Home / Cultura y Formación / Preparando mi liturgia: Nada puede separarnos del amor de Dios (Dom. 17 de nov.)

Preparando mi liturgia: Nada puede separarnos del amor de Dios (Dom. 17 de nov.)

Esta sección tiene como objetivo ofrecer a los equipos de liturgia parroquiales y a los sacerdotes, un subsidio para utilizarlo en las Misas dominicales.

Puedes copiar, pegar y utilizar.

Si te es de utilidad, te invitamos a compartirlo.

Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario, Ciclo C, 17 de noviembre de 2019

Saludo:  

(Ver Rom 8, 38-39)

Ni la muerte ni la vida, ni el presente ni el futuro, ni cualquier otra criatura puede separarnos del amor de Dios, el amor que él nos mostró visiblemente en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Que el Señor Jesús esté siempre con ustedes. R/ Y con tu espíritu.

Ideas para el Celebrante:

(Cultivemos la esperanza en el Pueblo de Dios.

En todas las edades de la historia ha habido “profetas de desgracia”, como decía el “papa bueno” San Juan XXIII.  Son personas tan asustadas por los problemas de su tiempo que piensan que está cerca el fin del mundo…  Nuestros días se caracterizan por cambios rápidos, mucha violencia, hambre y sufrimiento.   Ahora conocemos estos fenómenos inmediatamente vía televisión y otros medios de comunicación… No es de extrañar que surjan muchas sectas y personas que especulen sobre el fin de nuestro mundo…  El mensaje de la liturgia de hoy es: No tengan miedo.  Sigan confiando en Dios, sean cristianos maduros y sólidos, sean trabajadores responsables y den testimonio del amor y la sabiduría de Dios…  Nosotros estamos en sus manos y Cristo está aquí apoyándonos en medio de nosotros…)

Acto Penitencial:

Pidamos al Señor que nos perdone, ya que nuestra fe y confianza son débiles.  (Pausa)

•      Señor Jesús, tú nos trajiste perdón y paz.  ¿Por qué habríamos de tener miedo?  R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, nosotros buscamos tu rostro; y sabemos que tú nunca nos abandonarás.  R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, confiamos en ti, en tu fuerza, en tu sabiduría y en tu amor.  R/ Señor, ten piedad.

Perdona todos nuestros pecados, Señor, y haznos testigos audaces de tu amor siempre fiel, y llévanos a la vida eterna.  Amén.

LECTURAS:

Malaquías 3, 19-20: Llegará el día en que los orgullosos y malhechores serán consumidos y a los que temen al Señor los iluminará la justicia y encontrarán salud…

Salmo 97: El Señor gobernará la tierra con justicia y rectitud, por eso toquemos música, cantemos, aplaudamos y aclamémoslo…

2 Tesalonicenses 3, 7-12: San Pablo nos dio conscientemente un ejemplo de laboriosidad y responsabilidad para su propio sustento… Con esa congruencia, condena a quienes viven “sin trabajar nada, pero metiéndose en todo” y nos mandó que seamos trabajadores, ordenados y respetuosos…

Lucas 21, 5-19: A algunos que se maravillaban de la belleza, la riqueza y la solidez del templo Jesús les advirtió que todo eso será destruido… que aparecerán falsos profetas que intentarán confundirlos y falsas señales del fin de los tiempos…

También les dijo que habrá persecuciones y divisiones contra sus seguidores… Pero, todo esto servirá para dar testimonio de Él y para que experimenten su apoyo y reciban su sabiduría… Y les aseguró que su perseverancia servirá para salvar a muchos…

Oración de los Fieles:

Pidamos al Señor que libere a todos los hombres de toda clase de miedo y peligro, y digámosle: R/ Señor, sálvanos.

1.     De los falsos profetas que viven equivocados, y, a pesar de su celo, engañan también a sus seguidores, protégenos, Señor:

2.     De guerras entre naciones y de luchas intestinas y fratricidas, de conflictos mundiales y de armamento nuclear, protégenos, Señor:

3.     De catástrofes que cobran vidas de hombres y mujeres, de terremotos, inundaciones y epidemias, protégenos, Señor:

4.     De hambruna y malnutrición, de la indiferencia de los que tienen todo y más de lo que necesitan, protégenos, Señor:

5.     De nuestro rechazo a asumir los riesgos de la fe por puro miedo a ser ridiculizados o perseguidos, protégenos, Señor:

6.     Del desempleo y de la desgracia, de la injusticia y de las concesiones culpables, protégenos, Señor:

Señor, tú quieres que seamos libres. Ayúdanos a caminar a través de las penas y alegrías de la vida con una firme esperanza en ti y trabajando por implantar tú Reino. Te lo pedimos por medio de Jesucristo nuestro Señor.  Amén.

Introducción al Padre Nuestro:

Con la más plena confianza y esperanza pedimos a Dios nuestro Padre que, cuando nuestra fe sea puesta a prueba, él nos libre de todo mal.  R/ Padrenuestro…

Invitación a la Comunión:

Éste es el Cordero de Dios, Jesús, el sol de justicia.

Cada vez que comemos de este pan proclamamos la muerte y resurrección del Señor, y nuestra esperanza en su venida.

Dichosos los invitados a la cena del Señor.  R/ Señor, no soy digno…

Bendición:

Hermanos: Muchas cosas están cambiando hoy; algunas para mejor, otras para peor…

A veces nos parece que estamos en un punto crítico y crucial de la historia, tanto en la Iglesia como en el mundo.  La gente siente mucha ansiedad. Pero la cuestión no es: ¿Es esto ya el fin del mundo? Deberíamos dejar eso confiadamente en las manos de Dios. La cuestión, más bien, es: ¿Qué hacemos nosotros para volver este mundo más humano, más habitable, más conforme al mensaje del Evangelio?

Preparémonos para la venida del Señor fortalecidos con su bendición.

Y así, que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.  Amén.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

Desarrollo Espiritual: Dios nos invita a descubrirlo en medio de nuestras crisis

Desarrollo Espiritual, XIX DOMINGO, Ciclo A, 9 de Agosto de 2020 ¿Cómo busco y dónde …