Home / Editorial / EDITORIAL | Cubrebocas para la irresponsabilidad ciudadana

EDITORIAL | Cubrebocas para la irresponsabilidad ciudadana

Editorial #1225

Algunas autoridades han puesto empeño en dar respuestas eficaces a la epidemia de Covid 19. Otras, han puesto más empeño en confundir a los ciudadanos, convirtiendo un tema tan crítico para la vida del ser humano, en un asunto político.

Sea como sea, independientemente de cómo percibamos el actuar de nuestras autoridades municipales, estatales o federales, lo que no debemos hacer los ciudadanos, por nuestro propio bien y el de nuestras familias, es actuar con irresponsabilidad, tanta como desgraciadamente se ha visto en gran parte de la población.

No es posible que todavía, después de tener en México uno de los mayores porcentajes en el mundo de muertos por número de contagiados (más del 10%, cuando la media mundial es del 6% de fallecimientos por total de infectados), muchas personas se muevan por la calle solo por ‘entretenimiento’, poniendo en peligro a sus familias y a tanta gente que, de verdad, sí necesita salir a trabajar. ¿Por qué nos tenemos que esperar a cuidarnos hasta que la enfermedad o la muerte lleguen a nuestra casa? A muchos ya les ocurrió.

Padre y madre se fueron juntos; mamá e hijo; hermanos; papá, hija, etc. Y esto no es dramatización, es una cruel realidad, dolor extremo e irreparable en muchas familias, posiblemente evitable si alguien no hubiera actuado a la ligera, y no nos referimos a las víctimas, sino a quien pudo haber evitado esas muertes tan solo por haber sido cuidadoso. No podemos ser indiferentes.

La poca seriedad con que ha tomado la pandemia el Ejecutivo federal, poniendo mal ejemplo al presentarse él y su esposa, en actos públicos, sin la protección debida, lamentablemente ha provocado un efecto negativo en tantas personas que lo imitan y ven en él un modelo (en este caso, irresponsable).

Se requiere de parte nuestra un sentido de humanidad corresponsable, que está a nuestro alcance. Apenas esta semana conocimos la declaración del doctor Robert R. Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), quien afirmó que “el arma más poderosa que tenemos para controlar la pandemia de coronavirus es usar cubrebocas, lavarse las manos regularmente y ser inteligente sobre el distanciamiento social”, y hasta señaló que si acatamos estas indicaciones, incluso se controlaría este mal entre 4 y 8 semanas (no sabemos si al llegar a manos de nuestros lectores esta referencia, el Dr. López-Gatell ya se encargó de desprestigiar –le sale bien negar lo que no es propio- la afirmación del director de tan prestigiado centro de investigación).

La irresponsabilidad es la primera que debemos tapar con la cordura de la mayoría de la población que sí quiere salir de esta crisis generalizada.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Un derecho humano en peligro

Editorial Semanario La novela de George Orwell, “1984”, donde la pantalla de la televisión es …