Home / Cultura / Medio ambiente sano: de un deseo de Año Nuevo a un Nuevo modo de vida

Medio ambiente sano: de un deseo de Año Nuevo a un Nuevo modo de vida

Karime Ramos Godoy

Por qué año con año pedimos como deseo de Año Nuevo un medio ambiente más sano, o menos contaminación, pero, pareciera que es algo inalcanzable y vemos, con el pasar del tiempo, que sigue quedando en buenos deseos y propósitos pero no logramos verlo materializado.   ¿Qué debemos cambiar? ¿Qué estamos “pidiendo” mal?

El problema del medio ambiente, como muchos otros a los que nos enfrentamos como sociedad o como humanidad, no se resuelve porque nosotros mismos le obstaculizamos. Deseamos, quizá con toda buena fe, que la situación fuera diferente;  deseamos con todas nuestras fuerzas un verdadero cambio, pero, la realidad es que, cuando nos toca actuar, nos paralizamos, no queremos de fondo cambiar, no queremos de fondo tomar las acciones que se requieren para lograr los deseos o de Año Nuevo que pedimos. Así es, el principal obstáculo para una mejora de las condiciones de la Casa Común seguimos siendo nosotros mismos, la humanidad.

La testarudez del hombre sigue siendo el principal obstáculo para un verdadero desarrollo de la sociedad en conjunto con su medio ambiente. Incluso, quizá muchos inicien muy bien el año con ciertos cambios que pudieran considerarse drásticos en su modo de vida para mejorar el medio ambiente pero, no se llevan dichos cambios de modo permanente, terminamos siendo condescendientes y, después de algunos meses terminamos regresando al punto de partida, deseando que los recursos naturales y el medio ambiente se encontrasen en mejores circunstancias pero no queriendo actuar para conseguirlo.

“La dificultad para tomar en serio este desafío tiene que ver con un deterioro ético y cultural, que acompaña al deterioro ecológico. El hombre y la mujer del mundo posmoderno corren el riesgo permanente de volverse profundamente individualistas, y muchos problemas sociales se relacionan con el inmediatismo egoísta actual, con las crisis de los lazos familiares y sociales, con las dificultades para el reconocimiento del otro”. (Laudato si, n 162.)

Así que el verdadero reto es no sólo vivir en la utopía de pensar que por haber “deseado” el cambio en Año Nuevo, este se dará en automático; debemos nosotros tener la fuerza de voluntad de cumplirlo y sobre todo, de mantener la visión clara y completa de que el mundo nos pertenece a todos.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Película Retablo a la luz del Evangelio

Un filme conmovedor pero confrontante que nos invita a la reflexión a través de la …