Home / Cultura / Palabras y frases de antes (12)

Palabras y frases de antes (12)

No propiamente dichos ni refranes, sino espontáneas y ocurrentes formas de expresión, que se hicieron populares y de uso común. Su interpretación no está tomada de Diccionario.

José de Jesús Parada Tovar

Ni tan tan ni muy muy: modérate; no te sobrepases; no seas presumido.

A medios chiles: algo no cabalmente terminado.

A’i la llevo: estoy más o menos bien; voy mejorando; ya casi acabo.

A’i la llevas: ¡ánimo!, ¡no cejes! También, reclamo al flojo, al que nada termina.

Anda vete: ¿cómo la ves?, ¿qué crees?

Zacapela: trifulca, riña, camorra.

Es de dura cerviz: no entiende; terco; cabezón.

Última palabra: acuerdo definitivo, inapelable, que ha de acatarse.

Ya se hizo: final de un convenio entre dos o más. También, se dice del incontinente para orinar o defecar.

Quemadores: gusanos negros de lento arrastre, que al contacto producen un picor.

Dando tumbos: El que avanza a base de tropezones y caídas.

A tiros y tirones: ídem. También, el que actúa u obedece sin constancia.

A regañadientes: ídem.

Pelechar: en algunos animales, mudar de piel, pelaje o plumaje.

Rola: canción, canto, pieza musical.

Rolar: transferir o compartir algo.

María pujidos: se decía de la mujer quejumbrosa, que de todo renegaba.

Pachichi: fruta descarnada, a punto de podrirse o casi disecada.

Pichicato: codo; corto o muy medido para dar; cuentachiles.

Chiroto: bullanguero, muy alegre, movidito.

A la cola: se le dice al que quiere meterse en la fila.

Me hierve el buche: me da mucho coraje, me impacienta.

Destripó: dícese del que desertó, que no concluyó.

No se cuece al primer hervor: se refiere a quien se cree muy joven y tiene mayor edad.

Se murió un angelito: decía la gente al ver a un difuntito en su cajoncito blanco.

Hacer las paces: dejar de pelear o de discutir, perdonar, reconciliarse.

Dar atole con el dedo: una determinación o solución superficial; tomar a otro por bobo.

Engañar como a un chinito: ídem; hacer inocente a alguien.

Sangre de atole: flemático, pasivo, insensible, que no le corre sangre en las venas.

Resbalosa: infiel, fácil de seducir y pronta a entregarse.

Buscabullas: buscapleitos, pendenciero, bravucón.

Como araña fumigada: ebrio perdido, que no se sostiene ni está cuerdo.

El Hombre Mosca: individuo que, a cambio de dinero, escalaba torres o edificios a puros pies y manos.

Estropicios: daños, perjuicios en bienes muebles e inmuebles o en la vía pública.

Averías: travesuras, desperfectos causados adrede.

Guango: sin fuerzas, vencido. También, prenda de vestir que queda floja o grande.

Me viene guango: no es rival; le gano fácil.

No es pieza: ídem; adversario fácil de vencer.

Vencidas: compulsa de fuerzas entre dos sujetos, trenzados con los dedos de una mano, y puestos los codos sobre la mesa, hasta doblegar todo el brazo del contrario.

Ya merito: ya casi; falta poco; casi es hora; casi a punto.

A la vuelta de la esquina: queda muy cerca.

Apenitas: muy ajustado de tamaño, de tiempo o de medida. Cumplimiento raso.

De panzazo: calificación mediana; aprobación sufrida.

Curado de espantos: valiente, osado, temerario, que no escatima desafíos.

Curársela: paliar los efectos de la borrachera. También, burlarse o divertirse a costa de alguien o de algo.

Dorar la píldora: hacer alucinar a otro con mentiras; ocultar ingeniosamente la verdad.

Atrabancado: acelerado, irreflexivo, primario.

Cochinito: alcancía para monedas. También, alguien desaseado o nauseabundo.

Colmar el plato: hastiar a otro con un comportamiento indebido o por deudas contraídas.

Huizachero: individuo que ofrece y lleva asuntos como Abogado, sin serlo.

Vale, mano: forma coloquial de dirigirse a alguien generalmente desconocido o por primera vez.

Bato: un tipo común. También, personaje protagónico en una Pastorela.

Rata: bandido, ratero, pillo, asaltante, truhán.

Calambre: advertencia o susto infligido a otro para que reaccione favorablemente.

Cambujo: negro, renegrido, muy moreno, mulato.

Cursiento: enfermo de diarrea.

Basca: vómito o deposición de borracho o de enfermo indigesto.

Reconstituyente: tónico de botica o farmacia que ayuda a vitaminarse o a recobrar fuerzas.

Maistro: hombre muy diestro en su oficio, sin haber estudiado u obtenido Títulos.

Pocilga: habitación muy estrecha que ocasiona hacinamiento; cuartucho desarreglado o pestilente.

Vecindad: conjunto de habitaciones multiusos, en un solo lote o domicilio.

Privada: conjunto de apartamentos más completos, en un solo domicilio.

Ojo de hormiga: que se hace perdedizo o escapa. También, que finge no ver.

Terrón de azúcar: persona muy tratable, afable comprensiva.

Bombón: idem.

Pedir la mano: petición que hace el novio a la novia para casarse.

Pedir la novia: solicitud de casamiento del hijo, que hacen sus padres a los papás de la novia, para que le concedan casarse.

Tornaboda: uno o dos días siguientes, para continuar el festejo de la Boda.

Mano larga: que toma lo ajeno. También, el primero en agarrar lo que hay.

Morete: hematoma doloroso, resultado de un golpe o pellizco que pone morada la piel.

Argollas: grandes aretes redondos. También, suerte que ejecutan los gimnastas.

Cuarterón: pedazo chico de azúcar de bloque, o triangulito de chocolate de tablilla.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Arrodillados (VI)

Redacción Arquimedios Situados ante el comulgatorio de mármol, de blancura reposada, mirando y sintiendo aquel …