Home / Cultura y Formación / Preparando mi liturgia: nuestra fe es mucho más que reglas y normas impuestas desde fuera

Preparando mi liturgia: nuestra fe es mucho más que reglas y normas impuestas desde fuera

VI Domingo del Tiempo Ordinario, 16 de febrero de 2020.

Adaptación: Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

Saludo:

El Hijo de Dios nos invita a superar el cumplimiento externo de la ley;
Por eso a través de Cristo es como decimos a Dios sí queremos obedecerlo.
Que el Espíritu de Jesús esté siempre con ustedes.
R/ Y con tu espíritu.

Ideas para el celebrante:

A. Más allá de la Ley
¿A quién le gustan tantas leyes, ordenamientos y mandamientos? ¿No sentimos a veces, que acaban con nuestra libertad? Más aún cuando la palabra de Dios hoy nos dice: “haz tu elección entre la vida y la muerte”… Vemos cómo Jesús, repetidamente, elige con libertad, en su bautismo, en las tentaciones, durante su agonía en el Monte de los Olivos… elige a Dios, elige su misión, para eso es su vida… Él vive en nosotros y con Él nos invita a elegir la vida y el amor y a seguirlo más allá de los mandamientos… Así seremos realmente libres al mismo tiempo que obedecemos a Dios…

B. Jesús mismo es nuestra Ley
Para muchos cristianos la fe es una serie de mandamientos que hay que obedecer y practicar para ser fieles… Hoy, el mensaje de Jesús es: nuestra fe es mucho más que reglas y normas impuestas desde fuera. Nuestra fe está dentro de nosotros, en nuestros corazones, y esa fe nos dice qué hacer; el Espíritu nos inspira…
No podemos hacer nada sin Jesús; Él es nuestro modelo y nuestra fuerza y estamos unidos a Él… En esta Eucaristía le pedimos que nos ayude a ver y hacer lo que es correcto…

Acto Penitencial:

Si cuando estás llevando tu oferta ante el altar recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, ve y reconcíliate primero con él y entonces vuelve y presenta tu ofrenda. (PAUSA)

  • Señor Jesús, tú quieres que respondamos al amor de Dios, no sólo a la pura letra de la ley, sino con nuestro corazón. Señor, ten piedad. R/Señor, ten piedad.
  • Jesucristo, tú has hecho del amor el fundamento de todos los mandamientos. Cristo, ten piedad. R/ Cristo, ten piedad.
  • Señor, Jesús, toda tu vida fue un Sí al Padre y a la gente. Haz que nuestro Sí esté unido al tuyo. Señor, ten piedad. R/ Señor, ten piedad.
    Señor, perdona nuestros pecados y enséñanos a servirte a ti y a la gente desde lo profundo de nuestros corazones. R/ Amen

LECTURAS:

Sirácide (Eclesiástico) 15, 16-21: Dios le da a escoger al pueblo entre obedecerlo y tener la vida y desobedecerlo y morir…
Salmo 118: Es dichoso quien cumple la voluntad del Señor y guarda sus preceptos, ya que los mandamientos nos guían por caminos seguros hacia la plenitud de la vida y la dicha…
1 Corintios 2, 6-10: Existe una sabiduría que Dios tenía preparada desde antes de los siglos y que Él está revelando a sus elegidos…
Mateo 5, 17-37: Jesús nos invita a ir más allá de los mandamientos para buscar la voluntad de Dios y el bien de los demás: Él ha venido para dar plenitud a la ley, incluso quiere que sus seguidores seamos más “justos” que los escribas y los fariseos… Nos propone una nueva manera de cumplir los antiguos mandamientos teniendo en cuenta que, si queremos tener una buena relación con Dios, hemos de estar bien primero con nuestros hermanos…

Oración de los fieles:

Pidamos a Dios nuestro Padre, cuya ley es la luz de nuestra vida. Digamos:
R/Señor, libera a tu pueblo.

  • Por la Iglesia, el Pueblo de Dios en marcha, para que sus pastores y fieles se apoyen los unos a los otros en el espíritu de servicio y de sincera cooperación. Oremos. R/Señor, libera a tu pueblo.
  • Por los líderes de las naciones, para que respeten y promuevan los derechos de todos y trabajen sin descanso por la justicia y la felicidad de los ciudadanos. Oremos. R/Señor, libera a tu pueblo.
  • Por los pobres, los enfermos y todos aquellos que viven los márgenes de la sociedad, para que la Buena Noticia del amor y la misericordia de Dios llegue a ellos primero. Oremos. R/Señor, libera a tu pueblo.
  • Por todos nosotros, para que nunca pongamos la ley por encima de las personas, sino que practiquemos siempre primero el gran mandamiento de amor mutuo. Oremos. R/Señor, libera a tu pueblo.
  • Por nuestra comunidad, para que busquemos juntos la voluntad de Dios, nos aceptemos unos a otros, respetemos la libertad de cada uno y seamos testigos de la bondad de Dios. Oremos. R/Señor, libera a tu pueblo.

Señor, Dios nuestro, escucha nuestras oraciones por nosotros y por toda la humanidad. Damos el valor para ser libres y responsables de nosotros y de otros, como lo hizo Jesús, tu Hijo, que vive y reina contigo para siempre. R/Amén.

Introducción al padrenuestro:

Con Jesús oramos al Padre para que hagamos su voluntad en todo. R/ Padre nuestro…

Invitación a la comunión:

Este es Jesús el Señor, cuyas palabras y acciones fueron un sí incondicional al Padre y a nosotros. Felices si recibimos este pan de vida y fortaleza. R/ Señor, yo no soy digno…

Bendición:

Inclinen sus cabezas y pidamos la bendición de Dios.

Que el Padre todopoderoso los mantenga en su amor, para que no sólo cumplan su ley sino que permanezca en sus corazones y la amen de verdad. R/Amen

Que sigan la huellas de su Hijo Jesucristo y le sean fieles, cueste lo que cueste, para ser libres para decirle que Sí. R/ Amen.

Que el Espíritu Santo les dé sabiduría, perspicacia y fuerza para dar una respuesta libre y responsable a Dios. R/ Amén.

Que Dios todopoderoso los bendiga a todos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. R/ Amén
Pueden ir en paz. R/ Demos gracias a Dios.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Revisa También

Desarrollo Espiritual: Dios siembra en, y a través de nosotros

Desarrollo Espiritual, XV DOMINGO, Ciclo A, 12 de Julio de 2020. ¿En qué frutos se …