Home / Cultura y Formación / Modernidad Líquida: Los evangélicos al poder
Para cerrar muchas alianzas y pactos; se requieren de elementos simbólicos que la formalicen; un ritual por ejemplo sirve para sentenciar compromisos

Modernidad Líquida: Los evangélicos al poder

Fabián Acosta Rico

Para cerrar muchas alianzas y pactos; se requieren de elementos simbólicos que la formalicen; un ritual por ejemplo sirve para sentenciar compromisos; a Bolsonaro, siendo diputado, un pastor evangélico lo bautizo en aguas del Río Jordán; por su lado, López Obrador, en su ininterrumpida campaña en pos de la presidencia, hizo un inter espiritual para que Arturo Farela, en compañía de otros ministros evangélicos, le hicieran oración con la imposición de manos.

El acto fue totalmente privado; pero, se filtró a la prensa y el entonces partido en el poder, el Revolucionario Institucional, denunció, ante el Instituto Federal Electoral,  que el referido ritual había violado con toda fragancia el estado laico.

En su descargo declaró ante el periódico Reforma, que la invitación al evento se la habían hecho extensiva a todos los candidatos a la presidencia de la república, siendo López Obrador el único en presentarse; las investigaciones exculparon a los participantes; pero, el hecho iba esclareciendo la verdadera filiación religiosa del abanderado de Morena.

 Farela es un pastor y teólogo evangélico de 65 años oriundo de Frontera, Coahuila, vinculado a las Asambleas de Dios. En el mundo evangélico, es un prominente líder que en 1990 fundó la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas de México por sus siglas Confraternice; esta asociación religiosa agrupa a cientos de asociaciones religiosas cristianas evangélicas esparcidas en todo la República Mexicana. Como activista social ha salido en defensa en múltiples ocasiones de las minorías religiosas en particular de los indígenas evangélicos (Beauregard, 2019).

 En los años 80, cuando Farela realizaba una gira por las iglesias evangélicas de Tabasco, conoció a un joven ex director del Instituto Nacional Indigenista del estado; quien organizaba una marcha al Distrito Federal para protestar por los derechos de los trabajadores petroleros mexicanos. En ese primer contacto con Andrés Manuel López Obrador, terminó convencido  del valor y autenticidad de las convicciones de aquel joven político.

Como lo asentó el propio Farela en una publicación, Mundo Cristiano, el apoyo evangélico fue crucial en el triunfo de López Obrador; un partido, con esta filiación religiosa formó parte de la coalición que lo catapultó a la presidencia, Encuentro Social (PES)  y según estimaciones de diferentes encuestas, el 70% de los cristianos evangélicos votaron por el candidato de Morena.

Dada la agenda conservadora de estas iglesias, un candidato de izquierda no sería una opción; y menos uno cuyo partido apoya abiertamente el aborto y los derechos de la comunidad lésbico-gay; no obstante, Farela igual que muchos evangélicos hacen el deslinden entre Morena y López Obrador; confían en él y están seguros que no atentará contra los valores e ideas de las iglesias evangélicas; más aún esperan que, por fidelidad o agradecimiento, les otorgue las tan anheladas concesiones de radio y televisión (Cristiano, 2018) . Para lo cual debe ser modificada la Ley de Asociaciones Religiosas; pues ésta, desde de 1992, contiene una norma que le impide a los ministerios de culto poseer concesiones o permisos sobre medios masivos de comunicación.

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Sus parientes decían que se había vuelto loco.

Esto le dará a Él motivo para romper definitivamente con los vínculos naturales que le hubieran podido impedir el cumplimiento radical de su misión: «El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí» (Mt 10, 37).

Un comentario

  1. En eso deberían de fijarse los evangélicos que tanto critican a la única Iglesia Católica, en que vendieron al Señor por una miserable concesión. Ningún contrato puede valer la sangre de tantos inocentes derramada.