Home / Cultura / El Lerma-Santiago, sus muchas heridas. Sector agroalimentario depredador

El Lerma-Santiago, sus muchas heridas. Sector agroalimentario depredador

Ulises Mares Páramo

En el estado actual de depredación ambiental que se tiene en la cuenca del río Lerma-Santiago, las actividades agroalimentarias tienen una exigente tarea para corregir sus acciones contaminantes de suelos y aguas.

En este contexto se ubican actividades agrícolas, rastros municipales, granjas pecuarias (establos y explotaciones avícolas y porcícolas) y fábricas tequileras, entre otros giros que incurren en abusar de los agroquímicos y no controlar los desechos, como las vinazas y las descargas fecales de origen animal.    

La cuenca del Lerma –Santiago es uno de los “infiernos ambientales”, de nuestro país, pero las exigencias se aplican para el todo el país. En el caso de nuestro Estado, hay  otras regiones de la entidad donde hay una actividad intensiva del sector agroalimentario y los retos también apremiantes.  Aquí figuran las zonas aguacateras de Sur y Sureste; además del caucel del arroyo Atizcoa en Tequila, la comarca del Llano en Llamas, la región de los Altos y los valles de Autlán y El Grullo, por citar algunas.

Pero como dice un afamado profeta, “no hay que apagar la mecha que aún humea”. Y es que está en marcha un programa piloto para contrarrestar la contaminación de giros agroalimentarios en la cuenca Lerma- Santiago.

Alberto Esquer

El secretario de  Agricultura y Desarrollo Rural (SADER Jalisco), Alberto Esquer Gutiérrez,  expresó que ya observan resultados que auguran un desempeño muy distinto para dejar de contaminar los cauces y cuerpos de agua.     

Es el caso de los rastros de Tepatitlán, Jamay, Ixtlahuacán de Los Membrillos y Poncitlán, donde realizan adecuaciones para garantizar, además de  higiene y el bienestar animal con un sacrificio inocuo,  que traten adecuadamente sus aguas residuales y sus desechos orgánicos.   

Al visitar una granja con su planta de tratamiento en Poncitlán, el titular de la SADER Jalisco resaltó que ya hay resultados iniciales en 31 giros porcícolas para que haya un manejo adecuado de sus aguas residuales y otros desechos, “esta obra va al 50 por ciento. Ahorita  van a poder ver como las descargas caen en crudo al ramal del río Santiago. Con este tratamiento que aproximadamente en un mes (finales de marzo) va a estar totalmente funcionando, de descargas las aguas en crudo se van a descargar para el riego de la alfalfa del mismo productor”.       

En el tema del empleo de productos agroquímicos, Alberto Esquer refirió que en el reciente ciclo agrícola se tuvo una magnífica respuesta de productores para el empleo de organismos benéficos para el control biológico de plagas, lo que redujo drásticamente el uso de sustancias sintéticas de efectos residuales.

Abundó que este tipo de acciones será impulsado a una escala ampliada con el funcionamiento de un centro de reproducción de estos organismos, el cual ya registra un avance importante en  lo que serán sus instalaciones en Ciudad Guzmán.        

Además, aludió al esquema estatal de recolección de envases de agroquímicos, lo que supone una red de centros de acopio en las zonas agrícolas más importantes de la entidad, entre lo que figura la cuenca Lerma–Santiago, por lo que se establecerá un módulo de recolección en Poncitlán.       

EL DATO

Las obras en  los rastros municipales forman parte del Programa Rastro Digno.

En los cuatro rastros antes citados se invierten 13.7 millones de pesos en una bolsa de recursos estatales, federales y municipales.

Hay una meta inicial para que 500 granjas de tamaño pequeño  de la cuenca del Santiago, cuenten con sus equipos de tratamiento anticontaminante. El Gobierno de Jalisco aportó la mitad del costo de estas plantas en 31 granjas del programa piloto inicial.  El erario estatal aportó 20 millones de pesos.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

El arte de aprender a mirar

Donde no preguntamos, nada aprendemos, y donde no buscamos, no encontramos nada. Sergio Padilla Moreno …