Home / Cultura / ¿Sabes cuál era el verdadero nombre de San Francisco de Asís?

¿Sabes cuál era el verdadero nombre de San Francisco de Asís?

Fue un joven que quiso vivir el Evangelio. Un día, la imagen de Jesucristo crucificado le habló y le pidió que reparara su Iglesia. Se distinguió, entre otras cosas, por su gran humildad.

Pbro. Adrián Ramos Ruelas

Uno de los santos más queridos en todo el mundo es Francisco de Asís. Él quiso simplemente parecerse a Jesucristo, vivir el Evangelio. Actualmente su ejemplo es inspiración para muchos jóvenes que quieren entregar su vida de manera radical como lo hizo él. Su tumba es una de las más visitadas del mundo.

Nació en Asís, Italia, en 1181 o 1882. Su padre, Pedro Bernardone, era comerciante y su madre pertenecía a una familia noble. Las gentes apodaron al niño “Francesco” aunque había sido bautizado como Juan.

Sus años mozos

En su juventud se dedicó a gozar de la vida sanamente. Era atraído por tradiciones caballerescas que propagaban los trovadores. Cuando tenía como veinte años hubo pleitos entre las ciudades de Perugia y Asís. Fue hecho prisionero un año.

Su conversión ocurre cuando Francisco, tras una derrota, visita la Iglesia de San Damián. Un día, una imagen de Jesucristo crucificado le habló y le pidió que reparara su Iglesia que estaba en ruinas. Lo entendió primeramente en un sentido material. Después haría mucho bien renovando la Iglesia medieval.

Francisco no tuvo problema en renunciar a la herencia. Delante de su padre le devuelve la ropa que traía puesta. En un monasterio trabajó como un mendigo.

Un día se encontró con un leproso que le pedía una limosna y le dio un beso.

Vivió con lo que llevaba puesto

En la Porciúncula, al oír las palabras del Evangelio: “no lleven oro… ni dos túnicas…”, regaló su báculo y cinturón y se quedó solamente con su túnica.

Comenzó a hablar a sus oyentes acerca de la penitencia. Sus palabras llegaban a los corazones. Al saludar a alguien, le decía “La paz del Señor sea contigo”. Dios le había concedido ya el don de profecía y el don de milagros.

San Francisco tuvo muchos seguidores y algunos querían hacerse discípulos suyos. Sus discípulos son ahora los franciscanos.

Su legado

Redactó una regla breve e informal que eran principalmente consejos evangélicos para alcanzar la perfección. Después de varios años fue autorizada por el Papa Inocencio III.

Sólo recibió el diaconado porque se consideraba indigno del sacerdocio.

En la Navidad de 1223 San Francisco representó el primer nacimiento viviente de Cristo.

En 1224 se retiró al Monte Alvernia. Es aquí donde sucedió el milagro de los estigmas en el cual quedaron impresas las señales de la pasión de Cristo en el cuerpo de Francisco.

Murió el 3 de octubre de 1226 después de escuchar la pasión de Cristo según San Juan.

¿Qué podemos aprender de San Francisco?

  1. Su profunda humildad. Supo aceptar siempre la voluntad de Dios en su vida y reconocer su grandeza.
  2. Su amor a la naturaleza.
  3. Su amor a la Iglesia, a la que buscó renovar y embellecer siendo una imagen viva de Jesucristo.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

La Gran Misa en do menor de Mozart

Uno de los compositores más extraordinarios de la historia escribió una gran obra en medio …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *