Home / Cultura y Formación / Arquitectura Personal / ¿Qué podemos hacer para que las cosas sucedan?

¿Qué podemos hacer para que las cosas sucedan?

Dr. Juan Pablo Aguilar “Dr. Actitud”.

Especialista en Reingeniería Actitudinal.

Autor y conferencista.

www.DrActitud.com

El día de hoy quiero compartir contigo 10 cosas que la Reingeniería Actitudinal puede hacer por nosotros en los distintos aspectos de nuestras vidas:

  1. Nos ayuda a darnos cuenta de los efectos de nuestras actitudes en las cosas que hacemos, lo cual es el primer paso para elegir nuestra actitud según los resultados que buscamos.
  2. Al relacionar las actitudes con los resultados, nos permite percibir lo que pasa de una manera más conveniente y manejable y, por lo tanto, a actuar teniendo un punto de vista más productivo.
  3. Gracias a la Reingeniería Actitudinal, en vez de sentir que “te pasan cosas”, te das cuenta de que tú puedes elegir qué hacer al respecto.
  4. No es un simple optimismo o solo “esperar lo mejor”, sino que la Reingeniería Actitudinal colabora para que podamos identificar cómo hacer que las cosas sucedan.
  5. Al ayudarnos a comprender mejor nuestras actitudes, también podemos entender más fácilmente las actitudes de las otras personas y por qué actúan como lo hacen.
  6. Al ayudarnos a tomar la actitud adecuada para cada situación, nos ayuda a sacar el mejor partido de los recursos que tenemos: ya sean tiempo, dinero, conocimientos, etc.
  7. En nuestro trabajo, nos ayuda a ser más productivos y a sobresalir pues nos ayuda a pasar de una actitud reductiva (que solo permite obtener los mínimos resultados, o ningunos) o reactiva (la que tenemos cuando nuestra actitud cambia según lo que pasa) a una actitud productiva (la que nos ayuda a producir más y mejores resultados).
  8. Si tenemos personas a nuestro cargo, nos capacita para ayudarlos a gestionar sus propias actitudes y que obtengan mejores resultados a partir de ellas.
  9. Nos ayuda a inspirar a los demás a hacer más y mejores cosas, pues muy probablemente notarán cómo empezamos a actuar diferente, a obtener mejores resultados y, en general, a vivir mejor gracias a nuestro cambio de actitud.
  10. Por último, pero no menos importante: recientemente los científicos han encontrado evidencia de que tener mejores actitudes y pensamientos protege físicamente a los telómeros que son quienes evitan la degeneración de nuestro ADN, haciéndonos menos vulnerables a enfermedades degenerativas.

Como diría William G. Ward, no se trata de quejarse del viento, ni de esperar que cambie, sino de ajustar las velas.

Tu actitud puede hacer mucho por ti:

Puede ser el héroe que te ayude a salir adelante aun cuando estés en las peores condiciones, pero también puede ser el enemigo que te haga perder una batalla antes de iniciarla. ¿Qué estás esperando para elegir conscientemente una mejor actitud? la Reingeniería Actitudinal puede ser tu primer paso.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¡Velen y vigilen!

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *