Home / Cultura y Formación / Preparando mi liturgia: ¡Somos el pueblo de los resucitados! (domingo 10 de noviembre)

Preparando mi liturgia: ¡Somos el pueblo de los resucitados! (domingo 10 de noviembre)

Esta nueva sección que tiene como objetivo ofrecer a los equipos de liturgia parroquiales y a los sacerdotes, un subsidio para utilizarlo en las Misas dominicales.

Puedes copiar, pegar y utilizar.

Si te es de utilidad, te invitamos a compartirlo.

Domingo XXXII del Tiempo Ordinario, Ciclo C, 10 de noviembre de 2019

Saludo

(Ver Segunda Lectura)

Que el propio Señor Jesucristo, y Dios nuestro Padre, que nos ha amado, los conforten a ustedes y les fortalezcan en todo lo bueno que hacen y dicen.

Que su alegría y esperanza esté siempre con ustedes.

Ideas para el Celebrante

(Somos el pueblo de la Vida y la Resurrección.

Ninguna doctrina de fe es tan fundamental para nosotros cristianos como la de creer que nuestro Señor Jesús resucitó de entre los muertos y vive para siempre… También está nuestra fe – que para la gente pragmática de nuestra época parece mucho más difícil de aceptar – en que después de nuestra muerte nosotros también resucitaremos a una vida nueva… Somos el pueblo de un Dios de vida. Somos el pueblo de la resurrección. Somos el pueblo que espera un futuro infinito de felicidad, alegría y amor… Expresamos esta fe, tranquila pero firme, al reunirnos aquí alrededor de nuestro Señor resucitado… Pidamos, pues, hoy al Señor, en esta Eucaristía, que afiance y fortalezca nuestra fe en la vida plena y en la resurrección…)

Acto Penitencial

Pidámosle al Señor que nos restablezca a una vida plena perdonándonos todos nuestros pecados.  (Pausa)

      Señor Jesús, tú derrotaste a la muerte resucitando a una nueva vida: R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, primogénito de entre los muertos, tú nos resucitarás a una vida eterna contigo: R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú quieres que seamos pueblo de la resurrección, que levante a los pisoteados y oprimidos: R/ Señor, ten piedad.

Ten misericordia de nosotros, Señor, levántanos por encima de nuestros pecados, y llévanos a las alegrías de la vida eterna.

LECTURAS

2 Macabeos 7, 1-2. 9-14:  Hoy se nos cuenta una cruda historia sobre la captura y el martirio de una madre y sus siete hijos… Nos dan ejemplo de cómo la fe en la resurrección fortalece; ellos estaban seguros de que Dios los resucitaría y restauraría sus cuerpos torturados, por eso son capaces de desapegarse hasta de sus propios miembros y de la vida con tal de permanecer fieles a Dios…

Salmo 16: A quienes caminan por las sendas del Señor sin extraviarse, Él los protege y da cobijo, y promete que verán su rostro y se saciarán de su presencia en la vida eterna…

2 Tesalonicenses 2 ,16 – 3, 5: San Pablo nos anima a amar a Dios y a esperar en Cristo sin desfallecer, a pesar de las dificultades personales y de la oposición de la gente insolente y malvada…

Lucas 20, 27-38: Los saduceos no creían en la resurrección y trataban de ridiculizar la fe en ella… Se acercan a Jesús y le hacen una pregunta bastante elaborada, Él afirma que sí existe la vida eterna y que los resucitados ya no vivirán como en este mundo, sino que serán como ángeles e hijos de Dios…

Oración de los Fieles

Nuestro Dios es un Dios no de los muertos sino de los vivos. Pidámosle por todo lo que hace valiosa y significativa la vida, diciéndole: R/ Señor de la vida, escucha nuestra oración.

1.     Que Dios renueve sus bendiciones sobre los matrimonios de toda la Iglesia, para que su fidelidad y unidad sean un signo del amor eterno de Dios, roguemos al Señor.

2.     Para que nos mantengamos firmes en la lucha contra todo lo que mata la vida cristiana: formas deshumanizadoras de trabajo, supresión de la libertad, miedo paralizante, roguemos al Señor.

3.     Para que nuestros queridos difuntos sigan viviendo en la vida que nos transmitieron, en el bien que hacemos, y en el amor íntimo de Dios mismo, roguemos al Señor.

4.     Para que todos los que sufren y agonizan compartan nuestra fe en la resurrección y encuentren fortaleza al saber que Dios los ama en vida y más allá de la muerte, roguemos al Señor.

5.     Para que todos los perseguidos por el nombre del Señor se mantengan firmes en su esperanza y hereden la vida eterna, roguemos al Señor.

Oh Dios de Abraham, Isaac y Jacob; Dios de Jesús; Dios de los apóstoles y de los santos; Dios de nuestros antepasados y nuestros seres queridos difuntos; Dios de vida; guárdanos a todos en tu amor, ahora y por los siglos de los siglos. Amén.

Invitación a la Comunión

(Ver Jn 11, 25-26)

Éste es Jesús, nuestro Señor, que nos dice: “Yo soy la resurrección y la vida. Los que creen en mí vivirán, y los que viven y creen en mí, nunca morirán”.  R/ Señor, no soy digno…

Bendición

Hermanos: Nosotros deberíamos ser personas de esperanza y alegría, porque Cristo ha resucitado.

A causa de nuestro Señor resucitado estamos seguros de que nosotros también resucitaremos con él un día.

Que esta certeza nos colme de una esperanza indestructible en la vida y en el amor de Dios.

Y que la bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y los acompañe siempre. Amén.

About Gabriela Ceja Ramirez

Check Also

Desarrollo Espiritual: Que ningún miedo te impida, aquí y ahora, trabajar por tu Dios y por tu prójimo

Desarrollo Espiritual, XXXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, Ciclo C, 17 de Noviembre de 2019. ¿En …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *