Home / Cultura / Ars Cordis / Pavarotti, in memoriam

Pavarotti, in memoriam

Sergio Padilla Moreno

Este 6 de septiembre se cumplirán ya doce años de la muerte de Luciano Pavarotti (1935-2007), quien fuera un extraordinario cantante de ópera que supo aprovechar toda la fuerza de la mercadotecnia, pero con fundamento en su calidad vocal, su indiscutible carisma y su prestigiosa carrera en los escenarios de las más importantes casas operísticas del mundo. Una vez muerto el hombre comenzó la leyenda y las reminiscencias de historias y anécdotas; los recuerdos de sus filias y sus fobias; los ecos de las crudas polémicas en torno a su carrera por sus incursiones en la industria de la música pop. Pero no podemos dejar de lado, en honor estricto a su legado, el reconocimiento a la calidad de su voz (muy por encima de su limitada capacidad histriónica), mediante la escucha de sus mejores interpretaciones, las cuales, afortunadamente, están disponibles en el mercado discográfico. A continuación, propondré algunos de los títulos en los que Pavarotti es referencia obligada.

Comienzo el recorrido, con “I Puritani” (Los puritanos) de Vicenzo Bellini, al lado de Joan Sutherland, en donde Pavarotti aborda el papel de Arturo con calidad indiscutible en cuanto a color de voz y facilidad pasmosa para los agudos, recreando con magnífico lirismo al romántico personaje. En opinión de muchos expertos, es una de sus mejores interpretaciones discográficas. No podemos dejar de mencionar la grabación de “La fille du régiment” (La hija del regimiento), de Gaetano Donizetti, también con Sutherland, donde Pavarotti cantó en el papel de Tonio haciendo gala de una voz de notable riqueza y desenvoltura, especialmente en la famosa aria “Ah, mes amis!”, donde emite con pasmosa facilidad los nueve “do de pecho”, que son las notas más agudas que tiene que dar un tenor.

En el terreno de la ópera verista, una de sus grandes interpretaciones fue “La Bohemia”, de Puccini, donde el rol de Rodolfo, poeta que está lejos del paradigma del héroe o del galán, le quedó muy acorde a su voz y personalidad. La grabación de referencia es al lado de Mirella Freni y la dirección de Herbert von Karajan. De las óperas de Giuseppe Verdi, podemos recomendar “Luisa Miller”, al lado de Montserrat Caballé y Sherrill Milnes, donde Pavarotti aborda con elocuente musicalidad en la línea de canto el papel de Rodolfo. Algunos destacan también su interpretación del Duque de Mantua de “Rigoletto”, con su aria La donna è mobile, ópera que grabó también al lado de Joan Sutherland.

Cuando todavía vivía el cantante, la periodista Helena Matheopoulos escribió que “las razones de la inmensa popularidad de Pavarotti tienen que ver con la belleza poco común de su voz y con el atractivo de su personalidad descomunal que rezuma encanto, afabilidad, un ingenio agudo y un apetito también descomunal por las cosas buenas de la vida.”

padilla@iteso.mx

La Boheme – Che gelida manina

Acerca de Rebeca Ortega Camacho

Revisa También

La soberbia de los buenos

Martin Gerardo Cruz Ruiz Soy Matilde R. he vivido mi catolicismo, de una manera muy …