Home / Cultura / Ars Cordis / Cómo enfrentar el Covid-19

Cómo enfrentar el Covid-19

Sergio Padilla Moreno

Pasan los meses de esta pandemia y parece que nos vamos dando cuenta que el mundo y nuestro estilo de vida no volverá ser igual que antes. Al parecer, algunos de los motores que movían la civilización desde hace unas décadas ya no funcionan en esta realidad y será muy complicado que lo vuelvan a hacer.

Hoy en día nos damos cuenta que la educación, el mundo del entretenimiento, del arte y del deporte, el turismo, el modo de hacer negocios y operar de las empresas, etcétera, tendrán que ser replanteados para adaptarse a la nueva realidad, por lo menos hasta que la ciencia logre encontrar una vacuna o tratamiento eficiente contra el Covid-19.

Un pequeño virus nos ha confrontado nuestro inhumano estilo de vida, nuestra pésima alimentación y las grandes injusticias que hemos provocado y permitido en la civilización.

Esto trae una crisis de amplio espectro que ya estamos experimentando; y las crisis provocan emociones que pueden sacar nuestra dimensión egoísta al pretender asegurar, a toda costa, nuestra propia vida. Pero las crisis también son oportunidades para revisar la vida y referencias, en que nos demos cuenta, como nos lo ha mostrado el virus, que no podemos vivir a menos que lo hagamos de cara a los demás desde el cuidado, el servicio y el amor.

Una referencia que puede iluminar estos momentos de crisis, complejidad y oscuridad es la experiencia de Ludwig Van Beethoven (1770-1827), quien enfrentó una terrible enfermedad para cualquier persona y más para un músico: la sordera. Además, tuvo que vivir con las heridas emocionales del maltrato en su niñez de parte de su padre y, en su vida adulta, la incomprensión de su familia, especialmente de su sobrino Karl. No menos complicado para él fue su poco éxito para establecer una vida amorosa y que ha dado tema para tratar de descubrir quién era su “amada inmortal”.

Lo importante es contemplar que todos estos reveses en su vida no lo aniquilaron, sino que le permitieron decir un “sí a la vida”, seguramente a partir de una visión profunda y casi mística de la realidad.

En su diario escribió a finales de 1818: “¡Dios! ¡Dios! ¡Mi asilo, mi roca, mi todo!¡Escúchame siempre, Inefable, escúchame, a mí, tan desgraciado, ¡el más desgraciado de todos los mortales!

Estando completamente sordo y cada vez más solo, Beethoven hizo suya la célebre Oda a la alegría de Friedrich von Schiller en la famosa Novena sinfonía “Coral”, que terminó en 1824, donde clamó desde lo profundo de su ser: “lo que la acerba costumbre había separado; todos los hombres vuelven a ser hermanos. ¡Abrazaos millones de criaturas! ¡Que un beso una al mundo entero! ¡Hermanos, sobre la bóveda estrellada debe habitar un Padre amoroso!”

El Covid nos ha mostrado nuestro egoísmo e ignorancia, porque si pensáramos más en los demás -como sin duda no pocos lo han hecho- esta pandemia se hubiera controlado muy pronto. Hagamos nuestro el clamor de Beethoven.

El autor es académico del ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara – padilla@iteso.mx

4° Movimiento – 9° Sinfonía de Beethoven

Acerca de Monserrat Cuevas

Lic. Ciencias de la Comunicación | Reportera en Acción | Temas sociales, busco historias de vida que contar.

Revisa También

Pedro Arrupe, una luz para nuestros tiempos

Aunque vivió en una época difícil, este gran sacerdote jesuita se distinguió por su determinación …