Home / Cultura / Cultivarte / Arte y música en los templos del Paseo Fray Antonio Alcalde

Arte y música en los templos del Paseo Fray Antonio Alcalde

Pbro. Tomás de Híjar Ornelas

El Grupo Corredor Cultural Paseo Fray Antonio Alcalde, que encabeza el señor canónigo Luis Enrique Silva Álvarez y los párrocos del Sagrario Metropolitano, don Antonio Godina Tejeda, y del Santuario de Guadalupe, el Canónigo J Guadalupe Dueñas Gómez, en coordinación con las Comisiones Edicilias de Cultura y Centro Histórico y Barrios Tradicionales, así como la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara y la Fundación Paseo Fray Antonio Alcalde, se ha sumado a las actividades culturales organizadas para festejar el cumpleaños 478 de la fundación definitiva de Guadalajara durante la segunda quincena del mes de febrero del año en curso. Aquí se ofrecen datos en torno a los conciertos que tendrán lugar entre el 17 y el 21 de dicho mes.

Concierto para órgano y voz: 17 de febrero

Comienzan estas actividades el lunes 17 de febrero, a las 8 de la noche, en el templo de Santa Teresa (Morelos 525, entre Ocampo y Donato Guerra, en la zona Centro), en el que se ofrecerá un concierto intitulado ‘Paz y armonía’, pues fusiona al sonido del estupendo órgano tubular de ese recinto, del que dispondrá el Mtro. Felipe Adrián Rojero Herrera, consumado intérprete de dicho instrumento, con la voz muy prestigiada de un tenor de talla internacional, el Mtro. Flavio Becerra Barrón, en un recinto de excepcional acústica, ofrecerán este programa: de Michelangelo Rossi (1601-1656), Toccata; de Georg Friedrich Händel (1685-1759), Aria; de él mismo, Largo; de Fernando Eguiguren (1743-1804), Concierto airoso; de Albert Hay Malotte (1885-1964), Padre Nuestro; de Charles Gounod (1818-1863), Arrepentimiento; de José Larrañaga (1728-1806), Sonata en sol; de Víctor Herbert (1859-1924), Oh Dulce misterio de la vida; de Francesco Paolo Tosti (1846-1916), Preghiera, cerrándolo todo la extraordinaria Toccata del Mtro. Domingo Lobato (1920-2012), un homenaje a su memoria en el año en el que se cumple el primer centenario de su deceso.

Concierto para órgano y flauta: 19 de febrero

A las 8 de la noche, en el Santuario de Guadalupe (Paseo Fray Antonio Alcalde y Juan Álvarez), cuyo órgano tubular y acústica también son muy notables, el miércoles 19 de febrero, de nuevo ante el órgano el Mtro. Rojero Herrera, ahora acompañado del muy prestigiado flautista Antonio Dubatovka, interpretarán las siguientes obras: de Dietrich Buxtehude (1637-1707), Preludium; de Juan Sebastián Bach (1685-1750), Sonata en mi bemol Mayor; de Jacques Ibert (1890-1962), Pieza para flauta sola; de Tomaso  Albinoni (1671-1751), su celebérrimo Adagio; de Steven Heelein (1995), Invocatio, cerrando el concierto dos pasajes de la muy gustada Suite Gótica de Léon Boëllmann (1862 – 1897), la Introducción y la Toccata.

Concierto para voces blancas: 21 de febrero

Cierra la semana, en el Santuario de San José de Gracia (Paseo Fray Antonio Alcalde y Reforma), en el mismo horario, 8 de la noche, un concierto con el Coro Infantil San Luis Gonzaga, a cargo de su fundador y director, el Mtro. Ernesto García Preciado, a cargo de los cuales estará este repertorio, copioso y vibrante: de Georg Philipp Telemann (1681-1767), Quiero alabar al Señor; de Giulio Caccini (1550-1618), Ave María; de Roberto Remondi (1851-1928), O Sacrum convivium; de Ignacio Jerusalén (1707-1779), Dúo a Nuestra Señora; de Gabriel Frausto (1970), Veni Creator, de Dante Andreo (1949), Ave María; de Benedetto Marcello (1686-1739), Gaudet chorus cœlestium; de Matteo Rossi, Alégrate, Virgen María; de Licinio Refice (1883-1954), Signum magnum; de Marco Frisina (1954), Anima Christi,  de William Gómez (1939-2000), Ave María; de Bruno Coulais (1954), Vois ser ton chemin; de Guillermo Álvarez Navarro, Capricho 1; de Miguel Bernal Jiménez (1910-1956), Antonino y de Andy Beck, Firefly.

Con estas actividades se aspira a echar las bases para que los templos del Paseo Fray Antonio Alcalde adquieran en ese ámbito un valor y una presencia que más allá de su vocación natural, el culto divino, se abran también a otra forma contemplativa de elevar el espíritu a la trascendencia, el arte, en especial la música y más aquella que se compuso para que resonara en los templos.

No menos que ello, rescatar la vocación acústica que sí tuvieron desde su origen estos recintos, edificados entre los siglos XVII y XIX con criterios no sólo estéticos sino también acústicos, en un tiempo en el que la solemnidad de la liturgia era también ocasión propicia para que todo el pueblo, por su medio, tuviera una experiencia más cabal de la trascendencia.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

El arte de aprender a mirar

Donde no preguntamos, nada aprendemos, y donde no buscamos, no encontramos nada. Sergio Padilla Moreno …

Un comentario

  1. Me da muchísimo gusto que se realicen estos eventos para deleite de nuestros sentidos y para aumentar nuestra cultura. Gracias y felicidades