Home / Cultura y Formación / Preparando mi liturgia: Jesús es el principio de luz y salvación para todos

Preparando mi liturgia: Jesús es el principio de luz y salvación para todos

02 de Febrero del 2020.
LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

Adaptación: Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

Ideas para el celebrante:

(Jesús es la luz de las naciones.

La fiesta de la Presentación de Jesús en el Templo está cargada de simbolismo y múltiples significados… Por ejemplo: En el pueblo de Dios ha calado mucho la imagen de Jesús como “luz de las naciones”, recordemos que a este día se le llama “las candelas”, por eso se encienden velas y se hacen procesiones con ellas, convendría resaltar este signo de algún modo en nuestras celebraciones eucarísticas…
Otra posible idea a resaltar podría ser el “presentar-ofrecer” al Señor lo que somos y tenemos como los padres de Jesús Niño se lo ofrecen a Dios… Un dato curioso es que esta fecha se ha elegido en Roma como marco para una simbólica renovación por parte de los religiosos – sosteniendo luces y velas en sus manos – de su ofrenda y consagración a Dios… Sería bueno que hoy todos los creyentes consagrásemos a Dios lo que tenemos de luminoso para alumbrar a nuestros hermanos…)

Saludo:

Jesús, luz de las naciones, que viene a purificar y a salvar, esté siempre con ustedes. R/ Amén.

Monición de Entrada:

Bienvenidos a esta celebración Eucarística en la que recordamos la Presentación de Jesús en el Templo. Jesús es reconocido como la Luz de las Naciones y salvador nuestro. Iniciemos esta santa Misa…

Lecturas:

Las lecturas de hoy nos recuerdan un episodio muy importante en la vida de Jesús, es un momento cargado de significados que nos ilumina para entender la misión salvadora de Jesús… Escuchemos esta Palabra con fe y dispuestos a meditarla y hacerla vida…
Malaquías 3, 1-4: El Señor, a quien esperamos y buscamos, se presentará de improviso con toda su majestad, vendrá a purificar a su pueblo para que le puedan ofrecer un culto agradable…
Salmo 23: Debemos abrirle las puertas de nuestros corazones a Dios que viene con poder…
Hebreos 2, 14-18: Jesús quiso ser familiar nuestro, semejante a nosotros en todo, para liberarnos, a través de sus sufrimientos, del dominio de Satanás y así formar personas libres y salvadas…
Lucas 2, 22-44: Cumpliendo la ley. José y María presentan al niño Jesús en el Templo. Simeón y Ana profetizan sobre el destino del Niño y bendicen a Dios por haberles permitido conocer al salvador… Jesús continúa su crecimiento…

Oración de los fieles:

Celebrante: Padre, danos las gracias necesarias para que, como el anciano Simeón, encontremos el sentido de nuestra vida en tu Hijo Amado, ya que Él es el principio de luz y salvación para todos. Por eso te decimos: SEÑOR, SÉ NUESTRA LUZ Y NUESTRA GLORIA
1.- Por el Papa Francisco, nuestro Obispo ‘N’, los sacerdotes y diáconos y todos los consagrados al Señor, para que como el anciano Simeón anuncien a Cristo como luz y salvación de todas las gentes. ROGUEMOS AL SEÑOR. R: SEÑOR, SÉ NUESTRA LUZ Y NUESTRA GLORIA
2.- Pidamos al Señor, por los gobernantes del mundo entero, para que la luz de Cristo ilumine sus decisiones para dirigir a sus respectivas naciones. ROGUEMOS AL SEÑOR. R: SEÑOR, SÉ NUESTRA LUZ Y NUESTRA GLORIA
3.-Por los viudos y abandonados, que, al igual que la profetiza Ana, descubran en el servicio al Señor, el lugar para tener el amor que los colma de paz y alegría. ROGUEMOS AL SEÑOR. R: SEÑOR, SÉ NUESTRA LUZ Y NUESTRA GLORIA
4.- Por todas las personas que de una u otra forma se han alejado del camino y se han llenado de miedos, para que reconozcan su error y vean en Cristo la luz que alumbra y fortalece sus vidas. ROGUEMOS AL SEÑOR. R: SEÑOR, SÉ NUESTRA LUZ Y NUESTRA GLORIA
5.- Por los grupos apostólicos de nuestra Iglesia, para que cada día más se esfuercen por mantenerse unidos en torno a la presencia de Cristo y se conviertan en el fuego que necesita el mundo para sentir la alegría del Evangelio. ROGUEMOS AL SEÑOR. R: SEÑOR, SÉ NUESTRA LUZ Y NUESTRA GLORIA
6.- Por nosotros, para que reconociendo la presencia de Jesús en su Palabra y en el Sacramento Eucarístico, veamos también en nuestros hermanos un reflejo de su presencia entre nosotros. ROGUEMOS AL SEÑOR. R: SEÑOR, SÉ NUESTRA LUZ Y NUESTRA GLORIA
Celebrante: Padre Amado, por la intercesión de tu Hijo presentado en el templo por José y María, te pedimos que acojas estas intenciones que te hemos presentado y las que quedan en nuestros corazones. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. R/ Amén.

Presentación de Ofrendas:

Junto con estos dones que hoy presentamos al Señor, ofrezcamos una sincera purificación interior. Y pidámosle que nos de la fuerza para ser sus luminosos testigos como Simeón y Ana.

Monición a la Comunión:

Jesús nuestro salvador, ha venido como luz de las naciones. Con gran confianza acerquémonos a recibirlo…

Monición de Despedida:

Dios nos ha elegido no por nuestros méritos sino porque, en su bondad y por su misericordia, descubrió que lo necesitábamos… Vayamos a propagar la luz y la salvación que Cristo nos dio.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

El culto en Internet, ¿ayuda o estorbo para la fe?

El profesor Luigino Bruni analiza los interrogantes que plantea un estudio realizado en Italia y …