Home / Editorial / Sigamos distrayéndonos y divirtiéndonos

Sigamos distrayéndonos y divirtiéndonos

Editorial #1234

En agravio de la situación en México, se siguen promoviendo un sinnúmero de distractores (y los que faltan) que llaman la atención mediática que, sabemos, mantiene a los ciudadanos entretenidos, o en sesudos análisis económicos, académicos, técnicos, socioculturales, psicológicos, o en bromas, memes y risas por las ocurrencias. Materia sobra. El cinismo, la ignorancia, la sobreinteligencia o lo metamental dan para eso y para más, desgraciadamente.

Sobra hablar ya del avión presidencial, de la nueva rifa, del juicio a los ex presidentes o a otros corruptos, de consultas y plebiscitos absurdos, pero llamativos, del discurso apoyado ‘en el pueblo’ (entelequia que se pierde en la masa, anónima y poco profunda en su pensamiento). Las evidencias, para esta masa, no lo son tanto y, por lo tanto, caen fácilmente en el engaño.

Todas, astutas maniobras de manipulación. La intención es distraer, y ha tenido excelentes resultados, porque no dejamos de estar atentos al Ejecutivo federal, para defenderlo o atacarlo. Es el efecto deseado, distraer.

Distracciones que han afectado todo el entorno, como el económico, por ejemplo. El gobierno federal no quiso apoyar lo suficiente la protección y reactivación de la economía en México. Pensó AMLO que con desperdigar apoyos sociales (compra de votos) era suficiente. Aquí no se trata de demagogias liberales, conservadoras o “transformadoras”, sino de garantizar solidez a la estructura financiera de un país.

Quienes más contribuyen a la bolsa nacional son las empresas, generando empleos, moviendo dinero, propiciando liquidez, pagando impuestos, etc., como siempre y en todos los países así es (sin negar a empresarios que son corruptos).

Los intentos para recibir apoyos fueron varios, de diferente índole, suplicando o exigiendo, nada funcionó. Las consecuencias ahí están: nuestra economía verá la luz hasta 2025, si es que no sucede otra catástrofe que nos afecte y, por lo pronto, la caída del PIB será del 10 al 12 por ciento.

¿Cuáles son algunos apoyos que nunca llegaron, y que bien pudieran haberse aplicado en México, y que otros países sí lo hicieron? Moratoria en las deudas tributarias de pymes, aplazamiento de pago de impuestos para empresas, lo mismo que las aportaciones para el Seguro Social, promoción de empleo fuera de las obras ‘oficiales’, medicinas para enfermos crónicos (principalmente, niños); y, sobre todo, faltó verdad, coherencia y responsabilidad en el manejo de la información sobre salud, economía, trabajo y seguridad.

Los pueblos latinoamericanos, más proclives a las emociones que a los razonamientos, ponemos más nuestra confianza y esperanza en discursos bonitos que en la confrontación con la realidad.

El Ejecutivo ha dicho que vamos saliendo de la pandemia (y la mayoría le cree, porque lo dijo el caudillo), pero vamos saliendo –si en verdad fuéramos mejorando- con casi, hasta la fecha, 80 mil muertos en México (realidad que pocos confrontan).

Engaña, lo dice, lo anuncia, lo proclama y, efectivamente, lo hace, y seguimos creyendo que no engaña, preferimos seguir divirtiéndonos con él.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

¿Por qué contra Fray Antonio Alcalde?

Editorial Semanario No son aislados los hechos de vandalización de los espacios públicos en los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *