Home / Editorial / En Navidad despiertan los profetas
Dejemos que Jesús nos llame a ser reconciliadores con toda la luz, bondad y belleza que la vida

En Navidad despiertan los profetas

Vivimos tiempos importantes para el mundo y para México. Nunca antes en la historia de la humanidad, habíamos tenido la oportunidad de conciliar y reparar, todo el horror que ha ahogado el corazón de los más vulnerables.

Tenemos ante nosotros el camino abierto en dos direcciones: la primera, escoger la muerte y la guerra que continúa la espiral  de dolor, especialmente, de los más frágiles y vulnerables. La segunda, permitirnos desarrollar un futuro de inclusión, bajo el cielo lleno de oportunidades de respeto y hospitalidad como artesanos de la paz.

Ambos caminos están abiertos, depende de nosotros, en el espacio sagrado de la consciencia, discernir y elegir cuál nos lleva a la verdadera vida; no podemos repetir los errores de estos últimos años de barbarie, donde hemos visto asesinatos e infanticidios que la historia no nos va a perdonar.

Nos viene al encuentro Jesús, artesano de la paz, que nos está llamando. Nosotros, los católicos estamos locos y nuestra confianza está en las delicadas manos de un Nazareno, sereno y de mirada vivaz. Busquemos con sencillez exorcizar esos demonios que se visten de buenas intenciones.

Como profetas, vamos a reventarnos por dentro para que otros sanen, pues los católicos no tenemos otro oficio que remendar corazones. Cerrar la herida que está destilando dolor; mientras nuestra alma cura las ajenas, se va abriendo a girones como el botón de la flor.

Elijamos el camino de la vida, como dice el Papa Francisco, no nos conformemos con esta barbarie de desaparecidos, violencia y asesinatos; no adormezcamos nuestra consciencia ante los niños y sus derechos; ante los migrantes y su cansancio; ante las familias de los desaparecidos y su búsqueda; ante el aumento de los suicidios entre los jóvenes que hiere nuestro futuro.

Abramos el corazón a las manos de la inclusión, sin escondernos cuando el otro nos diga su origen, orientación sexual o condición económica.

Ante el pesebre, entremos en nuestro interior; silenciemos el cuerpo todo y que las fibras de la carne y sangre entren en sincronía con la sinfonía de la serenidad. Así, veremos el Espíritu de la paz que nos habita y busca abrirse paso en medio de nuestras entrañas.

Hoy, más que nunca, necesitamos de esa Iglesia que cura, escucha, reconstruye y abraza. Porque en el mundo, y por ello también dentro de la Iglesia, hay enfermedad, incomunicación, destrucción y división.

Dejemos que Jesús nos llame a ser reconciliadores con toda la luz, bondad y belleza que la vida nos ha regalado. Hagámoslo desde nuestras acciones cotidianas, con la ternura y la bondad saliendo a borbotones por los ojos. Así permitiremos que las únicas lágrimas que ayudemos a correr en medio de las mejillas, sean las de la alegría que no conoce orillas y que se fecunda del Espíritu de la paz.

About Monserrat Cuevas

Check Also

Una nueva Constitución para Jalisco

El Papa Juan Pablo II, en el documento Christi fideles laici (Los fieles cristianos laicos),  …