Home / Cultura y Formación / IMPOSICIÓN DE SOTANA 2020

IMPOSICIÓN DE SOTANA 2020

Jeremy Martínez Santiago (Curso Introductorio)

A las doce del mediodía del sábado 25 de enero, en la parroquia de San Antonio de Padua, en Tapalpa, dio inicio la Misa de “imposición de sotana” para los alumnos que estamos en formación en el Seminario de Guadalajara, en la etapa del Curso Introductorio. Presidió la celebración el Señor Cardenal D. José Francisco Robles Ortega, Arzobispo y rector del Seminario.

Como signo palpable de la protección maternal de la gloriosa siempre Virgen María, nos acompañaron las benditas imágenes de Nuestra Señora de la Defensa, patrona de la Diócesis de Ciudad Guzmán, y de Nuestra Señora de Zapopan, patrona de la Arquidiócesis de Guadalajara, signo eficaz y hermoso del amor tan grande y especial que tiene nuestra madre por sus hijos, los “otros Cristos” que se gestan en su vientre, en el Seminario.

Fuimos sesenta y dos los seminaristas que, motivados y alegres, recibimos la sotana, la banda y la cota, distintivo exterior que denota las realidades espirituales interiores como renuncia al mundo y revestimiento de Jesucristo. Seminaristas, padres formadores, párrocos y familias nos llenamos de gozo al ser testigos de este signo especial.

La sotana es, como lo dijo Simeón a la Virgen María, un “signo de contradicción” (Lc 2,34) como lo fue la cruz del Señor. Ya lo decía el señor Cardenal en su homilía a los seminaristas: “la sotana no da rango ni separa al seminarista de las personas, sino que lo invita a servir”, sobre todo en estos tiempos se suele decir que “el hábito no hace al monje”. Esto es completamente cierto. El sacerdote se hace en el corazón, pero la experiencia demuestra que el corazón necesita ayuda.

La sotana, en ninguna forma, es anticuada. No está diseñada según la moda, la sotana está encima de la moda porque, cubriendo al sacerdote y al seminarista del cuello a los talones, negra y sencilla, es simplemente espiritual, pues indica la invariabilidad de Jesucristo ayer, hoy y siempre, pues lo anuncia a Él, no a quien lo porta. Jesús dice: “Si fueran del mundo, el mundo los amaría, pero no son del mundo, porque yo los elegí” (Jn 15,18). Además, cuando el sacerdote y seminarista se pone la sotana se viste de Cristo y es vestido por la Iglesia mientras la obedece.

En esta etapa de formación, los alumnos del Seminario crecen en espiritualidad, mansedumbre, templanza y se preparan para recibir este signo de compromiso con Dios y con la Iglesia. Entonces el uso de la sotana será eminente y sagrado, pues les ayudará a vivir más intensamente su fe, les ayudará a entender su pertenencia a Cristo.

La sotana siempre ha reforzado la vocación de quien la usa y de quien la ve; y trae inquietudes de ingresar al Seminario; además de que ayuda a disminuir las ocasiones de pecado. Los símbolos nos rodean por todas partes y el uniforme inquieta. Una sotana siempre suscita algo: al que está bien con Dios le da ánimo; al que tiene enredada la conciencia le avisa, y al que está alejado de Dios le produce remordimiento. Por eso, quien la usa ha de vivir según Cristo y no según las tendencias del mundo porque es fuente que sacia y alienta las necesidades espirituales, pues donde no llega la voz, llega la visibilidad de la sotana.

Mi experiencia personal al recibir la sotana

En la mañana de ese sábado, cuando dieron toque para las oraciones, algunos cantos vocacionales se dejaron escuchar al instante. Un compañero me dijo: Jeremías, ¡es hoy! Y yo asentí con una sonrisa, lo cual causó en mí algo de nervios, pero las actividades de la mañana hicieron que se calmaran un poco; se acercaba la hora de la Misa y nos dirigimos allá; las palabras del Cardenal, la presencia de sacerdotes, familiares y amigos dibujaban en nosotros una sonrisa. Volvía a sentir nervios cuando mencionaron mi nombre para ir a recibir la sotana de manos de nuestro Rector. Ese día estuvo lleno de la gracia de Dios. ¡Qué felicidad!

About David Hernandez

Check Also

Recuperar la educación para el bien común

Deber de la Familia: Imdosoc Sergio Estrada Derivado de las jornadas de paz,  se llevó …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *