Home / Cultura y Formación / Jueves Santo, reflexión

Jueves Santo, reflexión

Por: Fernando D’Sandi

El verdadero día del amor, de la entrega, del mensaje no entendido, de la traición, del regalo, del misterio…

Para el mundo católico marca la ruta de un abasto inacabable de gracia y ejemplo de humanidad divina o de divinidad humana; como quiera que sea, este jueves santo de este 2020, en medio de las circunstancias que como humanidad vivimos, cobra un sentido más pleno y claro: “Amarse los unos a los otros”, servirnos, “lavarnos los pies” (además de las manos), reconocer en el otro a Dios, a la vida, a uno como yo, como tú, como todos.

La zozobra e incertidumbre de estos días se une a la de Jesús en el cenáculo, compartiendo la mesa con los que suponía incondicionales, leales, seguidores de las enseñanzas y testigos de portentosos milagros, receptores de la sabiduría del nazareno…

Sin embargo, justo en la misma mesa, a pocos metros de distancia, uno de ellos, un ser humano, uno que dijo “SÍ” estaba listo para consumar la traición, para vender al amigo, al Maestro… Y otro de ellos, de los mismos amigos, uno de los consentidos, de los “preferidos”, al que Jesús llamó “roca”, dudaba de todo, en una duda que lo llevaría hasta la negación, y a casi todo el resto del grupo en desbandada de miedo y pánico.

Jesús, la representación y el mensaje vivo de un Dios que vive en nosotros, estaba dispuesto a todo, a cenar con ellos, con el traidor y el cobarde, con el miedoso, con el incrédulo, y a todos ellos entregó su amor, sus cuidados, sus detalles de humildad y servicio como ejemplo para toda la humanidad.

Este mundo es un cenáculo común. Todos estamos a la misma mesa, y también contamos con traidores a esta especie humana que nos une, gente que vende gente, que trafica con la paz, con la seguridad y el bienestar; también hay cobardes, incrédulos, negociadores de vidas, enfermos de odio, de avaricia y soberbia que entregan el Amor y la esperanza a manos del mejor postor…

Pero ahí está el Maestro, ahí sigue la vida, la invitación resuena constante y eterna: ÁMENSE LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO LOS HE AMADO…

Llegó la hora… LO QUE TENGAS QUE HACER, HAZLO YA…

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Preparando mi liturgia: Tuvieron el valor de vivir extraordinariamente

TODOS LOS SANTOS Pbro. J. Jesús Suárez Arellano IDEAS PARA EL CELEBRANTE Con motivo de …