básicas:

La función del miedo es protegernos, ayudarnos asobrevivir, nos permite a anticiparnos a situaciones de peligro e identificar los momentos o asuntos para los que conviene que estemos preparados.  

La sorpresa por su parte, nos ayuda a estar alertas ante cambios.

Gracias a la tristeza podemos asimilarmejor las pérdidas, los sucesos desagradables o negativos.

La alegría, nos muestra qué es lo que nos agrada y nos da energía.

Cuando experimentamos ira nos preparamos para defendernos, aunque también contribuye a queliberemos tensión.

Finalmente, el asco nos ayuda a evitar situaciones que pueden ser dañinas o nos resultan desagradables.

Sobra decir que las emociones pueden cumplir su función siempre que sean bien encaminadas, las experimentemos en proporciones normales y manejables y sepamos expresarlas sin perjudicar a los demás.

Para comenzar a manejar adecuadamente tus emociones

Te invito a identificar cuándo estás experimentando cada una de ellas, distinguirla de otras (por ejemplo, el estar nervioso, puede parecerse a estar ansioso), llamarla por su nombre, aceptarla (ya que negar las emociones puede tener efectos contraproducentes para nuestra salud física y emocional), identificar qué es lo que te está queriendo decir esa emoción y darte cuenta si la emoción que estás experimentando es adecuada a lo que sucede ¿te imaginas cómo sería estar feliz en momentos de peligro, o sentir cuando algo es agradable?

Te invito a darte permiso de sentir y vivir tus emociones y escuchar qué es lo que te están diciendo.

¡Alerta!

Si las emociones que experimentamos comienzan a afectar nuestra calidad de vida o son desproporcionadas a lo que las generó, puede que sea momento de buscar ayuda profesional.

Dr. Juan Pablo Aguilar “Dr. Actitud”.

Especialista en Reingeniería Actitudinal.

Autor y conferencista.

www.DrActitud.com

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Preparando mi liturgia: Tuvieron el valor de vivir extraordinariamente

TODOS LOS SANTOS Pbro. J. Jesús Suárez Arellano IDEAS PARA EL CELEBRANTE Con motivo de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *