Home / Cultura / Alarmémonos de todo: congruencia con la Vida

Alarmémonos de todo: congruencia con la Vida

Karime Ramos Godoy

Vamos alarmándonos bien, en forma, no sólo por un virus, no sólo por la ola de violencia contra la mujer, no sólo por un río contaminado, no seamos tan “selectivos”;  sí,  hoy, los invito a alarmarnos por completo y  con todas nuestras fuerzas. Alarmémonos de todo, sí, de todo aquello que vaya contra la VIDA y la dignidad de la persona.

¿Por qué una columna “verde” habla de estos temas? Sencillo, porque parece que no entendemos que lo “verde” no está aislado de la VIDA sino todo lo contrario, porque parece que no entendemos que la VIDA se debe defender a capa y espada, la mía, la de mi familia, la de mis cercanos, la de mi medio ambiente, la de los seres vivos que en él habitan, de hombres, de mujeres, niños, niñas, no nacidos, débiles, fuertes, ancianos, jóvenes. La de TODOS.

No podemos abalanzarnos a la defensa de una causa y querer ser ciegos a las demás; todo aquello que dañe la vida, la arriesgue o la impida debe ser rechazado, es lo más “humano” por hacer, negar el presupuesto anterior es negar nuestra propia existencia. Defendamos todas las causas que protejan, preserven e impidan cualquier daño presente o futuro a la VIDA.

Se que no tendremos fuerzas para unirnos a todas las causas y abanderaremos más constantemente alguna o algunas, pero, todas claman por nuestro apoyo y debemos antes que nada, ser congruentes, el Sí a la Vida es completo, implica desde la concepción, todo lo necesario para nuestro desarrollo y bienestar y una muerte verdaderamente digna, en tiempos de Dios.

“El auténtico desarrollo humano posee un carácter moral y supone el pleno respecto a la persona humana, pero también debe prestar atención al mundo natural y tener en cuenta la naturaleza de cada ser y su mutua conexión en un sistema ordenado” ( Juan Pablo II, Carta encíclica Sollicitudo rei sociales, 30 diciembre de 1987, 34:AAS 80 (1988), 559)

“El mundo no puede ser analizado sólo aislando uno de sus aspectos, porque << el libro de la naturaleza es uno e indivisible>>, e incluye el ambiente, la vida, la sexualidad, la familia, las relaciones sociales, etc.”  (Laudato Si,  n.6)

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

El arte de aprender a mirar

Donde no preguntamos, nada aprendemos, y donde no buscamos, no encontramos nada. Sergio Padilla Moreno …