Home / Cultura y Formación / ¿Estás viviendo una crisis en tu vida?

¿Estás viviendo una crisis en tu vida?

Pbro. José Luis González Santoscoy

Cuando las cosas en nuestra vida nos salen como queremos y esperamos, es muy fácil que salgamos adelante y no perdamos la motivación en lo que hacemos. Pero, cuando las situaciones se ponen difíciles y hay cosas que se salen de nuestro control, es probable que nos cueste más trabajo perseverar. Por eso hay que tener mucho cuidado, puesto que una grande tentación con la cual el enemigo nos debilita bastante es entristecernos por las circunstancias que estamos viviendo.

Esto me lleva a cuestionarme ¿Cuántas veces nos hemos quejado de lo que vivimos? o ¿Cuántas veces le hemos echado la culpa a los demás o a las circunstancias de nuestros fracasos y de nuestras derrotas? Tenemos que dejar a un lado todas las escusas que ponemos y esforzarnos siempre al máximo, pues los únicos responsables de nuestra felicidad somos nosotros mismos y no los demás ni las circunstancias que nos rodean.

Alguna vez escuché algo que me pareció muy interesante. Decían que el agua hirviendo que es capaz de ablandar una papa, es la misma agua que llega a endurecer a un huevo y cuánta razón hay en ello. El problema no es el agua hirviendo sino lo que llevas dentro. No son las circunstancias las que nos determinan, sino todo lo que llevamos en el corazón y hemos forjado a lo largo de nuestra vida.

Puede ser que en estos momentos te encuentres en una circunstancia adversa en la vida, no lo dudo, pero no puedes estancarte en ella, tienes que aprender a luchar, hacer un mayor esfuerzo por levantarte y no dejar que las circunstancias te endurezcan el corazón, pues habrás desperdiciado mucho tiempo.

También debemos aprender a tener una mirada de esperanza y dejar que la circunstancia, por más adversa que sea, te haga madurar y ablandar tu corazón. Muchas veces no tenemos fortaleza interior porque nos hace falta trabajar la voluntad, no nos hemos empeñado lo suficiente en trabajar en nuestro interior.  

Recuérdalo siempre, el problema no está en el agua hirviendo, es decir, en las circunstancias o los problemas que estés viviendo, sino en lo que llevas dentro, es decir, en tu capacidad para sobreponerte a las dificultades, aprender, crecer y avanzar. Tú escoge qué quieres, vivir una vida amargada por lo que estás viviendo o esforzarte por cambiar la realidad con eso que la vida te presenta.

Facebook: Padre José Luis González Santoscoy

Acerca de Rebeca Ortega Camacho

Revisa También

El culto en Internet, ¿ayuda o estorbo para la fe?

El profesor Luigino Bruni analiza los interrogantes que plantea un estudio realizado en Italia y …