Home / Cultura y Formación / En medio de la pandemia: Un héroe vestido de amor

En medio de la pandemia: Un héroe vestido de amor

Fernando Díaz De Sandi Mora

Desde hace cinco años, los pasillos del Hospital Infantil de Morelia son recorridos por Batman, Superman, Iron man, el Zorro, Capitán América, Chapulín Colorado, Thor, Dr. Strange y Santa Claus, que se turnan para llenar de alegría visitando a los pequeños enfermos y sus familiares, incluso el personal de salud se lleva un buen abrazo, una sonrisa, una bendición o una mirada llena de compasión y amor de Gabriel Zamora, un jovencito de 14 años que se caracteriza bajo la piel de estos personajes, con la misión de llevar esperanza en medio del sufrimiento.

Un accidente en un día normal de juego en 2012, al interior del vehículo compacto de casa, cuando Gabriel cayó de costado sobre la palanca de velocidades, puso al descubierto un tumor maligno en uno de sus riñones cuando apenas contaba con 6 años de edad.

Declarada la enfermedad que ponía en grave riesgo su vida, Gaby comenzó el tratamiento correspondiente al agresivo padecimiento. Con las desgastantes secuelas físicas y emocionales de las quimioterapias que confinaron al pequeño y a su familia al martirio de altas fiebres, vómitos, fatiga extrema que impedían a Gabriel disfrutar de la vida, de su infancia, tornando su existencia en una batalla contra la terrible enfermedad.

Después de cinco años de lucha, Dios le concedió el milagro de su salud; sin embargo, desde el tercer año de su tratamiento, Gabriel acudía disfrazado de Hombre Araña a sus citas médicas, con el propósito de visitar a sus compañeros de enfermedad internados en las camas del hospital michoacano, provocando admiración, sonrisas y un momento agradable que ayudaba a los pequeños enfermos a olvidar por esos momentos las inclementes molestias de los agresivos pero necesarios tratamientos para combatir su padecimiento.

Gaby tomó la disciplina de presentarse cada semana en el hospital, ataviado con los disfraces que familiares y amigos comenzaron a regalarle para que siguiera adelante con esta bella tarea de iluminar y fortalecer el espíritu alicaído de los enfermitos que no dejan de sorprenderse y sonreír al ser visitados por alguno de los personajes ya mencionados, recitando  un mensaje  de aliento o interpretando una melodía con su órgano; otorgando una sonrisa, un abrazo, o lo que sea que contagie de fuerza y valor.

“No tengan miedo… no pierdan la fe y la confianza en Dios, en sus doctores y el amor de sus familiares”, menciona el mismo Gabriel.

Y aún hay más…

Una de las obras de la misericordia nos indica visitar a los enfermos, y Gaby Zamora, bien escudado por sus padres, hace un acto de amistad, de compasión evangélica que se acerca a los que sufren para mitigar en alguna forma sus dolencias. Y no solo eso, nuestro héroe adolescente es un importante miembro de un grupo de voluntarios encabezados por otro “loco de amor”, Juan Carlos Aguilera, quien junto a Gabriel y varias personas más, llevan alimentos a los familiares de los enfermos, plantados en las inmediaciones del hospital.

Gabriel se esconde tras un disfraz, pero su sonrisa franca y el intenso brillo de sus ojos demuestra que, ante todo, él se ha revestido del amor de Dios que nos invita a vivir como hermanos para mitigar el dolor en el mundo.

  • Originario de Guadalajara, Jal. Estudió Filosofía y Letras en Seminario Mayor de Guadalajara, Coach Certificado, Conferencista Internacional, autor de 14 libros, un aprendiz de la vida, eterno agradecido con Dios, esposo enamorado y padre feliz.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Preparando mi liturgia: Tuvieron el valor de vivir extraordinariamente

TODOS LOS SANTOS Pbro. J. Jesús Suárez Arellano IDEAS PARA EL CELEBRANTE Con motivo de …