Home / Cultura y Formación / Esperanza en la vida real

Esperanza en la vida real

Lupita:

Estoy emocionada al ver a mi hijo adolescente compartiendo un reto para salvar almas. Me sorprende verlo a él y otros de su edad invitando a los demás a rezar un rosario para obtener indulgencias que favorezcan a quienes mueren por covid 19 sin asistencia de un sacerdote. No cabe duda que en medio de las penas, Dios nos envía consuelos.

Ofelia A.

Hermana mía, Ofelia:

Tu hijo y otros muchos jóvenes responden con sus acciones al llamado del Papa Francisco cuando dice que no hay que alentar el optimismo ideal y sino llevar esperanza en la vida real.

La liga para conocer y vivir este hermoso reto es: http://pray4it.com.mx

Estamos atravesando tiempos en que nos pueden hundir en una devastadora depresión, si nos centramos en nuestro dolor y en nuestras limitaciones. Pero también pueden elevarnos al entusiasmo si ponemos la mirada en Dios, en los demás y en nuestras posibilidades. 

Victor Frankl escribió esta motivadora frase:  la felicidad es como una mariposa…cuando más la persigues, más huye. Pero, si vuelves la atención hacia otras cosas, ella viene y suavemente se posa en tu hombro. La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida.

Hay muchas personas actualmente realizando actos heroicos. Todos llevamos dentro la semilla de la grandeza. Grandeza en el plan de Dios que se traduce en el deseo de hacer el bien y llenar el alma de la satisfacción de servir.  

No bastan las palabras optimistas, necesitamos los hechos para transmitir esperanza cierta. Gracias a quienes están repartiendo alimentos, a quienes trabajan en el área de la salud, a nuestros sacerdotes.

Y a los ejemplos de vida cristiana en todos los sentidos,  como el caso de un matrimonio español que recientemente dio una entrevista explicando las razones por las que adoptaron a dos hermosos bebés. ¡Ambos con síndrome de Down!  Este matrimonio fue inspirado a su vez por otro: Jim Caviezel (protagonista de la película PASIÓN), quien relató públicamente el día en que, junto a su esposa, adoptaron a sus hijos especiales, el mencionó que sus ojos vieron  sus cuerpos atrofiados, pero su alma no.  Con los ojos del alma sólo vió la belleza del corazón de cada uno de sus hijos.

¡Transformemos el dolor en amor! Es nuestra misión como cristianos.

Lupita Venegas/Psicóloga

Facebook: lupitavenegas 

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Preparando mi liturgia: Tuvieron el valor de vivir extraordinariamente

TODOS LOS SANTOS Pbro. J. Jesús Suárez Arellano IDEAS PARA EL CELEBRANTE Con motivo de …